¿Dónde encontrar socios inversores para mi proyecto?

socios inversores

A menudo los emprendedores no disponemos de los recursos financieros necesarios para poner en marcha un proyecto. Buscar socios inversores y, en definitiva, financiación, es el aspecto menos agradable de un emprendimiento, aunque sigue siendo uno de los más importantes.

Antes de entrar a fondo en el artículo te recomendamos otros post que te pueden interesar, como este en el que analizamos diferentes alternativas a los bancos para la financiación de pymes y autónomos.

Un préstamo participativo puede ser una buena idea, así como buscar business angels (o inversores privados) que te ayude a arrancar. Por supuesto, el crowdfunding y el crowdlending son dos muy buenas opciones en función del tipo de negocio.

Lo primero es saber lo que necesitas

Tu plan de empresa ha de ser muy meticuloso y lo más preciso posible. Incluye todos los gastos de constitución y puesta en marcha, sin olvidar incluir todos los gastos mensuales y partidas para imprevistos. Una vez terminado deberías poder contestar a estas preguntas con un número exacto de euros.

  • ¿Cuánto dinero necesito para poner en marcha mi proyecto?
  • ¿Cuánto dinero necesito hasta conseguir los primeros ingresos?
  • ¿Cuánto dinero necesito en mi flujo de caja durante el primer año?
  • ¿De cuánto dinero dispongo?
  • ¿Que cantidad de dinero necesito buscar?

No dudes en pedir ayuda si lo necesitas a un asesor, a tu agente de desarrollo local, en cualquier punto de activación empresarial de tu Ayuntamiento o a ese amigo tuyo economista. Asegúrate de que los números son realistas y tu plan es coherente.

Prepara tu presentación para los socios inversores

Con nuestras necesidades presupuestadas y teniendo clara su viabilidad prepararemos un breve documento explicando nuestro proyecto, su modelo y su plan de negocio. Escueto y claro. Debe captar la atención desde el primer segundo, que atrape y enamore. Ya habrá tiempo después de dar detalles. Ahora es momento de seducir y de mostrar los beneficios que obtendremos con nuestra propuesta de valor para solucionar los problemas de los usuarios. Haz que entre por los ojos y por el corazón.

Prepara este documento en diversos formatos: PDF, presentación, vídeo…, y llévalo siempre encima en diferentes soportes: smartphone, tablet, pen drive… Lo tendrás disponible para mostrar en cualquier momento y situación.

Diseña tu Elevator Pitch y conviértelo en tu frase favorita. Tenlo a punto para cualquier situación.

Selecciona a los socios inversores

Una vez terminada nuestra impactante presentación, ya podemos identificar aquellos inversores a los que puede resultarles más tentador nuestro proyecto.

Empezaremos por nuestro círculo más cercano: la familia. Padres, hermanos, abuelos… pueden hacerte un préstamo con las mejores condiciones del mercado. Sondéalos y haz una lista con su disponibilidad a participar y en qué cuantía.

Amigos y conocidos también pueden ser una buena fuente de financiación. Acude a reuniones o eventos y no pierdas la oportunidad de hablar de tu proyecto con todas aquellas personas a las que creas que les puede interesar.

Hay gente dispuesta a dejarte sus ahorros si les resulta rentable. ¿Quiénes son? Identifica aquellos con más posibilidades de inversión y prepara encuentros personales con ellos para ofrecerles tu proyecto. ¡Con todos! No descartes a nadie hasta que no te diga que no de forma explícita.

¿Necesitas un departamento de programación o financiero? ¿Necesitas diseños para la web? Si tu proyecto requiere además formar equipo, busca socios que aporten parte del capital y las habilidades o talentos que te complementan.

Debes pensar lo siguiente:

  • ¿Qué socios serían estratégicos para tu proyecto?
  • ¿A quién te gustaría tener en tu equipo?
  • ¿Qué personas estarían dispuestas a invertir su dinero y su talento en tu proyecto?

Con nuestra lista en la mano concertaremos las entrevistas para presentar nuestra oportunidad de negocio y desarrollo profesional a los posibles socios.

Llega el momento de los inversores profesionales y plataformas de financiación colectiva. Los hay especializados en diferentes sectores: TIC´s, Renovables, e-commerce… Selecciona a tus inversores ideales, aquellos interesados en tu sector y tu modelo. Por sus manos pasan cientos de ideas y proyectos. Están acostumbrados a oír algo como “la mejor idea del mundo” en cada uno de ellos. Busca impactar y sobre todo enamorar.

Te dejamos algunas claves para presentar tu proyecto a un inversor que te pueden ayudar en este momento.

Para que puedas hacer la selección de tus posibles inversores hemos elaborado una pequeña lista. Hay muchos más. Si conoces alguna que no está, por favor deja un comentario para que todos puedan acceder. Gracias por tu ayuda.

Sitios en los que buscar socios y financiación

  • InnoBan
  • Ángeles inversionistas
  • AEBAN
  • Socios inversores
  • Emprende Capital
  • Sociedades de capital riesgo
  • Inverem
  • Businessinfact
  • First Tuesday
  • Ashoka (Emprendedores sociales)
  • SeedRocket
  • Cink-Emprende
  • DAD (Digital Assets Devployment)
  • Lánzanos
  • Emprendelandia
  • Nestarter
  • Bihoop
  • Verkami (Proyectos artísticos)

Si te decides por un préstamo puedes optar a varias convocatorias oficiales de ayuda, como las de ENISA (Empresa Nacional de Innovación). Hablaremos sobre este tipo de financiación y sobre ayudas al emprendimiento en otro post. Hay muchas opciones

Estudia todas las posibilidades y decídete por aquellos socios inversores que mejor se adapten a ti y al momento en el que te encuentras. Ya tienes una visión general. Ahora te toca actuar y comenzar a buscar la mejor financiación para tu proyecto. A tu medida.

Deudores y acreedores, ¿qué son? ¿En qué se diferencian?

deudor

Dentro del mundo de las finanzas y las relaciones de comercio, podemos encontrar a personas o individuos que juegan un rol especifico. En este caso, el deudor es quizás uno de los conceptos más recurrentes y básicos que existen actualmente en cuanto a contratos o préstamos de dinero de parte de cualquier agencia certificada.

A continuación, conoceremos algunas definiciones más relevantes en cuanto a este concepto específico, como también su relación con el acreedor, tipos de deudores, características… entre otros aspectos que son importantes para conocer su impacto dentro de cualquier préstamo o crédito.

Qué es un deudor: definición

En líneas generales, un deudor es una compañía o individuo que debe dinero. Si la deuda es en forma de préstamo de una institución financiera, se hace referencia al deudor como prestatario, y si la deuda es en forma de valores, como los bonos, se hace referencia al deudor como emisor. Legalmente, alguien que presenta una petición voluntaria para declararse en bancarrota también es considerado un deudor.

Excepto en ciertas situaciones de bancarrota, los deudores pueden priorizar el pago de sus deudas como deseen, pero si no cumplen con los términos de su deuda, pueden enfrentar cargos y penalizaciones, así como una caída en su puntaje de crédito. Además, el acreedor puede llevar al deudor a juicio por el asunto. Esto puede conducir a gravámenes.

Una de las consecuencias directas de deber dinero es que es muy probable que nuestro nombre pase a formar parte de algún archivo de morosos, como Asnef (leer qué es Asnef). Si es tu caso, en estos otros artículos te explicamos cómo saber si estoy en Asnef por internet y cómo salir de Asnef sin pagar.

Relación entre deudor y acreedor

Las relaciones informales acreedor-deudor se desarrollan entre empresas, de la misma manera que se extienden entre individuos. Las compañías pueden y a veces lo hacen, llegar a otras compañías con cortesías, gratitud, obligaciones, respeto y asistencia de muchos tipos.

Sin embargo, la característica que define las relaciones formales acreedor-deudor discutidas en este artículo es la existencia de un acuerdo (o contrato) legalmente vinculante.

Hablamos de relaciones formales en estos supuestos:

  • Los bancos que otorgan préstamos a individuos o empresas se convierten en sus acreedores en una relación formal legalmente vinculante.
  • Los comerciantes que venden bienes y servicios a crédito, o con una factura pagadera en una fecha futura, se convierten en acreedores legales de sus clientes.
  • Las empresas pueden prestar fondos a clientes u otras empresas en forma de documentos por pagar. Un documento por pagar representa una relación acreedor-deudor legalmente vinculante.
  • Cualquier compra de una parte a otra representa una relación acreedor-deudor legalmente vinculante cuando ambas partes firman un contrato legal para la venta.

Ejemplos de deudores

Las empresas que emiten bonos son quizás los deudores más conocidos. Deben proporcionar a sus tenedores de bonos pagos fijos de intereses y capital en fechas específicas y, en algunos casos, deben estar dispuestos a convertir esa deuda en capital en proporciones específicas o a pagar la deuda antes de que ocurran ciertos eventos.

Sin embargo, también se puede exigir a un deudor que realice determinadas tareas o incluso que se abstenga de realizar determinadas acciones. Cuando un deudor incumple sus obligaciones, a veces se le considera en mora.

Obligaciones del deudor

Los deudores están sujetos a obligaciones contractuales. Como tal, si no cumplen con sus obligaciones, los acreedores suelen tener derecho a recurrir a los tribunales.

Una cantidad significativa de daños a la reputación también puede ocurrir cuando una entidad, especialmente una compañía pública, no cumple con sus obligaciones. En algunos casos, incluso la especulación de que un deudor podría no cumplir con sus obligaciones puede hacer que el precio de sus acciones baje y que sea muy difícil obtener financiación u otra ayuda más adelante.

Tipos de deudores según el riesgo

Usualmente un deudor es clasificado mediante el riesgo que este mismo supone para el acreedor, es decir, se mide el tiempo estimado en el que podrá pagar la deuda, o si podrá hacerla en ultima instancia. Los bancos y agencias de seguros (o cualquier entidad de prestamos en general) utilizan esta metodología para evitar perdidas y entrar en asuntos legales más allá de sus necesidades.

En la mayoría de los países las clasificaciones se miden de la siguiente manera:

  1. Riesgo Nivel 0: Este nivel de riesgo es el menor, indica que no existe un riesgo visible en donde el deudor no pueda pagar el dinero prestado. Se hacen estudios previos para analizar la cantidad de ingresos en un tiempo determinado, también si este mismo posee un puesto de trabajo fijo, como también una calidad de crédito positiva.
  2. Riesgo Nivel 1: En este nivel se pueden apreciar algunas variaciones, en donde podemos ver que el deudor posee algunas pequeñas dificultades referentes a su ingreso neto de dinero y estabilidad económica en general, sin embargo, aún es hábil para optar por un crédito con ciertas restricciones.
  3. Riesgo Nivel 2: Este nivel de riesgo es bastante delicado, ya que los estudios en este caso señalan una estabilidad economía por parte del deudor que no se encuentra dentro de los niveles de trabajo de la agencia prestamista, es decir, no cumple los requisitos mínimos para un préstamo. Aun puede pedir un préstamo, pero propicia un riesgo de perdida de dinero bastante alta.

Acreedor: ¿quiénes son acreedores y deudores?

acreedor

Un acreedor es uno de los personajes más influyentes dentro de un proceso de transferencia de dinero, en donde ambas partes deben generar acuerdos necesarios con el fin de dar legalidad a cualquier acción financiera. Este modelo se encuentra presente en cualquier entidad de este tipo, como bancos o agencias de seguro.

A continuación, conoceremos algunos de los elementos más importantes acerca de lo que este tipo de accionistas financieros sugieren al momento de presentarse una transferencia de dinero, como sus conceptos, tipos, entre otros.

Qué es un acreedor: significado

Un acreedor es un término utilizado en la contabilidad para describir a una entidad (puede ser una persona, una organización o un organismo gubernamental) a la que se le debe dinero, ya que ha suministrado bienes o servicios a otra entidad.

A veces, esta entidad cobrará intereses sobre el dinero prestado como una forma de generar beneficios. Estos podrían ser intereses sobre el pago de préstamos bancarios o pagos de tarjetas de crédito.

Ejemplos de acreedores:

  • Acreedores comerciales: dinero que usted debe a los proveedores.
  • Préstamo de un banco o entidad.

Un acreedor, como decimos, podría ser un banco, un proveedor o una persona que ha proporcionado dinero, bienes o servicios a una empresa y espera que se le pague en una fecha acordada. En otras palabras, la empresa debe dinero a sus acreedores y los importes deben consignarse en el balance de la empresa como un pasivo corriente o como un pasivo no corriente (o a largo plazo).

Vemos que la relación entre acreedor y deudor es bastante similar a la relación que podemos apreciar entre cliente y proveedor, ya que cualquier individuo puede ser tanto un proveedor como un cliente, de tal manera que un deudor puede ser un acreedor al mismo tiempo y viceversa.

Los montos totales dirigidos a estos entes son reportados en un balance general de compañías o empresas como “pasivos”. La gran mayoría de estos montos totales son informados y clasificados en dos grupos principales: pasivos no corrientes (o también denominados a largo plazo) y pasivos corrientes.

Tipos de acreedores

Existen tres tipos diferentes de acreedores. Son los siguientes:

  • Acreedores garantizados: Una persona que tiene una hipoteca, gravamen, carga, prenda o privilegio contra un activo de la persona en bancarrota como garantía de una deuda pendiente. Este tipo de acreedor generalmente no se ve afectado por una bancarrota o propuesta.
  • Acreedores sin garantía: Estos acreedores tienen derecho a los bienes restantes después del pago de los acreedores garantizados. Muchas deudas como tarjetas de crédito, líneas de crédito personales o sobregiros caen dentro de esta categoría. A estos acreedores no se les garantiza el reembolso.
  • Acreedores Preferidos: Aunque los acreedores preferentes no están garantizados, se les paga primero. Los gastos funerarios en el caso de una persona fallecida en bancarrota son generalmente un reclamo preferido. Esto también incluye salarios no pagados, comisiones, remuneraciones de un empleado de un deudor y obligaciones de mantener a un cónyuge o a un hijo.

Veamos algunos ejemplos…

Algunos acreedores, como bancos y otros prestamistas, han prestado dinero a la compañía y requerirán que la compañía firme un pagaré por escrito por la cantidad adeudada. Cuando se requiere un pagaré, la compañía que pide prestado el dinero registrará y reportará la cantidad adeudada como Pagarés por Pagar.

Si el acreedor es un vendedor o proveedor que no requirió que la compañía firmara un pagaré, es probable que el monto adeudado sea reportado como Cuentas por Pagar o Pasivos Acumulados.

Otros acreedores incluyen a los empleados de la compañía (a los que se les deben salarios y bonificaciones), a los gobiernos (a los que se les deben impuestos) y a los clientes (que hicieron depósitos u otros pagos anticipados).

Algunos acreedores se denominan acreedores garantizados porque tienen un gravamen inscrito sobre algunos de los bienes de la empresa. Un acreedor sin un gravamen (u otro reclamo legal) sobre los activos de la compañía es un acreedor no garantizado.

Relación deudor-acreedor

Cuando se habla de deudor y acreedor se hace referencia a la relación existente entre dos personas, en la que una, el deudor, puede ser obligado a prestar servicios, dinero o bienes a la otra, el acreedor. Esta relación puede ser creada por el hecho de que el deudor no pague daños y perjuicios a la parte lesionada o no pague una multa a la comunidad; sin embargo, la relación generalmente implica que el deudor ha recibido algo del acreedor, a cambio de lo cual el deudor ha prometido hacer el pago en un momento posterior.

Si el deudor no hace el pago dentro de la fecha límite o dentro de un plazo comercialmente viable, y si los esfuerzos rutinarios de cobro de deudas resultan infructuosos, entonces un abogado puede comenzar un proceso formal de cobro. A veces es posible embargar la propiedad, los salarios o la cuenta bancaria del deudor como medio para forzar los pagos.

Qué es una letra de cambio: definición y ejemplo

Qué es una letra de cambio: definición y ejemplo

Letra de cambio: concepto: Una letra de cambio es un título de crédito o un documento mercantil que implica una obligación de pago de una cantidad de dinero una vez finalizado un plazo establecido en el mismo. En este título intervienen varias personas, físicas o jurídicas, que van desde el acreedor hasta el beneficiario, pasando por el deudor, figuras que analizaremos más en detalle a continuación.

Uno de los aspectos más interesantes de una letra de cambio es que el tomador puede transferir su derecho de cobro a un tercero, es decir, este tipo de documento puede transmitirse por endoso para conseguir liquidez a corto plazo, del mismo modo que puede hacerse con un pagaré para obtener financiación utilizando la propia actividad de la empresa. No en vano, estos títulos suelen ser fruto de una actividad comercial, como la compraventa.

Leer másQué es una letra de cambio: definición y ejemplo

Responsabilidad solidaria y subsidiaria, ¿son lo mismo?

Responsabilidad solidaria y subsidiaria

En los términos legales, financieros y mercantiles es importante hablar de responsabilidad solidaria y subsidiaria. Estos conceptos no solo hacen referencia al titular de dicha responsabilidad, sino también a terceras personas.

Además, estas responsabilidades se establecieron para que ante determinadas acciones sancionables haya quien se haga cargo de las deudas, es decir, alguien que se haga responsable de hacer frente a las mismas.

A continuación vamos a intentar explicar qué es la responsabilidad solidaria, qué es la responsabilidad subsidiaria y qué diferencias hay entre ellas.

Qué es la responsabilidad solidaria

La responsabilidad solidaria implica que, ante una deuda, existe la responsabilidad y obligación de pagarla desde el primer momento que se solicitó el préstamo.

La deuda se puede extender a distintas personas relacionadas con el deudor principal pero debe ser aceptada voluntariamente por todos los involucrados.

A diferencia de la responsabilidad subsidiaria, no es necesario que el deudor principal falle en el cumplimiento del plazo para que la deuda se traspase a los deudores terceros. Es un hecho importante y que hay que tomar en cuenta en el momento de firmar un acuerdo voluntario.

La responsabilidad solidaria tiene la función de asegurar que las decisiones que se tomarán estarán sujetas a los derechos de cada individuo.

Qué es la responsabilidad subsidiaria

La responsabilidad subsidiaria es la obligación que tiene una parte con respecto al incumplimiento de un tercero, generalmente un deudor financiero. Aunque no haya causado la falta se ve en la obligación de responder ante el perjuicio que haya ocurrido.

Al no poder recaudar al titular, se traslada la obligación a aquellos que tienen deudas que pagar con él. Esto no significa que la deuda pasa a ser de estos, aunque sí se le puede reclamar tomando en cuenta la cantidad de dinero que estuviera pendiente en ese momento del proceso legal.

En el Código Civil, la responsabilidad subsidiaria solo obliga a abonar las deudas en el caso que el deudor no quiera afrontarlas, llegando así el plazo de vencimiento de la deuda.

Poniendo un ejemplo, cuando un funcionario público no paga una indemnización por negligencia profesional sería la administración quien tiene que llevar a cabo dicha deuda. Es decir, la responsabilidad subsidiaria solo existe en el caso que el deudor principal no pague.

Sin embargo, en otros ámbitos legales, la responsabilidad subsidiaria no solo es útil para cuando estamos en una posición de deudores, sino también la podemos utilizar para una gestión de cobros efectiva, es decir, en caso de que nos deban pagar alguna deuda y que haya habido un incumplimiento del plazo acordado, podemos tomar acciones legales.

¿Se pueden efectuar las dos a la vez?

Con respecto a sus diferencias, surge la interrogante, ¿se puede efectuar la responsabilidad Solidaria y la responsabilidad Subsidiaria a la vez?

La respuesta es sí.

Pongamos un ejemplo: En un préstamo con avales, los avalistas asumen la deuda en el caso de que el deudor principal falle en su cumplimiento, es decir, tienen una responsabilidad subsidiaria. También, pueden ser responsables solidarios porque pueden llevar a cabo acciones de cobro de manera indistinta.

Préstamo participativo, ¿qué es y cuáles son sus ventajas?

prestamo participativo

Cuando un emprendedor decide constituir su propia empresa o ampliar la que ya ha formado, en muchas ocasiones necesita dinero para llevar su proyecto a buen término. La buena noticia para ellos, y quizás para ti, es que existe una opción de financiación cómoda y flexible; se trata del préstamo participativo, al que se puede acceder sin mayores inconvenientes.

Si continúas leyendo este artículo sabrás qué es un préstamo participativo, cuáles son sus características y principales ventajas.

Pero si quieres otras opciones, puede que te interese conocer las 7 alternativas a los bancos para la financiación de pymes y autónomos que encontrarás en el enlace anterior. También podría interesarte profundizar en conceptos como el crowdfunding y el crowdlending o préstamo entre particulares.

Qué es un préstamo participativo

Un préstamo participativo es un crédito especial al que pueden acceder únicamente las empresas y que tiene como característica primordial el hecho de que la entidad que otorga el préstamo (prestamista) participa de los beneficios que reciba la empresa receptora (prestatario).

A este tipo de préstamo se le considera un instrumento financiero intermedio entre el capital social y un préstamo a largo plazo.

Por lo general, los préstamos participativos se otorgan con el fin de apoyar la creación de proyectos empresariales viables encabezados por emprendedores y que estén enfocados en su crecimiento y consolidación.

Si bien en la mayoría de los casos son otorgados por instituciones públicas creadas para apoyar a los emprendedores y pequeños empresarios, también pueden ser tramitados en organismos privados de financiación.

Características del préstamo participativo

A continuación destacamos tres de las principales características de un préstamo participativo.

  • Interés fijo: Cuando se formaliza el contrato de préstamo, la entidad prestamista establece una tasa de interés fijo con el fin de cubrir la inflación o el coste de oportunidad; y el cual no depende del funcionamiento ni los resultados de la empresa. No obstante, el valor de este interés es considerado simbólico porque la ganancias del prestamista dependerán de los resultados de la empresa.
  • Interés variable: Esta tasa de interés se relaciona con el funcionamiento y evolución de la empresa (por lo tanto no siempre es el mismo) pero viene acompañado de valores mínimos y máximos. De acuerdo con el reglamento que regula los préstamos participativos, como criterio para determinar la evolución de la empresa se puede tomar el beneficio neto, el volumen de negocio, el patrimonio total o cualquier otro que libremente acuerden ambas partes.
  • Amortización anticipada: Los préstamos participativos únicamente pueden ser amortizados de forma anticipada si la amortización se compensa con una ampliación de capital cuyo importe sea similar al del préstamo. De igual manera, cuando se establece el contrato las partes convienen una clausula penalizadora para aquellos casos en los que se produzca una amortización anticipada.

Principales ventajas

Destaquemos ahora algunas de las ventajas de los préstamos participativos por encima de otros tipos de créditos.

  • Aunque el préstamo participativo debe acordarse por escrito no es obligatorio presentarlo en notaría, en consecuencia, no hace falta perder tiempo ni dinero en trámites burocráticos.
  • No se necesitan gran cantidad de requisitos, en ocasiones solo es necesario un informe donde se presente la empresa y sus planes de crecimiento.
  • La devolución del dinero prestado depende de los resultados de la empresa que lo ha recibido.
  • Largos períodos de carencia y amortización. Por poner solo un ejemplo, algunas entidades de financiación conceden 7 años de carencia.

Con esta información ya debes tener claro qué es un préstamo participativo y por qué son cada vez más los emprendedores que acuden a ellos para llevar adelante sus negocios. Si decides solicitar uno en España puedes hacerlo a través de la Empresa Nacional de Innovación (ENISA) o de alguna otra entidad pública o privada del país.

Diferencia entre leasing y renting

Diferencia entre leasing y renting

Supongamos que estás pensando montar una panadería y no tienes el dinero suficiente para comprar la maquinaria y seguir adelante con tu proyecto. Posiblemente pienses en pedir un préstamo o crédito a tu banco o buscar otras alternativas de financiación, como el crowdfunding o el crowdlending.

Pero como veremos en este artículo, hay dos productos financieros que también te será útiles en este caso, hablamos del leasing y del renting. Estos términos, aunque parezcan muy similares, tienen notables diferencias y de esas diferencias es precisamente de lo que vamos a hablar.

A continuación profundizaremos en la diferencia entre leasing y renting después de definir ambos conceptos y de desgranar todas sus ventajas y beneficios para las empresas y los profesionales autónomos.

Significado de leasing

El leasing, también conocido como arrendamiento financiero, es un contrato mediante el cual una empresa hace la compra de un producto para su cliente, quien podrá disfrutarlo siempre y cuando cancele una serie de cuotas periódicas establecidas en un contrato.

Los bienes comprados comienzan siendo propiedad de la entidad que los adquirió y una vez que el cliente ha cancelado todo el importe, tiene la opción de comprar el bien que ha sido liberado.

No obstante, la compra no es la única operación posible en este caso, pues también se permite al cliente devolver el bien o alargar el contrato, sin necesidad de realizar la compra.

Renting: definición

Muy parecido al leasing es el renting, que consiste en la compra por parte de una empresa de determinado bien y que el cliente debe pagar en cuotas, pero también debe hacerse cargo de todos los gastos derivados del bien. Además, cuando el contrato finalice, el producto sigue siendo propiedad de la entidad compradora, pues no existe la opción a compra, pero sí las de devolver el bien o prorrogar el contrato.

Diferencias entre leasing y renting

A simple vista, leasing y renting son prácticamente lo mismo, pero si leíste las definciones anteriores pudiste ver que se diferencian en que uno (leasing) da la opción de comprar el bien, mientras que el otro (renting) no lo permite.
Sin embargo, aunque esta es la diferencia más notable, no es la única, aquí tienes algunas más.

Los contratos de leasing tienen un lapso de tiempo de mínimo 2 años y no permiten ser cancelado ante del plazo estipulado, mientras que los contratos de renting van desde 1 hasta 5 años.

Debido a que el leasing se enfoca en usar el bien en actividades económicas, va dirigido a empresarios y autónomos, mientras que los contratos de renting puede realizarlos cualquier persona, sin darle importancia al uso estipulado para el bien adquirido.

Por otro lado, en el leasing las cuotas tienden a ser bajas porque en este tipo de contratos no se toman en cuenta aspectos como el mantenimiento o reparación del bien, algo que sí sucede en el renting, lo que hace que como consecuencia las cuotas sean más altas. De hecho, no solo se contemplan costes por mantenimiento, sino también el pago de impuestos, seguro obligatorio y otros que en el contrato hayan sido acordados por las partes.

Ahora ya conoces las principales diferencia entre leasing y renting, por lo que estás preparado para solicitar el tipo de contrato que mejor se adapte a tus necesidades y circunstancias.

Calcular TAE de forma rápida y sencilla con esta fórmula

calcular tae

La Tasa Anual Equivalente o Tasa Anual Efectiva (TAE) es un término muy usado en el ámbito financiero pero un poco difícil de comprender para la mayoría de las personas. Para ayudarte a entender su significado y cómo calcular la TAE de forma rápida y sencilla, hemos preparado este artículo, así que continúa leyendo.

Qué es la TAE y para qué sirve

Las siglas TAE significan Tasa Anual Equivalente o Tasa Anual Efectiva y se refiere al costo o rendimiento anual de un producto financiero incluyendo los gastos y comisiones además de la compensación recibe el propietario del dinero por cederlo de forma temporal.

La TAE es utilizada como tipo de interés que permite igualar varios tipos y condiciones de operaciones de los distintos tipos de productos financieros, cuando existen distintos períodos de liquidación, gastos y comisiones, entre otros factores.

Calcular la TAE

En el cálculo de la TAE se toman en cuenta varios elementos: tipo de interés nominal de la operación, frecuencia de los pagos, comisiones bancarias y otros gastos o ingresos.

Fórmula para calcular la TAE

La forma más rápida y sencilla para calcular la TAE de un producto financiero es aplicar la siguiente fórmula matemática normalizada:

calcular tae formula

¿Qué representan las variables de esta fórmula?

  • r: tipo de interés nominal expresado en tanto por uno.
  • f: frecuencia de pagos/cobros de los plazos, entendiéndose que será 1 si el tipo es anual, 2 si es semestral, 3 en caso de ser cuatrimestral, 4 trimestral, 6 si es bimestral y 12 si es mensual.

Entonces, si vamos a aplicar esta fórmula de forma manual, debemos seguir estos pasos:

  1. Dividir el tipo de interés nominal entre la frecuencia de pagos/cobros (colocando el número correspondiente de acuerdo a lo mostrado antes).
  2. Al resultado anterior, sumarle la unidad.
  3. Elevar a la frecuencia de pagos lo obtenido en la suma.
  4. Una vez hayamos obtenido el resultado de la potencia, bastará con restarle la unidad.

Con esto, obtenemos la Tasa Anual Equivalente, un valor que debe ser expresado en porcentajes.

Ejemplo de aplicación del cálculo de la TAE

Como has podido ver, la fórmula es bastante sencilla, pero usando un ejemplo es más fácil aún entenderla. Hagamos la siguiente simulación: José va a depositar 500 euros con las siguientes condiciones ofrecidas por el banco:

  • Tipo de interés nominal: 5%
  • Frecuencia de pago: Bimestral. Esto nos indica que en la formula usaremos el número 6.

Para saber cuál es su TAE, basta con que tomemos la formula anterior e ingresemos los datos:

ejemplo calculo tae

Como resultado tendremos 0,0510533, pero llevándolo a porcentaje tendríamos TAE = 5,11% (redondeado).

Lo anterior quiere decir que José ganaría en intereses el 5,11% de 500 euros. En otras palabras tendrá 25,55€ por encima de lo depositado.

En resumen, la TAE te ayuda a tener una idea clara sobre el rendimiento que obtendrás de determinado producto financiero (o lo que tendrás que pagar en intereses si pides un préstamo o un crédito). Calcular la TAE es tan sencillo que puedes hacerlo tú mismo de la forma que te hemos mostrado en este artículo.

Los depósitos a plazo fijo más rentables en España

Los depósitos a plazo fijo más rentables en España

Un depósito a plazo fijo es un producto bancario en el cual el cliente entrega a la banca una suma de dinero por un lapso determinado de tiempo, a cambio de un pago del tipo interés sobre el capital depositado en la entidad bancaria.

Por otro lado, crédito a plazo fijo o imposición a plazo fijo (IPF) es una transacción de tipo bancario en la cual la entidad financiera, a cambio del mantenimiento de ciertas cantidades de recursos monetarios inmovilizados durante un tiempo especificado, produce una rentabilidad fija o variable, pagadera en dinero o en especie.

Características de los depósitos a plazo fijo

Los depósitos a plazo fijo son los productos bancarios de inversión ideales para aquellos inversores que tienen aversión a correr riesgos. Le permiten al inversor conseguir una buena rentabilidad sin riesgos ni exigencias de grandes compromisos, ni permanencias obligatorias. Los depósitos a un año son una de las mejores opciones a tomar.

Periodos de duración

Los depósitos a plazo fijo, como su nombre indica, tienen una fecha de vencimiento, que de común acuerdo entre la banca y el inversor se impone a este tipo de transacción bancaria, marcando así el tiempo de duración de la transacción.

Durante el período pactado no puedes retirar el dinero de la entidad financiera. Si por alguna razón necesitas disponer de tu dinero antes de la fecha de vencimiento, incurrirás en la aplicación de penalizaciones.

Planes de inversión

De forma independiente, cada entidad bancaria te ofrece una gama de planes de inversión en las modalidades de plazo fijo, que difieren dependiendo de la cantidad de dinero que estés dispuesto a invertir, el tipo de moneda, el tiempo de duración de la transacción y las tasas de interés aplicables al capital de tu inversión.

Tasas de interés

Generalmente, las tasas de interés que las entidades financieras te ofrecen se van incrementando a medida de que el tiempo de duración se alarga. Para poder comparar las diferentes ofertas de las entidades financieras, es recomendable que consultes las tablas que aparecen en el TAE (Tasa Anual de Rendimiento).

Cláusulas del contrato

Debes estar muy atento a la hora de firmar el respectivo contrato, leyendo detenidamente cada una de sus cláusulas, ya que la mayoría de las condiciones que aparecen en ellas nunca son mencionadas en los folletos publicitarios de los respectivos planes.

Depósitos a plazo fijo más rentables

Los mejores rendimientos a plazo fijo que ofrecen las entidades financieras españolas varían mucho de acuerdo al momento en que se otorgan, puesto que dependen de las situaciones financieras internas de cada una de las entidades. Normalmente, los rendimientos que se anuncian sobre este tipo de producto son sencillos de comprender, son 100% seguros y superan la rentabilidad media.

A continuación, te describimos los mejores rendimientos de los depósitos a plazo fijo en España, considerados en julio de 2018.

Depósito Sinycon a 5 años en EBN banco

Este depósito a plazo fijo ocupa el primer lugar entre los encuestados como el mejor rendimiento ofrecido por la banca española. El plan te ofrece una rentabilidad de 1,46% TAE, que es la más alta de toda España. Cabe mencionar que EBN Banco cuenta con las garantías del fondo FGD español.

Depósito a 36 meses de BFS

Este depósito a plazo fijo de BFS ocupa el segundo lugar en el ranking de depósitos bancarios españoles. Con este producto consigues una rentabilidad del 1,20% TAE. Eso sí, poder acceder a este producto de inversión debes disponer de una suma superior a los 50.000 euros.

Depósito de WiZink a 18 meses

Este depósito a plazo fijo ocupa el tercer puesto en el ranking bancario por rentabilidad. Tiene la particularidad de ser el único depósito a plazo fijo español sin vinculaciones mayores y sin la exigencia de hacer grandes inversiones.

Con en este instrumento de Wizink consigues una rentabilidad del 0,85% TAE, y puedes contratar este producto con una inversión situada entre 5.000 y 250.000 euros. Ten en cuenta, además, que este depósito tiene vinculada una cuenta de ahorros que te ofrece una rentabilidad extra del 0,30% TAE, sin límites de tiempo.

Depósitos a 6 meses de FIMBANK

El depósito a plazo fijo de FIMBANK ocupa el cuarto lugar del ranking bancario, y te ofrece una tasa de rentabilidad de 0,45% TAE. Cuenta con el respaldo del Fondo de Garantía de Depósitos de Malta, que cubre hasta el cien por ciento de tu inversión. Además, existe la posibilidad de obtener el regalo de bienvenida de Raisin.

Cómo salir del Asnef sin pagar, ¿es posible salir gratis?

como salir del asnef

Si has llegado hasta este artículo acerca de cómo salir del Asnef sin pagar es porque sabes perfectamente qué es Asnef y qué significa estar en este fichero. Damos por hecho que has comprobado que formas parte de esta lista, pero si aún tienes dudas, en este otro artículo te contamos cómo saber si estás en Asnef por Internet.

Leer másCómo salir del Asnef sin pagar, ¿es posible salir gratis?