Qué es un autónomo colaborador: requisitos y bonificaciones

autonomo colaborador

Si estás a punto de iniciar un negocio, seguro que te interesará leer este artículo en el que te explicaremos qué es un autónomo colaborador, qué requisitos debe cumplir y qué beneficios puede traer para tu negocio. Si eres familiar de un empresario también te será muy útil conocer esta información.

Qué es un autónomo colaborador

El autónomo colaborador es un familiar cercano del trabajador independiente, que además de convivir con él, decide apoyarlo y trabajar para su familiar en su pequeña empresa. El propietario de la sociedad, como empresario, deberá darse de alta como autónomo societario.

Debe ser un familiar directo, ya sea un hermano, padre, hijo, cónyuge o cualquier familiar hasta segundo grado, es decir, primos, tíos, abuelos y cuñados.

Requisitos legales para ser un autónomo colaborador

Los requisitos establecidos para actuar como autónomo colaborador son:

  • Trabajar en el oficio de manera constante. No se le podrá considerar un autónomo colaborador si solo trabaja ocasionalmente.
  • La exigencia mínima de edad es de 16 años. Las leyes no permiten que una persona menor de 16 años realice ninguna actividad profesional.
  • Debe residir en el mismo hogar que el autónomo independiente.

Deberes de ambos autónomos (titular y colaborador)

Algunas de las responsabilidades del autónomo trabajador titular en relación con el colaborador son:

  • Pagar de manera puntual el salario acordado de acuerdo al contrato o de su desempeño laboral.
  • Hacerse responsable de pagar todas las facturas y los gastos que implican la producción o servicios de la empresa.
  • Debe responder por las cotizaciones que el empleado ha ido abonando ante la Seguridad Social.

Por su parte, el autónomo colaborador debe cumplir con el pago de los impuestos y las obligaciones publicas según lo estipulen las leyes del país.

A pesar de que para la Agencia Tributaria un trabajador autónomo es visto como un trabajador independiente, el autónomo colaborador no tiene el compromiso de mostrar declaraciones de IVA porque esto es responsabilidad del dueño del negocio. Sin embargo, al poseer una nómina, debe presentar una declaración anual de renta, como cualquier otro trabajador por cuenta ajena.

Cómo darse de alta como autónomo colaborador

Este proceso es realmente sencillo para los autónomos colaboradores y es mucho más fácil que el de un trabajador independiente normal. No es necesario darse de alta en la Agencia Tributaria, sino que basta con hacerlo en la Seguridad Social y cumplir con los requisitos que establece la ley.

Beneficios de contar con autónomos colaboradores

En España, como en muchos otros países, las pequeñas y medianas empresas son las que dan un gran impulso en sentido económico y proporcionan oportunidades de trabajo a la sociedad.

El inicio de estas empresas suele ser difícil y generan gran estrés al emprendedor; en este punto el apoyo de los familiares es muy útil, ya que al ver que cuenta con ellos no se sentirá solo en esta fase tan importante. Además, el trabajo y la experiencia de los familiares suelen contribuir al buen funcionamiento el negocio.

Si quieres montar tu empresa pero no sabes a qué te quieres dedicar, en este artículo te ayudamos a identificar oportunidades de negocio. Quién sabe, quizá la persona con la que ahora vives se convierta en tu mejor aliado en forma de autónomo colaborador.

Qué es un autónomo societario y cuál es su cuota

autonomo societario

Cuando se habla de autónomo se hace referencia a una persona que trabaja por cuenta propia, con sus propios recursos y medios, y que emite facturas por su trabajo.

Muy probablemente eso ya lo sabías, pero, si hablamos de autónomo societario, ¿tienes claro de qué se trata? Si tu respuesta es no, en este artículo aclararás tu duda.

Por otro lado, si tú mismo eres un autónomo societario y quieres saber cuál es tu cuota en este 2019 también la descubrirás si sigues leyendo.

Qué es un autónomo societario

Un autónomo societario es un trabajador por cuenta propia que ha formado una empresa de cualquier tipo, sin que su situación fiscal sufra algún cambio.

Para ser autónomo societario, el trabajador debe tener mínimo 25% de las participaciones de la sociedad y ejercer funciones de dirección o gerencia dentro de la misma. Sin embargo, si este no es el caso, también puede serlo si posee como mínimo 33% del capital de la empresa y trabaja en ella.

Si ninguna de las condiciones anteriores se cumple, el trabajador aún puede darse de alta como autónomo societario aunque no posea acciones en la sociedad pero conviva con uno de los socios que tenga al menos 50% del capital.

Darse de alta como autónomo societario

El proceso básico para registrarse como autónomo societario comprende darse de alta en la Agencia Tributaria usando los modelos 036 y 037, darse de alta en la Seguridad Social con el modelo TA 0521 y presentar todos los recaudos, incluida la escritura de constitución de la sociedad (original y copia).

¿Factura o nómina?

Una de las preguntas más frecuentes sobre el autónomo societario es si este debe cobrar por su trabajo mediante facturación o nómina.

A este respecto, la Dirección General de Tributos aclaró en las comunicaciones V1147-15 y V1148-15 que el cobro debe hacerse por factura si el trabajador en cuestión realiza un trabajo independiente, es decir, usa sus propios medios, organiza su propio horario de trabajo, soporta el riesgo económico de sus tareas y tiene contratos directos con clientes.

En caso contrario, el autónomo societario recibirá una nómina por parte de la empresa.

Cuota de los autónomos societarios en 2020

La persona registrada como autónomo societario está obligada a cotizar en la Seguridad Social, pero su cuota en 2020 es superior a la del resto de autónomos, lo cual sin duda se convierte en una desventaja para este tipo de trabajador.

Desde el año 2017, el valor de la cuota está estrechamente ligado a los Presupuestos Generales del Estado. En este sentido, por decreto gubernamental, la cuota del autónomo societario para el año 2019 es de 364,23 € al mes, es decir, 20% más que la cuota del resto de autónomos comunes.

Además, el autónomo societario no puede beneficiarse de las bonificaciones en la cuota de la que sé se benefician otros, y no solo esto, sino que la cuota cada año sube, de hecho en 2019 está 7 euros por encima de la del pasado 2018.

También te puede interesar: Tipos de administradores de una sociedad