¿Cuál es el salario mínimo en España?

salario mínimo en España

El salario mínimo en España es llamado oficialmente Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y cada año lo establece el Gobierno de España, siendo el primero de enero la fecha en que –por lo general– entra en vigencia.

Esta retribución es la mínima que pueden recibir los trabajadores por una jornada legal de trabajo y su incremento está estrechamente relacionado con la productividad media nacional, el IPC, entre otros.

Para calcular el SMI diario, se debe dividir la cantidad completa mensual entre 30, y para el anual se multiplica el total mensual por 14 (12 pagas más las extras). Sin embargo, en el caso de las personas que reciben 12 pagas al año en vez de 14, se calcula prorrateándolas.

En las próximas líneas te explicaremos cuánto es el sueldo mínimo en España y su evolución en los últimos años.

El Salario Mínimo en 2020

En la actualidad, el Salario Mínimo Interprofesional está fijado en 900 € al mes, pero al estar dividido en 14 pagas anuales (un total de 12.600 € al año), el ingreso mensual es de 1.050 € al mes. Con respecto a 2018, aumentó un 22,3%, el mayor alza desde 1977. Para los temporeros, el salario mínimo es de 42,62 euros al día y para los empleados del hogar, de 7,04 euros por hora.

SMI ACTUALIZADO 22 DE ENERO DE 2020

Este miércoles 22 de enero, la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha llegado a un acuerdo con los representantes de la patronal y los sindicatos para subir el Salario Mínimo Interprofesional a 950 euros mensuales, aplicable desde el 1 de enero.

Esta subida a 950 euros al mes supone un incremento del 5,53% respecto a 2019, lo que sitúa el salario mínimo diario en 31,66 €/día.

En España, el SMI está dividido en 14 pagas. De esta manera, el salario mínimo anual se sitúa en 13.300 euros. Los trabajadores que reciban las pagas prorrateadas en 12 meses empezarán a cobrar 1.108 euros mensuales (en 2019 era de 1.050 €/mes).

En el caso de los contratos de formación, el primer año se dedica un 75% del tiempo a trabajo efectivo, mientras que un 25% se dedica a formación. En el segundo año y tercer año el equilibrio es de 85% trabajo y 15% formación. De esta forma el SMI para el personal con contrato de formación asciende a 712,5 €/mes el primer año y 817 €/mes el segundo y tercer año.

Evolución del Salario Mínimo Interprofesional en España

El SMI suele ser aumentado anualmente, sin embargo, ha habido años en los que se ha mantenido la misma cifra. También hay ejercicios en los que se ha incrementado más de una vez en 365 días. A continuación, presentamos cómo han evolucionado las cantidades desde 1999 (prorrateadas en 12 pagas), cuando la moneda nacional dejó de ser la Peseta para cambiar al Euro.

  • 1999: 485,7 €
  • 2000: 495,6 €
  • 2001: 505,7 €
  • 2002: 515,9 €
  • 2003: 526,4 €
  • 2004: 537,3 € y 572,6 €
  • 2005: 598,5 €
  • 2006: 631,1 €
  • 2007: 665,7 €
  • 2008: 700,0 €
  • 2009: 728,0 €
  • 2010: 738,9 €
  • 2011 y 2012: 748,3 €
  • 2013 y 2014: 752,9 €
  • 2015: 756,7 €
  • 2016: 764,4 €
  • 2017: 825,7 €
  • 2018: 858,6 €
  • 2019: 1.050 €
  • 2020: 1.108 €

Consecuencias reales del incremento del SMI

Como explican muchos detractores, un salario mínimo muy alto podría ser un obstáculo para ingresar en el mercado laboral, debido a que muchas empresas no cuentan con la capacidad de pagar no solo el coste del salario por trabajador, sino los salarios reales, es decir, el SMI más los gastos de prestaciones, beneficios, entre otros, para un volumen de empleados más alto.

Sin embargo, defensores del aumento del SMI alegan que este incremento ayudaría a incentivar a los trabajadores -que verían mejorar su situación económica- y a los desempleados a que busquen empleo. Asimismo, coinciden en que el incremento aminora las tasas de pobreza entre la población activa, mejorando su capacidad adquisitiva. Por otro lado, los costes e ingresos para la Seguridad Social surgirán de cotizaciones sociales a 33,22 millones por cada punto de subida del Salario Mínimo Interprofesional.

¿Cuánto les cuesta a las empresas los salarios “reales”?

El salario “real” es la cifra total que debe pagar una empresa por la contratación de un trabajador. En España, el ingreso de SMI vigente es de 12.600 € anuales para cada trabajador, pero las compañías deben abonar alrededor de un 30% más por cada uno en concepto de Seguridad Social, es decir, 1.365 € por paga o casi 16.400 € anuales por cada trabajador que percibe SMI, sumando las cotizaciones empresariales.

Esto podría influir directamente en la decisión de contratar o no a un empleado, y en casos muy extremos, podría llevar a las compañías que no puedan con el gasto a buscar alternativas en lo que refiere a la contratación.

Leer más¿Cuál es el salario mínimo en España?

Categorías profesionales: todo lo que debes saber

categorias profesionales

Desde la reforma laboral del año 2012, el concepto de categorías profesionales ha sido sustituido por el de grupos profesionales, pero a pesar de eso aún son muchas las personas que hacen referencia a ellas. Por eso sigue persistiendo la duda de qué son esas categorías y para que se sirven.

Por eso, en este artículo detallamos toda la información sobre las categorías profesionales, qué son, para qué sirven y cómo se relacionan con el nuevo término.

Qué son las categorías profesionales

Las categorías profesionales (un concepto actualmente sin valor legal) clasificaban a los trabajadores de acuerdo a su título profesional, sus aptitudes laborales, idiomas hablados y habilidades especiales, sin prestar atención al puesto ocupado.

De acuerdo a la categoría profesional en la que estuviera agrupado el trabajador se determinaría su remuneración económica.

Cuántas categorías profesionales existían

Cuando se hablaba de categorías profesionales se hacía alusión a 5 grupos:

Grupo I

  • Titulado Superior Gabinete de Prensa
  • Titulado de Grado Superior
  • Titulado Superior de Deportes
  • Titulado superior de Servicios
  • Técnicos de Apoyo a la Docencia e Investigación del Servicio General de Investigación
  • Titulado Superior de Administración

Grupo II

  • Titulado de Grado Medio de Servicios Técnicos de Apoyo a la Investigación y a la Docencia (Servicio General de Investigación)
  • Titulado de Grado Medio de Deportes
  • Técnico de Grado Medio de Oficina de Prensa
  • Titulado de Grado Medio

Grupo III

  • Encargado de Equipo
  • Conductor Mecánico
  • Técnico Especialista de Servicios Técnicos de Obras, Equipamiento y Mantenimiento
  • Técnico Especialista de Laboratorio de Centros o Departamentos
  • Coordinador de Servicios
  • Técnico Especialista de Administración
  • Técnico Especialista en Reprografía y Publicaciones
  • Técnico Especialista en Hostelería
  • Técnico Especialista de Deportes
  • Técnico Especialista de la Oficina de Prensa e Información
  • Intérprete-Informador
  • Delineante
  • Técnico Especialista de Almacén
  • Técnico Especialista de Biblioteca, Archivo y Museo
  • Técnico Especialista de Medios Audiovisuales

Grupo IV

  • Técnico Auxiliar de Laboratorio
  • Técnico Auxiliar Reprografía y Publicaciones
  • Almacenero
  • Técnico Auxiliar de Instalaciones Deportivas
  • Técnico Auxiliar de Servicios Técnicos de Obras, Equipamiento y Mantenimiento
  • Técnico Auxiliar de Hostelería
  • Técnico Auxiliar de Seguridad
  • Telefonista
  • Técnico Auxiliar de Administración
  • Modelo en vivo
  • Técnico Auxiliar de Biblioteca, Archivos y Museos
  • Motorista

Grupo V

  • Ayudante de Servicios de Conserjería
  • Ayudante de Oficio de Servicios Técnicos de Obras, Equipamiento y Mantenimiento
  • Ayudante de Servicios de Limpieza

Para qué sirven las categorías profesionales

Hasta la reforma laboral de 2012 las categorías profesionales se utilizaban como un indicativo del sueldo que percibiría el trabajador independientemente del cargo que ocupase. Por ejemplo, si una persona con título de Ingeniero ocupaba en una empresa el puesto de mensajero, percibiría una remuneración similar a la de un ingeniero que realizara las labores pertinentes a su área de formación.

Además, con las categorías profesionales se determinaba el porcentaje de cotización en la seguridad social, o si se gozaba de beneficios como compensaciones extras, bonificaciones y otros.

Qué son los grupos profesionales

Los grupos profesionales fueron creados para sustituir a las categorías y para clasificar a los trabajadores de acuerdo al cargo desempeñado, las tareas y las características del puesto y no al título universitario o técnico que posean ni sus aptitudes.

Si volvemos al caso mencionado antes, un ingeniero que ocupe el puesto de mensajero estará clasificado en el grupo profesional correspondiente a su trabajo, es decir, aquel donde se incluya la labor de mensajero.

Para qué sirven los grupos profesionales

Tal como ocurría con las categorías profesionales, los grupos se utilizan para determinar el sueldo del trabajador, las funciones inherentes al cargo y la base mínima y máxima para la cotización -en este punto merece la pena ampliar la información acerca de los grupos de cotización-.

En resumen, las categorías profesionales utilizadas antes de la reforma laboral del año 2012 se enfocaban en el trabajador, sus conocimientos y habilidades, pero al ser sustituidas por los grupos profesionales, ahora la atención se pone en el puesto de trabajo que se desempeñe sin importar la formación del trabajador.

Ambos concepto, categoría y grupo profesional; se emplean para lo mismo: determinar las tablas salariales, porcentajes de cotización y la especificación de tareas o funciones para cada cargo.

Grupos de cotización y categorías profesionales

Como hemos visto a lo largo de este artículo, el concepto de categorías profesionales fue sustituido por el de grupos profesionales, que se acerca mucho más a la realidad del trabajador. Sin embargo, debemos poner en liza un tercer concepto, el de grupo de cotización.

Según la Seguridad Social, los grupos de cotización son “las categorías o grupos profesionales que le corresponden al trabajador de acuerdo con la actividad o puesto de trabajo que desempeña, atendiendo a criterios establecidos en el convenio colectivo de aplicación en la empresa”. En la actualidad, los grupos de cotización son 11.

¿Cuál es el sueldo mínimo en Argentina en 2020?

sueldo minimo en Argentina

El sueldo mínimo en Argentina o sueldo básico en Argentina es llamado Salario Mínimo, Vital y Móvil (SMVM) y es la mínima remuneración que reciben en efectivo los trabajadores de la República Argentina, mayores de dieciocho (18) años de edad, según la Ley de Contrato de Trabajo (LCT) –entre sus artículos 116 y 120– para cubrir los costos de alimentación, salud, educación, transporte, indumentaria, recreación, vacaciones y previsión social.

En enero de 2018, el SMVM se estableció en $9.500 pesos argentinos, aunque desde hace un par de años ha tendido a aumentar entre dos y tres veces al año. En diciembre la cantidad se situó en 11.300 pesos argentinos, una cifra que ha seguido subiendo en diferentes tramos en 2019 hasta alcanzar los 12.500 pesos en el mes de marzo de 2019.

En septiembre de 2019, el gobierno de la nación decidió aumentar el sueldo mínimo hasta los 16.875 pesos para paliar en cierta medida la caída del valor de la moneda, que ha afectado de manera notable el poder adquisitivo de los argentinos en vísperas de las elecciones generales.

También existe el SMVM jornalizado, que se sitúa en $70,62. Esta remuneración corresponde a los trabajadores que cumplen funciones durante siete (7) horas al día y cuyo salario es una retribución por jornada o reunión de trabajo.

Por otro lado, hasta 2016 el Salario Mínimo, Vital y Móvil de Argentina había sido el más alto de la región, sin embargo, hoy en día descendió al cuarto lugar aunque aún se mantiene entre las mejores opciones de Latinoamérica.

¿Quién establece el salario mínimo en Argentina?

Desde el 2004 y de manera paulatina, el incremento en el salario mínimo de Argentina ha estado a cargo del Consejo Nacional del Salario Mínimo, Vital y Móvil o simplemente Consejo del Salario, una entidad creada para tal objetivo e integrada por funcionarios del Ministerio de Trabajo de la Nación, organizaciones sindicales y Cámaras Empresariales.

¿Con qué frecuencia se actualiza el SMVM en Argentina?

Cada año varía, pero la media es dos veces por año. El Consejo del Salario se reúne anualmente entre mayo y septiembre para determinar el incremento porcentual del Salario Mínimo, Vital y Móvil, la cantidad de cuotas y los meses en los que será llevado a cabo.

A continuación, presentamos la periodicidad con la que se han hecho los incrementos en el SMVM en Argentina desde hace una década:

  • 2008: enero, agosto y diciembre
  • 2009: enero, agosto y octubre
  • 2010: enero y agosto
  • 2011: enero y septiembre
  • 2012: enero y septiembre
  • 2013: enero, febrero y agosto
  • 2014: enero y septiembre
  • 2015: enero y agosto
  • 2016: enero, junio y septiembre
  • 2017: enero y julio
  • 2018: enero, julio y diciembre
  • 2019: marzo
  • 2019: septiembre

¿Son lo mismo el SMVM y el Salario Mínimo Garantizado?

No, mientras que el primero lo establece el Consejo del Salario cada año, el Salario Mínimo Garantizado es determinado por consenso colectivo entre empresarios y trabajadores de un sector en específico. En otros países como España, el Salario Mínimo Interprofesional lo fija del propio gobierno.

¿Cómo influye el precio del dólar americano en el sueldo mínimo en Argentina?

A comienzos de 2018, en Argentina se cotizaban $18,65 pesos por dólar y el SMVM vigente era equivalente a 509,3 dólares. Sin embargo, en la primera semana de mayo, el dólar aumentó a $23,30 y esa misma remuneración representaba 407,72 dólares, es decir, poco más de 100 dólares por debajo.

Por su parte, la inflación es una de las consecuencias que puede suceder al incremento del dólar, y aunque el gobierno argentino tiene como meta cerrar el año con un 15% de inflación acumulada, el informe Resultados del Relevamiento de Expectativas de Mercado del Banco Central de la República de Argentina (BCRA) de cierre del primer cuatrimestre de 2018, pronosticó una inflación de 18,2% para los próximos 12 meses.

Consecuencias del aumento salarial

En teoría, el aumento del salario mínimo en cualquier nación busca mejorar el sector de los más desprotegidos, pero a fines prácticos no siempre es beneficioso para el progreso. En su éxito influyen tanto los efectos de las tasas inflacionarias como el alto nivel de desempleo.

Por otro lado, es necesario que los gobiernos tomen medidas de política económica para acertar con los aumentos salariales, como mantener a raya las tasas de inflación o llevar a un nivel menos preocupante los índices de desempleo. Solo de esa manera es posible percibir un ingreso digno para conseguir bienestar. En el caso de Argentina, el SMVM retrocedió un 34,8% en comparación con los dos años anteriores, lo que quiere decir que el argentino bajó su poder adquisitivo en esa medida porcentual.

En cifras exactas, al cierre de noviembre de hace tres años, el SMVM en Argentina era de 589 dólares, el mayor de la región. Le seguían Ecuador, Chile, Uruguay, Paraguay y Bolivia, entre otros, mientras que los últimos en la lista eran Brasil y Venezuela.

Aunque Argentina aún no tiene cifras descendientes alarmantes como es el caso del país presidido por Nicolás Maduro, es un hecho que la caída del SMVM no ha sido del todo paulatina, puesto que los indicadores evidencian que un 27% de la misma ha ocurrido dentro de un lapso de cinco meses de 2018.

Otros sueldos mínimos…

Tipos de IVA: tipos impositivos que existen en España

tipos de IVA

Hoy vamos a hablar de un tema que afecta a todos los ciudadanos en general y de manera muy especial a los autónomos y emprendedores: los impuestos, en concreto de los tipos de IVA que existen. En este artículo vamos a explicar qué es el IVA y cuáles son los tipos impositivos de IVA vigentes a día de hoy en España. A los emprendedores también les aconsejamos leer nuestro artículo sobre el IVA deducible y no deducible. Y a los comerciantes minoristas, nuestro artículo sobre el recargo de equivalencia.

El IVA, cuyas siglas hacen referencia a Impuesto sobre el Valor Añadido, grava el consumo en su término más amplio, ya que afecta tanto a la compra de productos como a la contratación de servicios. El IVA, además, es un impuesto de tipo indirecto. Esto quiere decir que este gravamen se aplica una sola vez en el momento de la adquisición, y afecta tanto a personas físicas como jurídicas.

A diferencia del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, el IVA no varía en función de los ingresos del individuo, sino que lo hace en función del tipo de producto adquirido. El porcentaje del gravamen viene establecido por la Agencia Tributaria en función de los tres tipos impositivos vigentes en la actualidad en España. Estos tres tipos, como veremos más adelante en profundidad, son IVA general, IVA reducido e IVA superreducido. Según el tipo aplicado, el impuesto puede oscilar entre el 4 y el 21%.

Tipos de IVA en España

Como venimos diciendo, el tipo de IVA aplicado varía en función del producto adquirido o el servicio contratado. Por lo general, en España se graba la compra de bienes y servicios, las adquisiciones intracomunitarias y las importaciones. Sin embargo, como veremos a continuación, el tipo impositivo difiere de manera importante según el bien adquirido o contratado.

En la actualidad, en España existen tres tipos del IVA, cuya cuantía es idéntica tanto para profesionales como para personas físicas y jurídicas.

IVA general

El IVA general, como su nombre indica, es el más extendido y utilizado. Se aplica por defecto a la mayoría de los productos y servicios. Esto incluye moda, decoración, electrónica y electrodomésticos, vehículos… Y casi cualquier servicio profesional que no esté incluido en las categorías de IVA reducido, IVA superreducido o exento de IVA. Desde el 1 de septiembre de 2012, el tipo general del IVA es del 21%.

IVA reducido

Por su parte, el IVA reducido grava aquellos productos que podemos entender cómo de mayor necesidad. En este apartado se incluyen los alimentos, el agua, la compra de viviendas nuevas, la adquisición de productos farmacéuticos (no medicamentos), la compra de productos profesionales para uso agrícola forestal y ganadero así como algunos servicios tales como la asistencia a ferias, museos y exposiciones.

Este tipo de IVA reducido también es aplicable al transporte de viajeros, a los servicios de hostelería, bares y restaurantes, balnearios y suministro de comidas y bebidas, a los servicios de limpieza de vías públicas, a los servicios de recogida, saneamiento, transporte, valorizacion o destrucción de residuos, las obras de reparación de viviendas, los espectáculos deportivos de carácter aficionado, o los arrendamientos con opción de compra de viviendas.

El IVA reducido en España grava estos productos y servicios con el 10%.

IVA superreducido

Por último, el IVA superreducido grava con el 4% los productos de primera necesidad. Aquí se incluyen productos como el pan, la leche, el queso, los huevos, la fruta, las verduras y hortalizas, las legumbres y tubérculos, los medicamentos para uso humano, los vehículos para minusválidos, las sillas de ruedas y el transporte colectivo de minusválidos, las prótesis e implantes, las viviendas de protección oficial y los libros, revistas y periódicos.

Al margen de estos productos, el IVA superreducido también se aplica a servicios como la reparación de vehículos para personas con movilidad reducida, los alquileres con opción a compra de viviendas de protección oficial o los servicios de teleasistencia, ayuda a domicilio y los centros de día y de noche.

Productos exentos de IVA

Al margen de estos tres tipos impositivos de IVA, existen productos y servicios que están exentos de pagar este impuesto. A este respecto cabe señalar que estos servicios o productos están realmente sujetos a la aplicación del IVA, pero Hacienda ha decidido eliminar su pago por su importancia para las personas o la comunidad, ya que la mayoría de los supuestos tienen que ver con asuntos relacionados con la salud, la cultura, la ayuda humanitaria o la educación.

Aquí podemos hablar de los siguientes supuestos:

  • Los servicios postales realizados por Correos.
  • Algunos aspectos del sector de la sanidad, como clínicas, laboratorios y centros de hospitalización.
  • La enseñanza en centros públicos o privados autorizados, así como las clases particulares impartidas por personas físicas sobre las materias incluidas en los planes de estudios del sistema educativo.
  • La asistencia a personas físicas por parte de los profesionales médicos o de los servicios sanitarios.
  • Los servicios profesionales realizados por artistas, escritores y colaboradores literarios y gráficos.
  • Las operaciones y la prestación de servicios relacionados con los seguros, los reaseguros y la capitalización.
  • Los servicios de mediación realizados durante las operaciones financieras.
  • Las entregas de terrenos rústicos y, en algunos casos, su arrendamiento.
  • La entrega de bienes a otros Estados miembros de la Unión Europea.
  • Las actividades sociales y culturales realizadas por asociaciones sin ánimo de lucro.

Software de gestión comercial, la mejor herramienta para vender más

software de gestion comercial

Si sientes que tu empresa no consigue vender lo suficiente y que, además, pierde peso en el mercado debido al aumento del número de competidores, controlar la gestión comercial es una de las acciones que debes implementar para recuperar terreno.

Leer másSoftware de gestión comercial, la mejor herramienta para vender más