Calcular TAE de forma rápida y sencilla con esta fórmula

calcular tae

La Tasa Anual Equivalente o Tasa Anual Efectiva (TAE) es un término muy usado en el ámbito financiero pero un poco difícil de comprender para la mayoría de las personas. Para ayudarte a entender su significado y cómo calcular la TAE de forma rápida y sencilla, hemos preparado este artículo, así que continúa leyendo.

Qué es la TAE y para qué sirve

Las siglas TAE significan Tasa Anual Equivalente o Tasa Anual Efectiva y se refiere al costo o rendimiento anual de un producto financiero incluyendo los gastos y comisiones además de la compensación recibe el propietario del dinero por cederlo de forma temporal.

La TAE es utilizada como tipo de interés que permite igualar varios tipos y condiciones de operaciones de los distintos tipos de productos financieros, cuando existen distintos períodos de liquidación, gastos y comisiones, entre otros factores.

Calcular la TAE

En el cálculo de la TAE se toman en cuenta varios elementos: tipo de interés nominal de la operación, frecuencia de los pagos, comisiones bancarias y otros gastos o ingresos.

Fórmula para calcular la TAE

La forma más rápida y sencilla para calcular la TAE de un producto financiero es aplicar la siguiente fórmula matemática normalizada:

calcular tae formula

¿Qué representan las variables de esta fórmula?

  • r: tipo de interés nominal expresado en tanto por uno.
  • f: frecuencia de pagos/cobros de los plazos, entendiéndose que será 1 si el tipo es anual, 2 si es semestral, 3 en caso de ser cuatrimestral, 4 trimestral, 6 si es bimestral y 12 si es mensual.

Entonces, si vamos a aplicar esta fórmula de forma manual, debemos seguir estos pasos:

  1. Dividir el tipo de interés nominal entre la frecuencia de pagos/cobros (colocando el número correspondiente de acuerdo a lo mostrado antes).
  2. Al resultado anterior, sumarle la unidad.
  3. Elevar a la frecuencia de pagos lo obtenido en la suma.
  4. Una vez hayamos obtenido el resultado de la potencia, bastará con restarle la unidad.

Con esto, obtenemos la Tasa Anual Equivalente, un valor que debe ser expresado en porcentajes.

Ejemplo de aplicación del cálculo de la TAE

Como has podido ver, la fórmula es bastante sencilla, pero usando un ejemplo es más fácil aún entenderla. Hagamos la siguiente simulación: José va a depositar 500 euros con las siguientes condiciones ofrecidas por el banco:

  • Tipo de interés nominal: 5%
  • Frecuencia de pago: Bimestral. Esto nos indica que en la formula usaremos el número 6.

Para saber cuál es su TAE, basta con que tomemos la formula anterior e ingresemos los datos:

ejemplo calculo tae

Como resultado tendremos 0,0510533, pero llevándolo a porcentaje tendríamos TAE = 5,11% (redondeado).

Lo anterior quiere decir que José ganaría en intereses el 5,11% de 500 euros. En otras palabras tendrá 25,55€ por encima de lo depositado.

En resumen, la TAE te ayuda a tener una idea clara sobre el rendimiento que obtendrás de determinado producto financiero (o lo que tendrás que pagar en intereses si pides un préstamo o un crédito). Calcular la TAE es tan sencillo que puedes hacerlo tú mismo de la forma que te hemos mostrado en este artículo.

Los depósitos a plazo fijo más rentables en España

Los depósitos a plazo fijo más rentables en España

Un depósito a plazo fijo es un producto bancario en el cual el cliente entrega a la banca una suma de dinero por un lapso determinado de tiempo, a cambio de un pago del tipo interés sobre el capital depositado en la entidad bancaria.

Por otro lado, crédito a plazo fijo o imposición a plazo fijo (IPF) es una transacción de tipo bancario en la cual la entidad financiera, a cambio del mantenimiento de ciertas cantidades de recursos monetarios inmovilizados durante un tiempo especificado, produce una rentabilidad fija o variable, pagadera en dinero o en especie.

Características de los depósitos a plazo fijo

Los depósitos a plazo fijo son los productos bancarios de inversión ideales para aquellos inversores que tienen aversión a correr riesgos. Le permiten al inversor conseguir una buena rentabilidad sin riesgos ni exigencias de grandes compromisos, ni permanencias obligatorias. Los depósitos a un año son una de las mejores opciones a tomar.

Periodos de duración

Los depósitos a plazo fijo, como su nombre indica, tienen una fecha de vencimiento, que de común acuerdo entre la banca y el inversor se impone a este tipo de transacción bancaria, marcando así el tiempo de duración de la transacción.

Durante el período pactado no puedes retirar el dinero de la entidad financiera. Si por alguna razón necesitas disponer de tu dinero antes de la fecha de vencimiento, incurrirás en la aplicación de penalizaciones.

Planes de inversión

De forma independiente, cada entidad bancaria te ofrece una gama de planes de inversión en las modalidades de plazo fijo, que difieren dependiendo de la cantidad de dinero que estés dispuesto a invertir, el tipo de moneda, el tiempo de duración de la transacción y las tasas de interés aplicables al capital de tu inversión.

Tasas de interés

Generalmente, las tasas de interés que las entidades financieras te ofrecen se van incrementando a medida de que el tiempo de duración se alarga. Para poder comparar las diferentes ofertas de las entidades financieras, es recomendable que consultes las tablas que aparecen en el TAE (Tasa Anual de Rendimiento).

Cláusulas del contrato

Debes estar muy atento a la hora de firmar el respectivo contrato, leyendo detenidamente cada una de sus cláusulas, ya que la mayoría de las condiciones que aparecen en ellas nunca son mencionadas en los folletos publicitarios de los respectivos planes.

Depósitos a plazo fijo más rentables

Los mejores rendimientos a plazo fijo que ofrecen las entidades financieras españolas varían mucho de acuerdo al momento en que se otorgan, puesto que dependen de las situaciones financieras internas de cada una de las entidades. Normalmente, los rendimientos que se anuncian sobre este tipo de producto son sencillos de comprender, son 100% seguros y superan la rentabilidad media.

A continuación, te describimos los mejores rendimientos de los depósitos a plazo fijo en España, considerados en julio de 2018.

Depósito Sinycon a 5 años en EBN banco

Este depósito a plazo fijo ocupa el primer lugar entre los encuestados como el mejor rendimiento ofrecido por la banca española. El plan te ofrece una rentabilidad de 1,46% TAE, que es la más alta de toda España. Cabe mencionar que EBN Banco cuenta con las garantías del fondo FGD español.

Depósito a 36 meses de BFS

Este depósito a plazo fijo de BFS ocupa el segundo lugar en el ranking de depósitos bancarios españoles. Con este producto consigues una rentabilidad del 1,20% TAE. Eso sí, poder acceder a este producto de inversión debes disponer de una suma superior a los 50.000 euros.

Depósito de WiZink a 18 meses

Este depósito a plazo fijo ocupa el tercer puesto en el ranking bancario por rentabilidad. Tiene la particularidad de ser el único depósito a plazo fijo español sin vinculaciones mayores y sin la exigencia de hacer grandes inversiones.

Con en este instrumento de Wizink consigues una rentabilidad del 0,85% TAE, y puedes contratar este producto con una inversión situada entre 5.000 y 250.000 euros. Ten en cuenta, además, que este depósito tiene vinculada una cuenta de ahorros que te ofrece una rentabilidad extra del 0,30% TAE, sin límites de tiempo.

Depósitos a 6 meses de FIMBANK

El depósito a plazo fijo de FIMBANK ocupa el cuarto lugar del ranking bancario, y te ofrece una tasa de rentabilidad de 0,45% TAE. Cuenta con el respaldo del Fondo de Garantía de Depósitos de Malta, que cubre hasta el cien por ciento de tu inversión. Además, existe la posibilidad de obtener el regalo de bienvenida de Raisin.

¿Cuál es la diferencia entre crédito y préstamo?

diferencia entre credito y prestamo

Para un ciudadano común, con poca educación financiera, los términos crédito y préstamo pueden llevar a equívoco, ya que muchos se enfrentan a estas palabras con la idea de que son conceptos distintos. Sin embargo, tal y como veremos a continuación con más detalle, ambos hacen referencia a un mismo instrumento, aunque con matices. Debido esta duda recurrente creemos necesario que es importante analizar cuál es la diferencia entre crédito y préstamo… si es que existe.

Crédito bancario vs préstamo bancario

Cuando hablamos de un crédito o contrato de crédito nos referimos a una operación financiera a través de la cual una persona o una institución financiera (el acreedor) pone a disposición de la persona que lo solicita, en ese momento deudor o cliente, de una cantidad de dinero con un límite prefijado.

Generalmente si nos referimos a un crédito, la entidad financiera no entrega todo el dinero de una sola vez al cliente. Este, en cambio, puede utilizar la masa monetaria pedida a la institución según sus necesidades a través de una cuenta bancaria o su tarjeta de crédito.

A solicitud del cliente o deudor, en este caso, la entidad bancaria desembolsará montos parciales a la persona que contraiga la deuda, de acuerdo a como esta lo vaya solicitando. Es decir, si un cliente tiene concedido un crédito de 3.000 euros y solicita 500 para realizar un pago, la entidad únicamente abonará los 500 euros solicitados.

El cliente que obtiene el crédito solo pagará intereses por el dinero del que haya dispuesto de acuerdo a lo que compruebe la institución que eroga dichos recursos. El deudor, a su vez, se compromete a devolver el dinero más una pequeña comisión sobre el saldo no dispuesto.

La ventaja es que en la medida que devuelve el dinero podrá seguir disponiendo de más, sin sobrepasar, eso sí, el límite que se fijó al momento de transar la operación.

Qué es un crédito: definición

Los créditos también se otorgan a un plazo determinado, y muy por el contrario a lo que ocurre con un préstamo, cuando la transacción ha terminado sin problemas entre la institución y el cliente o deudor, este se puede renovar o ampliar.

Esa es una diferencia sustantiva con el préstamo, que implica el fin de la relación entre ambas partes cuando la deuda ha sido saldada. Otra diferencia con el crédito es que los intereses no son tan elevados.

Como decimos, los intereses de los créditos suelen ser más altos que los de un préstamo, pero, como conviene recalcar, sólo se paga por la cantidad utilizada. Esta es una gran diferencia entre crédito y préstamo.

Qué es un préstamo: definición

Un préstamo también es una operación financiera. En ella la entidad bancaria funge como prestamista y entrega una cantidad de dinero fija a otra institución o persona, que se convierte en el prestatario.

La transacción está condicionada a que el beneficiario de dichos recursos devuelva correctamente y en el tiempo estipulado, la cantidad de dinero que se le otorgó como préstamo, más los intereses generados en un plazo determinado fijado generalmente por el prestamista.

Esta amortización o pago se realiza de manera fraccionada, mediante cuotas prefijadas y regularmente. Las condiciones de la referida operación son muy específicas y se exige su estricto cumplimiento.

El fin: otra diferencia entre crédito y préstamo

Los fines para los que se solicitan préstamos o créditos también diferencian estas operaciones financieras.

Explican los expertos que cuando se quiere financiar la compra de un bien específico como un vehículo, un viaje, estudios, o la modificación o reparación de la vivienda, por ejemplo, se tiende a otorgar un préstamo.

Los créditos, por su parte, se utilizan para sufragar períodos en los que se registra falta de liquidez en una empresa o se producen la baja de recursos temporales por retrasos entre cobros y pagos.

Así que recuerda siempre que no es lo mismo solicitar un préstamo que un crédito. Estos últimos, incluso, son más recomendados para necesidades de una empresa que para los requerimientos de una persona particular. Las empresas también tienen alternativas de financiación, como el crowdfunding, el crowdlending o el descuento de pagarés, herramientas que ya hemos analizado en profundidad en anteriores artículos.

Prestamista y prestatario: conoce sus diferencias

prestamista y prestatario

Como en cualquier operación mercantil, a la hora de firmar un préstamo aparecen conceptos que no siempre están del todo claros. Por ello conviene conocer la terminología específica para no cometer errores que puedan volverse en nuestra contra en un futuro.

En las siguientes líneas vamos hablar en profundidad sobre las dos figuras principales en todo préstamo. Se trata del prestamista y el prestatario; términos muy útiles en el mundo financiero y que vale la pena tener claro para evitar confusiones. En este punto damos por hecho que todos los lectores tienen claro qué es un préstamo, por lo que vamos a pasar de puntillas por su definición.

A pesar de que estos dos términos se usan de manera habitual, muchas personas que no tienen conocimientos financieros no diferencian con precisión estas figuras. A continuación entraremos con detalle en estos conceptos, presentes en cualquier contrato de préstamo de dinero.

Prestamista: definición

Por prestamista se entiende toda persona, física o jurídica, que tiene la capacidad de realizar un préstamo. Pero, ¿qué es un préstamo? Para el asunto que nos atañe vamos a definirlo como un contrato mediante el cual una persona otorga una cantidad de dinero a otra a cambio de unos intereses.

Los prestamistas de dinero, que como decimos pueden ser personas físicas o jurídicas, son aquellos que hacen entrega de una cantidad a un tercero que este debe devolver íntegra con una serie de condiciones establecida en un contrato verbal o escrito, donde se especifica el modo, las cuotas, el interés y los lapsos de tiempo en que este capital debe ser devuelto. Todo contrato tiene que estar sujeto a las leyes y normas de la zona donde se realizó y firmó.

Un prestamista puede ser de tipo bancario y de tipo no bancario. El prestamista de tipo bancario es el tipo de prestamista más popular al que se recurre a la hora de solicitar un préstamo. Un prestamista bancario no es más que el ente financiero jurídico que ofrece préstamos de todo tipo, ya sea personal, de inversión y desarrollo de empresas, hipotecarios o remodelación, etc.

Por lo general, este tipo de prestamista exige una serie de requisitos, como soporte y demostración de solvencia para devolver el préstamo que está otorgando. El prestamista de tipo no bancario, a su vez, se clasifica en prestamista individual y prestamistas jurídicos. Los prestamistas individuales son todas aquellas personas físicas que tienen la capacidad de realizar un préstamo.

Este tipo de prestamista no exige tantos requisitos y son más flexibles con las cuotas para el pago del préstamo. Los principales prestamista jurídicos no bancarios son empresas de inversión, caja de ahorros, empresas de crédito rápido o empresas comerciales. El prestamista, por tanto, como se suele decir coloquialmente, es “la gente que presta dinero”.

Prestatario: definición. ¿Quién es la parte prestataria?

Por su parte, un prestatario es la persona física o jurídica que solicita y recibe un capital en concepto de préstamo, el cual acepta, a través de un contrato, el modo, las cuotas, el interés y los lapsos de tiempo en que este capital debe ser devuelto.

En fin, el prestatario asume todas las obligaciones y adquiere todos los derechos del contrato de préstamo firmado. Dicho contrato está sujeto a los derechos y deberes que establece las leyes de la zona donde se desarrolló y se firmó. Los prestatarios son personas que necesitan financiación para cualquier fin: comprar vivienda, crear o reimpulsar una empresa, etc.

Prestamista y prestatario: diferencias

Las diferencias entre un prestamista y un prestatario, por tanto, son muy evidentes. El prestamista es quien tiene la capacidad de dar un capital en préstamo y es quien recibe dicho pago del capital prestado en cuotas y medios preestablecidos en un contrato junto a un interés asociado al préstamo. Y el prestatario es quien recibe el préstamo y debe pagar el mismo en cuotas, modos de pago e interés ya preestablecido en un contrato que él y el prestamista hayan aceptado.

A modo de resumen, el prestamista es quien ofrece un préstamo con las condiciones que se preestablecen en un contrato, ya sea verbal o escrito, y el prestatario es quien recibe el préstamo y acepta las condiciones del contrato convirtiéndose en el titular del préstamo. Está obligado a pagar como lo han establecido ambas partes en el contrato.

¿Qué es crowdlending? Así es el préstamo entre particulares

¿Qué es crowdlending?

Ya sea para poner en marcha un negocio, afrontar su crecimiento o desarrollar alguna inversión concreta, la financiación es sin duda alguna uno de los aspectos más importantes, y por ese motivo nace el crowdlending. En los últimos años, debido a la escasez de crédito, el mercado ha ideado nuevos conceptos para conseguir financiación de manera alternativa a los bancos, algo que ha favorecido principalmente a pymes, autónomos y nuevos emprendedores.

Es por ello por lo que en la actualidad podemos encontrar nuevos modelos de financiación, que han sido creados con el fin de ayudar a que un proyecto tome vuelo. Así fue como nació el crowdfunding y, posteriormente, el crowdlending, que podemos entenderlo como una forma específica de crowdfunding –a veces lo encontramos escrito como crowlending, aunque es un error–.

El crowdfunding, en sus diferentes modalidades, permite a la colectividad, normalmente a través de internet, donar dinero para la realización de un proyecto o para la puesta en marcha de una idea empresarial. Sin embargo, el paso del tiempo abrió la posibilidad de que las donaciones se convirtieran en préstamos, y que estos se realizaran bajo ciertas condiciones que se respetarían y que generarían un retorno financiero.

Qué es el crowdlending: significado y definición

El crowdlending es uno de los modelos que permite en la actualidad ofrecer un servicio de financiación, sin la necesidad de tener que contar con el apoyo de ningún tipo de institución financiera tradicional. Esta idea nació en los años 90, cuando el crowdfunding se encontraba en su apogeo. No obstante, no fue sino hasta casi mediados de la segunda década del siglo XXI, cuando este modelo se convirtió en una opción popular.

En este sentido, en el año 2013, el crowdlending logró mover hasta 3.000 millones de dólares, un aumento del 150% en comparación con el año anterior. Esto se debe a simples factores como el desarrollo de internet y el aumento del papel de las redes sociales en la sociedad.

crowdlending

De esta manera, el crowdlending se convierte en el impulso monetario que un emprendedor necesita para comenzar su proyecto y lograr el éxito. Por otra parte, para el inversor supone la promesa de recibir un saldo de retorno que estará establecido según los términos del préstamo realizado.

Después de explicar qué es el crowdlending de manera teórica, es fundamental detallar su funcionamiento, el cual comprende una serie de pasos a seguir. De esta manera, tanto la inversión como el retorno de la misma, estará asegurado, buscando beneficiar a todas las partes.

Así funciona el crowdlending

Se pueden organizar el proceso para participar en el crowdlending, de la siguiente manera:

  • Primero. Tanto el potencial inversor como el emprendedor, deben formar parte de una red o de una plataforma que actúe como intermediario en todo el proceso. Esta se encargará de las operaciones y de todos los aspectos relacionadas con las mismas.
  • Segundo. El emprendedor debe presentar el proyecto en la plataforma en la cual forma parte. Junto a ello debe adjuntar la solicitud del préstamo y los términos del mismo. Esto le ofrece al potencial inversor toda la información que necesite para tomar su decisión. Normalmente, en la mayoría de las plataformas, el proyecto será estudiado y valorado según el riesgo que presenta. Este es un dato importante que es tomado en cuenta por los inversores.
  • Tercero. En caso de ser aprobada, la plataforma publicará el proyecto con los detalles más relevantes, como la meta que se buscará cumplir e, incluso, los intereses fijados por la plataforma.
  • Cuarto. Los inversores transferirán el dinero en una cuenta a nombre de la plataforma y en el caso de que el proyecto logre la meta con los préstamos, la plataforma se encargará de transferir el dinero a la cuenta de la empresa.
  • Quinto. Partiendo del conocimiento sobre qué es el crowdlending, cómo funciona y sobre la tasa de retorno que se es prometida por la plataforma, la misma será la delegada del proceso de retorno de inversión. Ella será quien se encargue de no solamente cobrar las cuotas y las tasas, sino también de dividirlas y distribuirlas a todos los inversores del proyecto.

Préstamos y créditos con ASNEF, ¿dónde solicitarlos?

Dónde solicitar préstamos y créditos con ASNEF

A la hora de aprobar la concesión de un préstamo o un crédito, las entidades analizan la situación financiera de quien realiza la solicitud para analizar la viabilidad de la operación. Lo primero que hacen es comprobar los listados de morosos, siendo ASNEF, CIRBE y RAI los más conocidos y consultados por todos los bancos y entidades financieras.

No podemos obviar que aparecer en un listado de morosos como ASNEF dificulta de manera notable la posibilidad de acceder a un préstamo, pero la realidad es que hoy en día podemos encontrar en el mercado opciones y compañías que facilitan el acceso al crédito a pesar de ello. Muchas de estas empresas operan a través de internet y prometen dinero rápido y sencillo, por lo que debemos asegurarnos de que trabajamos con compañías serias antes de dar el paso.

Leer másPréstamos y créditos con ASNEF, ¿dónde solicitarlos?