Qué es el reverse factoring

Tanto en momentos de incertidumbre como de crecimiento, es esencial explorar y comprender a fondo las estrategias innovadoras que pueden impulsar la eficiencia financiera en el entorno empresarial. En este artículo, pondremos bajo la lupa el concepto de «reverse factoring» o financiación de la cadena de suministro inverso, una metodología fintech que, cuando se implementa adecuadamente, puede ser una herramienta poderosa para respaldar financieramente a los proveedores y optimizar los negocios tanto para el cliente como para el proveedor.

Qué es el reverse factoring

El reverse factoring, también conocido como financiación de la cadena de suministro, es un método fintech iniciado por el cliente para respaldar financieramente a sus proveedores al financiar sus cuentas por cobrar. En este proceso, un banco acelera el pago de las facturas del proveedor a cambio de tasas más bajas, reduciendo así los costes y optimizando la operación tanto para el proveedor como para el cliente.

Cómo funciona el reverse factoring

El proceso de reverse factoring implica que una parte solicitante, es decir, el cliente, contacte a una institución financiera, como un banco, para actuar como intermediario entre él y su proveedor. Si el banco acepta, se negocian los términos de pago.

El banco acuerda pagar facturas específicas aprobadas que la parte solicitante debe al proveedor a cambio de una tarifa, pagada por el proveedor. El resultado es que el proveedor puede recibir el pago más rápidamente, mientras que la parte solicitante tiene más tiempo para pagar las facturas al banco en una fecha posterior.

Este proceso beneficia a las tres partes involucradas en el acuerdo. Sin embargo, los bancos generalmente solo aceptan acuerdos de reverse factoring cuando la parte solicitante es una entidad grande, como una empresa consolidada. Los bancos ven estas marcas como poseedoras de mayor solvencia crediticia, representando así un riesgo crediticio más bajo.

Entrar en acuerdos de reverse factoring con pequeñas empresas presenta desafíos para los bancos, ya que a menudo se percibe a las empresas más pequeñas como un riesgo financiero más alto. Sin embargo, esto no significa que sea imposible.

Ventajas del reverse factoring para los proveedores

La principal ventaja para los proveedores en el reverse factoring es la posibilidad de recibir el pago en 10 días en lugar del típico plazo de 30-45 días. Esto optimiza el flujo de efectivo y les proporciona acceso al capital de trabajo crucial.

Además, el reverse factoring evita que los proveedores tengan que lidiar con pagos tardíos que podrían interrumpir su negocio. Proporciona una mayor estabilidad y seguridad a los proveedores en la cadena de suministro.

Otro beneficio clave para los proveedores es que la tasa de interés que les cobra la institución financiera suele ser más baja que la de otros tipos de financiación. Esto se debe a que las tarifas se basan generalmente en la calificación crediticia de la empresa pagadora, no del proveedor. Estas calificaciones crediticias son altas porque las empresas pagadoras suelen ser corporativos de gran envergadura.

Beneficios para las partes solicitantes

Las partes solicitantes se benefician del reverse factoring al evitar tener que lidiar con solicitudes de pago anticipado. Tienen más tiempo para recaudar el dinero y realizar el pago al banco, evitando así dañar su relación con un proveedor debido a pagos tardíos.

Otro beneficio importante para las partes solicitantes es que pueden volverse más atractivas para los proveedores. Esto se debe a que los proveedores prefieren los acuerdos de reverse factoring, ya que les pagan más rápidamente. Así, el reverse factoring ayuda a las partes solicitantes a construir relaciones más sólidas con los proveedores y elimina la presión de pagar rápidamente.

Beneficios para las instituciones financieras

Las instituciones financieras se benefician de los acuerdos de reverse factoring de diversas maneras. Ayuda a desarrollar fuentes de flujo de efectivo a largo plazo a través de pagos de intereses realizados por los proveedores. Estas corrientes de ingresos pueden ser enormemente rentables para las instituciones financieras a lo largo del tiempo.

Muchas organizaciones financieras están dispuestas a entrar en acuerdos de reverse factoring porque creen que la parte solicitante representa un bajo riesgo. Sin embargo, generalmente solo aceptan estos acuerdos con proveedores que han tenido una relación comercial a largo plazo con la parte solicitante.

Qué empresas se pueden beneficiar del reverse factoring

El reverse factoring puede ser utilizado por empresas en cualquier sector, siempre y cuando la parte solicitante sea de bajo riesgo. Es crucial que la institución financiera crea en la fortaleza y confianza de la relación entre la parte solicitante y el proveedor. El reverse factoring se utiliza en industrias como:

  • Manufactura
  • Electrónica
  • Textil
  • Automoción
  • Aeroespacial

A pesar de su aplicabilidad en diversas industrias, el reverse factoring sigue siendo un método de financiación relativamente poco común. Se estima que podría manejar alrededor del 25% de la financiación comercial. Sin embargo, en la actualidad, representa solo aproximadamente el 3% de la financiación comercial a nivel mundial.

Diferencias con el factoring tradicional

Existen diferencias clave entre estas estrategias de financiación, aunque ambas se utilizan con propósitos similares. Una de las mayores diferencias es que el factoring es iniciado por el proveedor, no por la parte solicitante.

Otra diferencia importante es que el factoring califica como financiación de deudores, mientras que el reverse factoring no. Con el factoring, los proveedores venden sus cuentas por cobrar a un tercero, conocido como factor, generalmente a un descuento. De esta manera, el proveedor puede recibir el pago más rápidamente y el factor puede obtener ganancias al cobrar las cuentas por cobrar al precio completo de la parte solicitante.

Muchos proveedores utilizan este tipo de financiación porque les permite resolver necesidades inmediatas de flujo de efectivo. Por esta razón, muchos están dispuestos a aceptar ligeramente menos dinero por la venta de sus bienes porque terminan siendo pagados significativamente más rápido.

Para que el factor obtenga ganancias de los acuerdos de factoring, aún tendrá que cobrar las cuentas por cobrar de la parte solicitante. Esto puede representar un riesgo para el factor.

Por esta razón, la mayoría de los factores solo participarán en acuerdos en los que estén seguros de que la parte solicitante pagará. Tanto el factoring como el reverse factoring pueden usarse para ayudar a las empresas en una cadena de suministro a ser pagadas más rápidamente.

Conclusión: el reverse factoring como estrategia de financiación

El reverse factoring se presenta como una estrategia de financiación de la cadena de suministro adecuada para muchas situaciones. Proporciona beneficios tanto a los proveedores como a las partes solicitantes, así como a las instituciones financieras. A pesar de estos beneficios, sigue siendo uno de los métodos de financiación menos comunes para las empresas de la cadena de suministro.

Este hecho podría deberse a que muchas empresas encuentran más fácil vender sus cuentas por cobrar con descuento a un tercero. Para las empresas que necesitan recibir pagos dentro de diez días, el reverse factoring es una excelente opción. En un futuro cercano, es posible que el reverse factoring se vuelva significativamente más popular debido a los numerosos beneficios que ofrece, especialmente si los bancos muestran un mayor interés en utilizar esta práctica para generar flujos de ingresos.