Qué es la tasa de desempleo y cómo se calcula

La tasa de desempleo es uno de los cálculos más importantes para los medios estadísticos de cualquier país. Con esa información, los gobiernos pueden generar estrategias y elaborar presupuestos para reducir o mantener en niveles muy bajos la cantidad de personas que no pueden conseguir trabajos o están desempleadas durante cierto periodo de tiempo.

En términos económicos y de prosperidad, es necesario que todo país realice seguimientos continuos a estos números para tomar las medidas adecuadas para revitalizar el mercado laboral. A continuación, conoceremos algunos de los elementos más importantes que rodean este concepto.

Qué es la tasa de desempleo: definición y características

La tasa de desempleo se define como el porcentaje de trabajadores desempleados en la fuerza laboral total. Se considera que los trabajadores están desempleados si actualmente no trabajan, a pesar de que pueden y quieren hacerlo. La fuerza laboral total consiste en todas las personas en edad laboral, empleadas y desempleadas, dentro de una economía.

La tasa de desempleo proporciona información sobre la capacidad de reserva de la economía y los recursos no utilizados. El desempleo tiende a ser cíclico y disminuye cuando la economía se expande a medida que las empresas contratan a más trabajadores para satisfacer la demanda. El desempleo suele aumentar a medida que la actividad económica se desacelera.

Existen diferentes tipos de desempleo: el desempleo friccional se refiere al desempleo temporal durante el período de búsqueda de empleo. El desempleo estructural es un desajuste entre las cualificaciones o las ubicaciones de los trabajadores y las necesidades del puesto de trabajo. El desempleo estacional es causado por patrones estacionales en la actividad económica, como la cosecha o el turismo.

La metodología para calcular la tasa de desempleo suele variar de un país a otro, ya que se utilizan diferentes definiciones de empleo y desempleo, así como diferentes fuentes de datos.

Las características principales de la tasa de desempleo son la precisión de los cálculos, como también la variación de los resultados, los cuales pueden cambiar de forma drástica en un periodo bastante corto de tiempo.

¿Cómo se calcula la tasa de desempleo? Fórmula

La fórmula para la tasa de desempleo es:

Tasa de desempleo = (Número de desempleados / población activa) x 100

La población activa es la suma de los desempleados y los empleados que están en edad laboral. Al dividir el número de individuos que están desempleados por la fuerza laboral, encontramos la participación de la fuerza laboral, o tasa de desempleo.

Aquí está cada paso desglosado para que puedas calcular correctamente la tasa de desempleo:

  1. Dividir el número de trabajadores desempleados entre la población activa (número total de personas en edad de trabajar).

    Por ejemplo, si hay 4 millones de personas desempleadas y 16 millones de personas con empleo, esto nos da una población activa total de 20 millones de personas. Lo primero que debemos hacer es dividir 4/20. El resultado es 0,2.
  2. Multiplicar el número decimal resultante por 100 para calcular la tasa de desempleo.

    En el ejemplo anterior, 0,2×100. Esto nos arroja una tasa de desempleo del 20%.
  3. Para hallar la tasa de empleo, sólo tenemos que restar el porcentaje anterior a 100. En este caso, 100 – 20 es igual a 80, lo que significa que el 80% de las personas en edad laboral tienen un trabajo.

Básicamente, el cálculo de la tasa de desempleo consiste en dividir el número de personas desempleadas por el número total de personas en la fuerza laboral, y luego multiplicarlo por 100.

Tipos de desempleo

Desempleo Natural

Siempre habrá algún nivel de desempleo, incluso en una economía sana. El nivel más bajo de desempleo en Estados Unidos fue del 2,5%, justo después de la Guerra de Corea. Esta fue una burbuja económica que pronto condujo a una recesión. Una tasa de desempleo natural del 4,5 al 5% es un indicador saludable.

Desempleo friccional

El desempleo friccional ocurre cuando los trabajadores dejan sus antiguos trabajos pero aún no han encontrado otros nuevos. La mayoría de las veces los trabajadores se van voluntariamente, ya sea porque necesitan mudarse o porque han ahorrado suficiente dinero para poder buscar un trabajo mejor.

El desempleo friccional también ocurre cuando los estudiantes buscan su primer empleo. También ocurre cuando los trabajadores son despedidos o, en algunos casos, despedidos por razones específicas del negocio, como el cierre de una planta.

Desempleo estructural

El desempleo estructural existe cuando se producen cambios en la economía que crean un desajuste entre las cualificaciones de los trabajadores y las que necesitan los empleadores.

Un ejemplo de esto es la sustitución de los trabajadores de la industria de la maquinaria por robots. Los trabajadores ahora necesitan aprender a manejar los robots que los reemplazaron. Aquellos que no aprenden necesitan reconvertirse para otros trabajos o se enfrentan a un desempleo estructural de larga duración.

Te puede interesar:

Deja un comentario