Economía doméstica: 31 trucos para ahorrar en el día a día

economia domestica

El cuidado de las finanzas personales incluye el cuidado de la economía doméstica. Esto garantiza la estabilidad financiera de la familia y ayuda a proporcionar una mejor calidad de vida.

La economía doméstica tuvo su origen tras la Revolución Industrial, cuando la sociedad comenzó a organizarse para obtener una mejor calidad de vida después de un período de consumismo irrefrenable. Hoy en día, la sostenibilidad y el deseo de garantizar la preservación del medio ambiente para las generaciones futuras se une a la economía.

Al hacer pequeños cambios en una base diaria, ya sea mediante la modificación de sus hábitos en el momento de la compra, el ahorro de agua, energía o alimentos, estos nuevos cuidados colaborarán en la obtención de una mejor salud financiera. Asimismo, le proponemos eliminar estos hábitos que perjudican su presupuesto familiar.

31 consejos de economía doméstica

Algunas prácticas pueden ayudar a controlar el presupuesto familiar, reducir los gastos del hogar y ayudar a colaborar con un desarrollo social más sostenible. A continuación vea algunos consejos interesantes que, al ser implementados en su rutina doméstica, marcarán una diferencia en su bolsillo.

Energía

  1. Mantenga el refrigerador lleno: espacios vacíos requieren de más uso del motor para mantener los alimentos congelados. Cuanto más elementos en el congelador, mejor.
  2. Desenchufe los aparatos de la toma de corriente: al final de su uso, desconectar sus electrodomésticos ayuda a ahorrar. Al final, ese pequeño piloto también consume energía.
  3. Aproveche la luz del sol: disfrutar de la luz natural, abrir las cortinas y evitar el gasto innecesario al utilizar luces artificiales de día.
  4. Instale paneles solares: estos trabajan durante el día captando la luz del sol y, posteriormente, calentando el agua utilizada en el baño.
  5. Apague la luz cuando salga de un ambiemte: a pesar de parecer lógico, sólo cuando adoptamos esta costumbre en el día a día se convierte en un hábito, lo que ayuda a evitar el desperdicio.
  6. Cambie las bombillas: utilizar una lámpara LED puede reducir considerablemente el consumo de energía de su hogar. Hay otras opciones económicas, como las fluorescentes.
  7. Espere que los alimentos se enfríen para meterlos en la nevera: al ser guardados caliente, la nevera trabajará más duro para que alcancen una temperatura compatible con el interior.
  8. Evite utilizar los electrodomésticos en las horas pico: el horario pico es el horario en que se da el mayor consumo de energía eléctrica. Se establece entre las 18h y las 22h, siendo aconsejable evitarlo.
  9. Limpie el filtro del aire acondicionado: mantener el filtro del aire acondicionado limpio siempre evita la sobrecarga del dispositivo para la refrigeración del ambiente.
  10. Apague la llave de energía: ¿va a viajar? Desconecte la llave de energía y evite el desperdicio de energía por electrodomésticos sin usar.

Cocina y alimentación

  1. Visite huertos comunitarios: muy comunes en la mayoría de ciudades, los huertos comunitarios son una buena opción para ahorrar en la compra de verduras y hortalizas, así como ayudar a tener una vida más saludable.
  2. Haga sus propios dulces y snacks: ¿fan de pasteles, galletas y aperitivos? Aproveche la enorme cantidad de recetas disponibles en internet y manos a la obra. Además de ahorrar, garantiza que sus alimentos serán de buena procedencia.
  3. Su propio jardín: si gusta de cultivar plantas, tener su propio jardín en casa es una gran opción. Además de poseer alimentos frescos y sin agrotóxicos, ahorra en el mercado. ¿No tiene espacio? Un jardín vertical puede ser una gran opción.
  4. Comprar frutas de temporada: comprar frutas de temporada proporciona ahorros en el mercado. ¡Descubra cuál es la época de su fruta favorita y aproveche!
  5. Reutilizar el agua de cocción de las verduras: puede servir para caldos, sopas e incluso para dar sabor al arroz todos los días.
  6. Elija las naranjas más pesadas: ¿va a comprar naranjas de zumo? Las más pesadas tienen más pulpa, por lo tanto rinden más.
  7. Mantener cerradas las ollas al cocinar: al dejarlas abiertas, se necesita de más gas para que el cocido sea eficaz.

Agua

  1. Reutilice el agua después de lavar la ropa: reutilice el agua proveniente del lavado de ropa o coche. Este consejo vale para el agua de lluvia.
  2. Apague el grifo mientras se cepilla los dientes: puede parecer evidente, pero muchas personas tienen la costumbre de dejar el grifo abierto mientras se cepillan los dientes. Cerrarlo durante este acto ayuda a ahorrar hasta 1,9 millones de litros de agua a lo largo de la vida.
  3. Reparación de grifos que gotean: esta pequeña gotera puede desperdiciar hasta 2 mil litros de agua al mes.
  4. Retire los restos de comida antes de lavar los platos: así ahorrará más agua para lavar los platos, con sólo residuos de alimentos de menor importancia.
  5. Instalar una descarga económica: algunos baños tienen una válvula de descarga económica, que permite la selección de la cantidad de agua necesaria de acuerdo con la situación. El desperdicio se disminuirá significativamente.
  6. Uso de una regadera: ¿necesita regar su jardín? Un regador utiliza menos agua que una manguera, garantizando la economía.
  7. Disminuya el tiempo en el baño: cada minuto menos en la ducha ahorra cerca de 80 litros de agua.
  8. Espere juntar ropa sucia para lavarla: utilizar la máquina con menos frecuencia a plena capacidad asegura un mayor ahorro de agua.
  9. Cambie la manguera por el cubo: al lavar el coche, este simple cambio puede ahorrar significativamente. Por ejemplo, si utiliza 6 cubos, puede ahorrar hasta 150 litros por lavado.

Compras de mercado

  1. Haga una lista: hacer una lista conteniendo solamente lo que está en falta garantiza que no se distraiga con facilidad de los estantes del mercado y compre más allá de lo necesario.
  2. Lleve dinero al contado: este consejo se aplica cuando ya se conoce el valor de lo que necesita para comprar. Al llevar el dinero exacto de la compra, evitará gastos innecesarios.
  3. Comer antes de ir a la tienda de comestibles: al hacer compras con el estómago vacío, es fácil dejarse seducir por los dulces y otros alimentos que no necesita comprar en este momento.
  4. Evitar el gasto en pilas: si tiene muchos aparatos que utilizan pilas, comprar baterías recargables pueden ser una buena opción.
  5. Comprar marcas blancas: las marcas famosas generalmente tienen costos más altos. Dé una oportunidad a las marcas blancas y pruebe nuevos productos. Mejorará su economía doméstica.

Cómo ahorrar dinero rápido con estas 7 técnicas

como ahorrar dinero

Una buena opción para aprender cómo ahorrar dinero es haciendo hincapié en el concepto de minimalismo. No, no estamos hablando del movimiento artístico, sino de la filosofía de vida (menos es más) que está siendo adoptada por millones de personas, no sólo para ahorrar, sino para vivir una vida con menos estrés y más enfocada en las cosas que realmente importan.

A continuación vamos a analizar algunas “reglas” del minimalismo, en concreto siete, que pueden ayudarte a ahorrar dinero rápido y sin prescindir de lo realmente importante:

1. Piensa antes de comprar cosas nuevas

Antes de comprar cualquier cosa, hazte estas preguntas a ti mismo:

  • ¿Necesito comprar esto ahora?
  • ¿Puedo aplazar la compra?
  • ¿Dónde voy a colocar este objeto?
  • ¿Esta es la forma más barata de suplir la necesidad que tengo? ¿O sólo estoy considerando esta opción por ser un buen negocio?

Las respuestas a estas preguntas te ayudarán a tomar la mejor decisión sobre si debes o no comprar lo que quieres. Recuerda que la compra de pasivos (productos que únicamente sacan dinero de tu bolsillo) es la peor forma de ahorrar, crear una reserva de emergencia y de generar una buena columna de inversiones que puedan ayudarte a mejorar tu economía.

2. Compra cosas de más calidad

Puede parecer que así vas a gastar más dinero pero, a veces, optar por productos con mayor calidad es una garantía de que no vas a necesitar invertir dos veces en lo mismo. Y es que a menudo lo barato sale caro. En el caso de la ropa, por ejemplo, es más recomendable tener pocas prendas pero de buena calidad y que puedas combinar… que tener el armario repleto de prendas low cost.

3. ¿Por qué no cambiar o compartir antes que comprar?

En vez de comprar más bolsos, libros, películas, tecnología… ¿por qué no intercambiar con tus amigos? Además de ser más divertido, evitas acumular cosas en casa. Los transportes son otro ejemplo: ¿cuánto cambiaría tu vida si aparcaras el coche privado y optaras por utilizar el transporte público?

4. Evalúa regularmente si necesitas las cosas que tienes en casa

Esta es la pregunta: ¿lo he utilizado en los últimos 180 días? Si la respuesta es no, entonces es el momento de deshacerse de ello. Con la ropa pasa exactamente lo mismo: una prenda que lleva en el armario uno o dos años sin utilizarse… es más que probable que nunca llegues a ponértela. Considera donar o vender las cosas que no necesitas, haciendo así un poco de dinero.

5. Piensa en los servicios que realmente utilizas

¿Cuántas veces te sientas en el sofá a ver canales por cable? ¿Merece la pena esa suscripción a las series y películas del momento? ¿Cuántas veces vas al gimnasio? Si asumes simplemente que no utilizas estos servicios, líbrate del peso financiero que supone soportarlos. Además, evita también la responsabilidad mental de tener que cumplir tareas para las que no tienes tiempo.

6. No gastes más de lo que tienes

Haz las cuentas: si estás gastando más de lo que ganas, entonces necesitarás incluso reconsiderar qué gastos puedes o no mantener. Considera siempre tus opciones e investiga las formas más baratas para tener lo que realmente necesitas. Por ejemplo, la suscripción del gimnasio puede dejar de ser una carga si consideras hacer carreras diarias en la calle. Si la tarjeta de crédito es una tentación para ti, entonces considera su cancelación y será mucho más fácil no gastar el dinero que no tienes.

7. Aplique la regla 50-20-30

Esta regla consiste en gastar el 50% de los ingresos en los gastos esenciales, el 20% en ahorros y el 30% en gastos personales como el gimnasio, viajes o cosas que te permitan mantener un estilo de vida agradable. Si no estás ahorrando ese 20% de tu sueldo porque el último bloque está muy por encima del 30%, entonces debes plantearte seriamente la manera de equilibrar ambas balanzas.

El minimalismo en este caso consiste, no sólo en quitar lo que no necesitas en el espacio físico, sino también lo que ocupa espacio mental o tiempo en tu vida. Si aplicas estas técnicas al pie de la letra sabrás cómo ahorrar dinero rápido y, además, mejorarás tu calidad de vida.