Dinero y pareja: consejos de finanzas para parejas

dinero y pareja

No es ser exagerado comparar el matrimonio con una sociedad empresarial. Al final, al igual que sucede entre los socios de una organización, el éxito financiero de la pareja depende de las dos partes.

Por otro lado, la falta de control individual de las finanzas de los cónyuges puede comprometer seriamente la realización de proyectos, la planificación cotidiana y la armonía de la relación. Por eso es importante conocer trucos de economía doméstica o eliminar hábitos que arruinan tu presupuesto familiar.

Sin duda, la situación financiera de una pareja tiene una gran influencia en el equilibrio de la relación, pues el descontrol de los gastos y la acumulación de deudas y los pagos atrasados crean un clima de inestabilidad e inseguridad que refleja el vivir día a día.

Por eso, quien desea una vida en pareja tranquila, próspera y feliz no puede descuidar la salud del bolsillo. Para ayudar en ese objetivo, separamos algunos consejos acerca de qué hacer y qué no hacer para controlar las finanzas de pareja y evitar crisis en la relación:

Compartir sueños, pero también metas de economía

Al iniciar la vida a dos, lo ideal es que la pareja defina en conjunto sus principales proyectos y los planee, a partir de objetivos y metas, proyectándolos, incluso, en el horizonte del tiempo, o sea, en corto, medio y largo plazo. De este modo, será más fácil de planificar, organizar, ejecutar, supervisar y llevar a cabo lo que ambos quieren.

Para muchas parejas, la felicidad se completa con la realización de viajes, la adquisición de bienes, el crecimiento humano, personal y profesional, además de hijos.

Conseguir todo esto se vuelve mucho más fácil cuando la pareja considera el aspecto financiero que envuelve cada uno de esos aspectos y se dispone, individualmente y en pareja, a movilizarse económicamente para transformar sus sueños en realidad.

Hablen sobre las finanzas de la pareja

Una relación sana tiene espacio para que la pareja converse sobre todo, pero muchas personas tienen dificultad en hablar abiertamente sobre el dinero. Aplazar la conversación hasta que la situación se vuelva insostenible es uno de los mayores errores que la pareja puede cometer.

Una buena manera de incluir el tema en el cotidiano es definir un momento específico para hablar de ello. Ya sea en el momento de pagar las facturas o recibir su salario; es importante sentarse con su pareja y hablar.

Puede estipular un valor límite para gastos, definir un porcentaje de los ingresos para formar una reserva de emergencia o inversión, o incluso establecer un sistema de división de gastos que funcione para la pareja. Crear el hábito de hablar sobre las finanzas de la pareja es esencial para el éxito de la relación.

Sumen los deseos y dividan los gastos

Si los sueños y los proyectos son comunes, ¿por qué los esfuerzos para concretarlos no debían serlo? Sin duda, la respuesta a esta pregunta es afirmativa y eso significa que cada uno necesita comprometerse al máximo para reducir los gastos, aumentar las fuentes de ingresos y potenciar los mismos.

Es verdad que nadie debe renunciar a sus proyectos personales cuando se refieren a cualquier forma de crecimiento que venga a beneficiar a la pareja, pero de ninguna manera esa convicción debe significar egoísmo.

En la economía doméstica, en los gastos de ocio, en las compras personales y en cualquier otra forma de gasto, es fundamental que estos sean hechos con gran responsabilidad, pensando siempre que todo control y esfuerzo financiero tiene un objetivo y será oportunamente recompensado.

Cabe recordar también que las “traiciones” financieras hacen que el bolsillo sufra mucho, lastiman al compañero y, si se vuelven frecuentes, pueden minar la confianza, aflojar los lazos y poner en riesgo el compañerismo y hasta la relación.

Envolver a los hijos siempre que sea oportuno

Si la pareja tiene hijos lo suficientemente maduros para participar en un diálogo sobre las cuestiones financieras, es importante que participen en este proceso, inclusive como parte de las acciones de formación y maduración en relación con los logros de planificación financiera.

Decidan juntos cómo administrar el dinero

Hay parejas que mantienen sólo una cuenta corriente conjunta, concentrando los rendimientos de las dos partes para facilitar la administración de la renta.

Otros prefieren mantener cuentas totalmente separadas, por creer que esa medida evita conflictos cuando los hábitos de consumo son muy diferentes (por ejemplo, cuando uno de los dos gasta demasiado con superfluos).

Y existen parejas que mantienen sus cuentas separadas, pero dirigen una parte de sus ingresos a una cuenta conjunta, a ser usada en los gastos cotidianos de la pareja.

No existe una fórmula mágica para indicar cuál es el mejor camino. Definir cómo administrar las finanzas de la pareja es una decisión importante, que debe ser tomada en conjunto. De esta forma, la planificación financiera fluye con naturalidad y la relación se convierte en una alianza.

Evitar los principales errores financieros que pueden comprometer el matrimonio

Aprender con la experiencia de otras personas es una forma de sabiduría. Por eso, conocer los errores más comunes cometidos por parejas en lo que se refiere a las finanzas puede prevenir problemas en su relación y ayudar en la conquista de una vida financiera sana y equilibrada.

Todas las parejas, en algún momento de la vida, pelean o discuten por asuntos relacionados con la administración del dinero. Sin embargo, las desavenencias constantes pueden indicar una falta de sintonía que puede perjudicar el matrimonio.

En ese caso, es necesario tener una conversación honesta sobre los rumbos de la relación y sobre cómo alcanzar el equilibrio en las finanzas de la pareja. Al final, un conflicto puede ser una buena oportunidad para identificar problemas en la gestión financiera del matrimonio y fortalecer aún más la relación de asociación entre los cónyuges.

Hablar abiertamente sobre el dinero es la clave para conquistar la estabilidad financiera… también en pareja.

Economía doméstica: 31 trucos para ahorrar en el día a día

economia domestica

El cuidado de las finanzas personales incluye el cuidado de la economía doméstica. Esto garantiza la estabilidad financiera de la familia y ayuda a proporcionar una mejor calidad de vida.

La economía doméstica tuvo su origen tras la Revolución Industrial, cuando la sociedad comenzó a organizarse para obtener una mejor calidad de vida después de un período de consumismo irrefrenable. Hoy en día, la sostenibilidad y el deseo de garantizar la preservación del medio ambiente para las generaciones futuras se une a la economía.

Al hacer pequeños cambios en una base diaria, ya sea mediante la modificación de sus hábitos en el momento de la compra, el ahorro de agua, energía o alimentos, estos nuevos cuidados colaborarán en la obtención de una mejor salud financiera. Asimismo, le proponemos eliminar estos hábitos que perjudican su presupuesto familiar.

31 consejos de economía doméstica

Algunas prácticas pueden ayudar a controlar el presupuesto familiar, reducir los gastos del hogar y ayudar a colaborar con un desarrollo social más sostenible. A continuación vea algunos consejos interesantes que, al ser implementados en su rutina doméstica, marcarán una diferencia en su bolsillo.

Energía

  1. Mantenga el refrigerador lleno: espacios vacíos requieren de más uso del motor para mantener los alimentos congelados. Cuanto más elementos en el congelador, mejor.
  2. Desenchufe los aparatos de la toma de corriente: al final de su uso, desconectar sus electrodomésticos ayuda a ahorrar. Al final, ese pequeño piloto también consume energía.
  3. Aproveche la luz del sol: disfrutar de la luz natural, abrir las cortinas y evitar el gasto innecesario al utilizar luces artificiales de día.
  4. Instale paneles solares: estos trabajan durante el día captando la luz del sol y, posteriormente, calentando el agua utilizada en el baño.
  5. Apague la luz cuando salga de un ambiemte: a pesar de parecer lógico, sólo cuando adoptamos esta costumbre en el día a día se convierte en un hábito, lo que ayuda a evitar el desperdicio.
  6. Cambie las bombillas: utilizar una lámpara LED puede reducir considerablemente el consumo de energía de su hogar. Hay otras opciones económicas, como las fluorescentes.
  7. Espere que los alimentos se enfríen para meterlos en la nevera: al ser guardados caliente, la nevera trabajará más duro para que alcancen una temperatura compatible con el interior.
  8. Evite utilizar los electrodomésticos en las horas pico: el horario pico es el horario en que se da el mayor consumo de energía eléctrica. Se establece entre las 18h y las 22h, siendo aconsejable evitarlo.
  9. Limpie el filtro del aire acondicionado: mantener el filtro del aire acondicionado limpio siempre evita la sobrecarga del dispositivo para la refrigeración del ambiente.
  10. Apague la llave de energía: ¿va a viajar? Desconecte la llave de energía y evite el desperdicio de energía por electrodomésticos sin usar.

Cocina y alimentación

  1. Visite huertos comunitarios: muy comunes en la mayoría de ciudades, los huertos comunitarios son una buena opción para ahorrar en la compra de verduras y hortalizas, así como ayudar a tener una vida más saludable.
  2. Haga sus propios dulces y snacks: ¿fan de pasteles, galletas y aperitivos? Aproveche la enorme cantidad de recetas disponibles en internet y manos a la obra. Además de ahorrar, garantiza que sus alimentos serán de buena procedencia.
  3. Su propio jardín: si gusta de cultivar plantas, tener su propio jardín en casa es una gran opción. Además de poseer alimentos frescos y sin agrotóxicos, ahorra en el mercado. ¿No tiene espacio? Un jardín vertical puede ser una gran opción.
  4. Comprar frutas de temporada: comprar frutas de temporada proporciona ahorros en el mercado. ¡Descubra cuál es la época de su fruta favorita y aproveche!
  5. Reutilizar el agua de cocción de las verduras: puede servir para caldos, sopas e incluso para dar sabor al arroz todos los días.
  6. Elija las naranjas más pesadas: ¿va a comprar naranjas de zumo? Las más pesadas tienen más pulpa, por lo tanto rinden más.
  7. Mantener cerradas las ollas al cocinar: al dejarlas abiertas, se necesita de más gas para que el cocido sea eficaz.

Agua

  1. Reutilice el agua después de lavar la ropa: reutilice el agua proveniente del lavado de ropa o coche. Este consejo vale para el agua de lluvia.
  2. Apague el grifo mientras se cepilla los dientes: puede parecer evidente, pero muchas personas tienen la costumbre de dejar el grifo abierto mientras se cepillan los dientes. Cerrarlo durante este acto ayuda a ahorrar hasta 1,9 millones de litros de agua a lo largo de la vida.
  3. Reparación de grifos que gotean: esta pequeña gotera puede desperdiciar hasta 2 mil litros de agua al mes.
  4. Retire los restos de comida antes de lavar los platos: así ahorrará más agua para lavar los platos, con sólo residuos de alimentos de menor importancia.
  5. Instalar una descarga económica: algunos baños tienen una válvula de descarga económica, que permite la selección de la cantidad de agua necesaria de acuerdo con la situación. El desperdicio se disminuirá significativamente.
  6. Uso de una regadera: ¿necesita regar su jardín? Un regador utiliza menos agua que una manguera, garantizando la economía.
  7. Disminuya el tiempo en el baño: cada minuto menos en la ducha ahorra cerca de 80 litros de agua.
  8. Espere juntar ropa sucia para lavarla: utilizar la máquina con menos frecuencia a plena capacidad asegura un mayor ahorro de agua.
  9. Cambie la manguera por el cubo: al lavar el coche, este simple cambio puede ahorrar significativamente. Por ejemplo, si utiliza 6 cubos, puede ahorrar hasta 150 litros por lavado.

Compras de mercado

  1. Haga una lista: hacer una lista conteniendo solamente lo que está en falta garantiza que no se distraiga con facilidad de los estantes del mercado y compre más allá de lo necesario.
  2. Lleve dinero al contado: este consejo se aplica cuando ya se conoce el valor de lo que necesita para comprar. Al llevar el dinero exacto de la compra, evitará gastos innecesarios.
  3. Comer antes de ir a la tienda de comestibles: al hacer compras con el estómago vacío, es fácil dejarse seducir por los dulces y otros alimentos que no necesita comprar en este momento.
  4. Evitar el gasto en pilas: si tiene muchos aparatos que utilizan pilas, comprar baterías recargables pueden ser una buena opción.
  5. Comprar marcas blancas: las marcas famosas generalmente tienen costos más altos. Dé una oportunidad a las marcas blancas y pruebe nuevos productos. Mejorará su economía doméstica.