impuestos directos e indirectos

Impuestos directos e indirectos, ¿cuáles son las diferencias?

Los impuestos son tributos que de forma obligatoria pagan las personas naturales y jurídicas al Estado y que se emplean para financiar el propio Estado, invertir en servicios públicos e infraestructuras y en el adelantamiento de planes sociales: educación, salud, cultura y otros aspectos.

No todos los impuestos son iguales. En líneas generales pueden dividirse en dos categorías: impuestos directos e indirectos. ¿Sabes a qué corresponde cada tipo? En este artículo hablaremos de ellos y sus diferencias.

Impuestos directos

Los impuestos directos son aquellos que de forma periódica deben pagarse y en cuyo cálculo se toman como base los ingresos y bienes de la persona natural o jurídica.

Por lo tanto, entre los impuestos directos figuran los que recaen sobre los beneficios empresariales, los bienes inmuebles, el patrimonio, las sucesiones, la tenencia o uso de vehículos, la tenencia de animales y la renta.

De todos los impuestos directos, el impuesto sobre la renta es probablemente uno de los más impopulares, sobre todo en países donde su cálculo es progresivo, es decir, a mayores ingresos, mayor gravamen.

Impuestos indirectos

Los impuestos indirectos son aquellos que se pagan por el uso de servicios o consumo de bienes y cuyo valor depende del costo de la mercancía en cuestión.

Entre los impuestos indirectos hallamos los aranceles aduaneros y los que gravan el consumo de productos y servicios. Además aquí se incluye el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) y los impuestos de importación. Aquí puedes profundizar más sobre los tipos de IVA.

Impuestos directos e indirectos en España

Veamos a continuación un par de listas que agrupan los principales impuestos directos e indirectos que deben pagarse en España:

Impuestos directos

  • Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF)
  • Impuesto sobre Sociedades
  • Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones
  • Impuesto sobre el Patrimonio
  • Impuesto sobre Bienes Inmuebles
  • Impuesto sobre Actividades Económicas
  • Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica
  • Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana

Impuestos indirectos

  • Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA): actualmente existen tres tipos de IVA: el general (21%) aplicado a la mayoría de productos y servicios; el reducido (10%) relacionado con productos alimenticios, farmacéuticos, agua y compra de viviendas; y por último el IVA superreducido (4% que únicamente se aplica a bienes y servicios de primera necesidad).
  • Impuesto sobre transmisiones patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITP)
  • Impuestos especiales: aplicados a la compra de ciertos productos como el alcohol y el tabaco
  • Renta de Aduanas (importaciones)

Diferencias entre impuestos directos e indirectos

La diferencia más clara entre los impuestos directos y los indirectos tiene que ver con lo que grava cada uno. De esta manera los primeros (directos) gravan el patrimonio de la persona o empresa (lo que posee) y los segundos (indirectos) gravan el uso que se le da al patrimonio (consumo).

Además, también existe diferencia en quién debe pagar cada tipo de impuesto. De esta manera, los directos son obligación de todos los trabajadores y empresas que hacen vida en el país, mientras que los indirectos deben ser pagados por todos los consumidores, sean estos o no trabajadores. Un ejemplo de esto último es el pago del IVA, que obligatoriamente se carga en las facturas de compra al adquirir algún producto o servicio.

Ahora que conoces qué y cuáles son los impuestos directos e indirectos, estás listo para rendir cuentas ante Hacienda sin ningún inconveniente. Recuerda que sin importar el tipo de impuesto, su pago es obligatorio.

Deja un comentario