Acreedor: ¿quiénes son acreedores y deudores?

acreedor

Un acreedor es uno de los personajes más influyentes dentro de un proceso de transferencia de dinero, en donde ambas partes deben generar acuerdos necesarios con el fin de dar legalidad a cualquier acción financiera. Este modelo se encuentra presente en cualquier entidad de este tipo, como bancos o agencias de seguro.

A continuación, conoceremos algunos de los elementos más importantes acerca de lo que este tipo de accionistas financieros sugieren al momento de presentarse una transferencia de dinero, como sus conceptos, tipos, entre otros.

Qué es un acreedor: significado

Un acreedor es un término utilizado en la contabilidad para describir a una entidad (puede ser una persona, una organización o un organismo gubernamental) a la que se le debe dinero, ya que ha suministrado bienes o servicios a otra entidad.

A veces, esta entidad cobrará intereses sobre el dinero prestado como una forma de generar beneficios. Estos podrían ser intereses sobre el pago de préstamos bancarios o pagos de tarjetas de crédito.

Ejemplos de acreedores:

  • Acreedores comerciales: dinero que usted debe a los proveedores.
  • Préstamo de un banco o entidad.

Un acreedor, como decimos, podría ser un banco, un proveedor o una persona que ha proporcionado dinero, bienes o servicios a una empresa y espera que se le pague en una fecha acordada. En otras palabras, la empresa debe dinero a sus acreedores y los importes deben consignarse en el balance de la empresa como un pasivo corriente o como un pasivo no corriente (o a largo plazo).

Vemos que la relación entre acreedor y deudor es bastante similar a la relación que podemos apreciar entre cliente y proveedor, ya que cualquier individuo puede ser tanto un proveedor como un cliente, de tal manera que un deudor puede ser un acreedor al mismo tiempo y viceversa.

Los montos totales dirigidos a estos entes son reportados en un balance general de compañías o empresas como “pasivos”. La gran mayoría de estos montos totales son informados y clasificados en dos grupos principales: pasivos no corrientes (o también denominados a largo plazo) y pasivos corrientes.

Tipos de acreedores

Existen tres tipos diferentes de acreedores. Son los siguientes:

  • Acreedores garantizados: Una persona que tiene una hipoteca, gravamen, carga, prenda o privilegio contra un activo de la persona en bancarrota como garantía de una deuda pendiente. Este tipo de acreedor generalmente no se ve afectado por una bancarrota o propuesta.
  • Acreedores sin garantía: Estos acreedores tienen derecho a los bienes restantes después del pago de los acreedores garantizados. Muchas deudas como tarjetas de crédito, líneas de crédito personales o sobregiros caen dentro de esta categoría. A estos acreedores no se les garantiza el reembolso.
  • Acreedores Preferidos: Aunque los acreedores preferentes no están garantizados, se les paga primero. Los gastos funerarios en el caso de una persona fallecida en bancarrota son generalmente un reclamo preferido. Esto también incluye salarios no pagados, comisiones, remuneraciones de un empleado de un deudor y obligaciones de mantener a un cónyuge o a un hijo.

Veamos algunos ejemplos…

Algunos acreedores, como bancos y otros prestamistas, han prestado dinero a la compañía y requerirán que la compañía firme un pagaré por escrito por la cantidad adeudada. Cuando se requiere un pagaré, la compañía que pide prestado el dinero registrará y reportará la cantidad adeudada como Pagarés por Pagar.

Si el acreedor es un vendedor o proveedor que no requirió que la compañía firmara un pagaré, es probable que el monto adeudado sea reportado como Cuentas por Pagar o Pasivos Acumulados.

Otros acreedores incluyen a los empleados de la compañía (a los que se les deben salarios y bonificaciones), a los gobiernos (a los que se les deben impuestos) y a los clientes (que hicieron depósitos u otros pagos anticipados).

Algunos acreedores se denominan acreedores garantizados porque tienen un gravamen inscrito sobre algunos de los bienes de la empresa. Un acreedor sin un gravamen (u otro reclamo legal) sobre los activos de la compañía es un acreedor no garantizado.

Relación deudor-acreedor

Cuando se habla de deudor y acreedor se hace referencia a la relación existente entre dos personas, en la que una, el deudor, puede ser obligado a prestar servicios, dinero o bienes a la otra, el acreedor. Esta relación puede ser creada por el hecho de que el deudor no pague daños y perjuicios a la parte lesionada o no pague una multa a la comunidad; sin embargo, la relación generalmente implica que el deudor ha recibido algo del acreedor, a cambio de lo cual el deudor ha prometido hacer el pago en un momento posterior.

Si el deudor no hace el pago dentro de la fecha límite o dentro de un plazo comercialmente viable, y si los esfuerzos rutinarios de cobro de deudas resultan infructuosos, entonces un abogado puede comenzar un proceso formal de cobro. A veces es posible embargar la propiedad, los salarios o la cuenta bancaria del deudor como medio para forzar los pagos.

Pagaré en blanco: ¿Te pueden timar? ¿Es legal y seguro?

pagaré en blanco

Existen varios métodos para “asegurar” un pago o prometer el abono de una cantidad a tus clientes. Uno de los más empleados es el denominado pagaré y posee, en sí mismo, variadas tipologías de presentación: pagaré nominativo, pagaré a la orden/no a la orden, pagaré a la vista, pagaré al portador, pagaré cruzado, pagaré en blanco, pagaré con o sin recurso

En general, un pagaré supone la promesa de un deudor o suscriptor, de pagarle a otra persona, que puede ser llamado beneficiario o acreedor. El monto a cancelar y la fecha se estipulan bajo previo acuerdo y deben quedar registrados en el contrato.

Aunque las políticas económicas de cada país pueden variar, la legalidad del pagaré estará determinada por la presencia de:

  • El enunciado que identifique el documento como un pagaré.
  • La suma a cancelar y la fecha determinada para hacerlo.
  • Fecha y ubicación al momento de la redacción del documento.
  • El compromiso de pago.
  • Identificación de la persona natural o jurídica a quien se le prometerá el pago.
  • La firma del deudor o del autorizado para firmar en su nombre.

Aunque estos puntos suelen ser genéricos para todos los tipos de pagaré, es posible encontrarnos con modelos que se salten algunos de ellos. Por lo cual, es conveniente que, antes de aceptar esta opción de pago, verifique los puntos antes mencionados.

¿Qué es un pagaré en blanco?

Este modelo de pagaré se caracteriza por dejar espacios en blanco en el momento de su emisión, los cuales serán completados más adelante. Por ende, un pagaré en blanco dependerá de la confirmación de todos los datos para finalizar su llenado.

Al momento de su emisión, el pagaré contará con aspectos sin cubrir. Esto podría restarle validez, sin embargo, la máxima prioridad de este documento es que se encuentre completo antes de su vencimiento.

Este tipo de pagaré suele aplicarse entre personas de gran confianza; en estos casos, se espera que el contrato contenga, al menos, la estructura requerida. Que contenga la identificación de ser un pagaré y los espacios reservados para fijar, posteriormente, los datos necesarios.

La utilidad de cualquier pagaré está determinada por su propiedad de dar garantía al cumplimiento de un pago que, por cualquier motivo, no se realizó al inicio del proceso de compra y venta. Actividades como la aplicación de préstamos financieros, pagos por servicios de extensa temporalidad y demás exigencias con fines económicos, son solo algunas de las razones por las cuales se utiliza un pagaré.

El pagaré en blanco, específicamente, se emplea para comprometer el pago de obligaciones que, al momento de su creación, no estaban determinadas.

Riesgos de firmar un pagaré en blanco

Son innegables los riesgos de firmar un pagaré en blanco; por eso, de ser necesario aplicar a estos documentos, hacerlo con personas o entidades mercantiles que sean de tu entera confianza. Porque, una vez firmado el documento en blanco, los espacios pueden ser complementados con variantes considerables a las establecidas en un acuerdo de palabra.

En estas modificaciones, quienes suelen verse afectados son los acreedores del contrato. La sugerencia más acertada que se puede hacer es que nunca firme un pagaré en blanco, menos aún si se siente obligado por su contraparte.

Razones poderosas para iniciar tu propio negocio

iniciar tu propio negocio

Si estás pensando en iniciar un negocio, antes de hacer nada deberías identificar oportunidades de negocio y cuestionarte la verdadera razón por la que vas a dar el paso. Decidir emprender debe ser fruto de una decisión meditada, sopesada y sobre todo, deseada.

Montar un negocio, con independencia de su tamaño o envergadura, necesita tener una gran motivación detrás, un “para qué” poderoso. Esto será el gran motor que te mueva cada día, y por ello, el verdadero motor de tu empresa.

Has de tener muy claro las razones últimas que te van a convertir en empresario, con todas las consecuencias que ello implica, tanto positivas como negativas. Y han de ser poderosas y fuertes estas razones para que alimenten tu motivación cada mañana.

Razones para montar tu propio negocio

Cada persona ha de encontrar sus propios motivos y razones para montar un negocio. Y cuando digo propios, me refiero a que sean verdaderamente tuyos, personales. No valen aquí los argumentos de tu pareja, de tu mejor amigo o de la familia. Quien tiene que estar al pie del cañón cada día eres tú, y será tu propia motivación quien te mantendrá a flote.

Por eso, sólo puedo compartir aquí mis propias razones para emprender y montar un negocio. Algunas, es posible que las compartas, otras no tienes por qué. Pero es posible que te ayuden a establecer las tuyas. Vamos con ellas.

1. Crear el trabajo que te apasiona

Es muy difícil encontrar un trabajo que cumpla todos tus deseos y expectativas, que se adapte a ti en todas sus áreas. En cambio, cuando montas tu negocio creas tu puesto a tu medida, según tus gustos y necesidades. Lo diseñas tú realizando lo que verdaderamente te apasiona. El trabajo se convierte en un vehículo para alcanzar tus sueños. Eres libre de tomar tus propias decisiones.

Tú lo decides todo:

  • Cómo administrar tu tiempo
  • Los objetivos que te van a guiar
  • Quiénes serán tus clientes
  • Qué productos y servicios les vas a ofrecer
  • Cómo te vas a comunicar con ellos

2. Dar rienda suelta a tu potencial

Tu negocio necesita de todas tus habilidades y fortalezas. Hay que sacar lo mejor de uno mismo para ponerlo al servicio de tu empresa y tus clientes. Es el momento de demostrarte lo mucho que vales… Podrás desarrollar nuevas competencias que te harán crecer y desarrollarte.

3. Poner en marcha tus ideas

Es tu negocio. Puedes hacer lo que quieras. Nadie te va impedir poner en práctica esas fantásticas ideas que te rondan en la cabeza y que serán un factor diferencial. Imaginar, crear, y hacer realidad los modelos que más te gustan para tu empresa.

4. Generar dinero

Un tema importante ¿verdad? Si haces bien las cosas, tus clientes te pagarán encantados por tus productos o servicios. Y cuanto más les guste, más te compraran. Sólo depende de ti el hacer crecer tu cuenta en el banco. Nadie te pone límites a lo que quieras ganar.

5. Satisfacción de crear algo por ti mismo

Tu negocio lo creas tú, desde cero. Es casi como un hijo, que nace de lo mejor de ti mismo, al que tienes que cuidar y mantener. Y se siente un gran orgullo al verlo crecer y consolidarse. Es tu gran obra personal.

6. Conocer a muchas personas

Un negocio propio te permite estar en contacto con cientos de personas con las que mantienes relaciones. Personas de todo tipo que te aportarán conocimientos, experiencia y nuevas amistades. Aprendes a mejorar tus habilidades sociales y a crecer como persona. Tu red de contactos se extiende y llegas a nuevas posibilidades de negocio.

7. Establecer tu propio equipo

Un negocio que crece necesita de un gran equipo, y si es tuya la empresa, puedes decidir cómo montar el tuyo, qué personas son las que quieres que formen parte de él, o qué áreas se complementan mejor contigo. El talento en tu negocio lo eliges tú.

8. Ayudar a la comunidad

De alguna forma, tu negocio aporta algo a la sociedad, solucionas un problema o una necesidad para un grupo de personas. Aportas valor para alguien (tu cliente), además de colaborar con tus impuestos, con tus compras o con la generación de empleo que puedas crear a hacer crecer la comunidad en la que te encuentras.

9. Es el mejor momento

La situación económica parece que empieza a tener signos de recuperación. Empezar a tiempo puede darte una gran ventaja frente a los competidores que vengan detrás. Y ahora puedes encontrar apoyos, nuevas formas de financiación o nichos de mercado abandonados que te proporcionan grandes oportunidades. Sin contar con el desarrollo de la tecnología que tienes en tus manos y todo lo que puede hacer por ti.

Estas son algunas de mis razones para tener mi propio negocio. Todas ellas me ayudan a saber que estoy en el buen camino, que disfruto con lo que hago y me hacen feliz con mi trabajo.

Espero que tu también encuentres tus propias razones para emprender y que te apoyes cada día en ellas para seguir creciendo.

Qué es el endoso en procuración: definición y ejemplo

endoso en procuración

El endoso es una mención que le otorga el titular de un compromiso financiero a otra persona, con el fin de legitimarlo para su cobro. En otras palabras, supone ceder el derecho de cobro a otra persona o entidad. En estos casos, quien transfiere el título de valor será reconocido como el endosante y, quien lo reciba, como el endosatario.

Es un método comúnmente empleado para el traspaso de letras de cambio, pagarés o cheques a la orden de un acreedor a modo de crédito. Es habitual encontrar títulos de esta índole que dan paso a varios endosos para transferir la propiedad del título a terceras personas. Pues bien, esto es válido hasta que se establezca el endoso en procuración.

Qué es el endoso en procuración

El endoso en procuración o cobranza debe contener una de las siguientes enmiendas: “en procuración”, “al cobro” o cualquier equivalente. Está determinado por impedir la transferencia del valor financiero a cualquier tercero, por parte del endosatario.

En tal sentido, el endosante no cede la competencia de endosar el documento; el beneficiario solo tiene la facultad de cobrarlo por vía judicial o extrajudicialmente. En cierto modo recibe el mandato de cobrar esa cantidad pero no la propiedad del mismo.

El beneficiario de cualquier documento financiero que enuncie el método de “valor al cobro” o “en procuración”, gozará de todos los derechos reflejados en el título de valor, pero no podrá endosarlo para la habilitación del cobro de un segundo endosatario. Es esencial que, en estos casos, se detenga el tránsito de los títulos o documentos financieros. Por ello, es un tipo de endoso limitado o parcial.

Los abogados, particularmente, emplean este tipo de endoso para acceder al cobro de un título de crédito. Particularmente, en casos como estos, los abogados solicitan el endoso en procuración con el propósito de obtener el valor económico del mismo pero no asumir la propiedad jurídica expuesta en el documento.

Para formalizar el endoso en procuración, lo necesario es la inclusión del enunciado al dorso del documento: “Valor en procuración”. Veamos un ejemplo.

Facultades del endosatario

  • Presentación del título de valor para su aprobación.
  • Cobrará el valor expuesto en el documento.
  • Protesto por inconvenientes en la aceptación del cobro o por la insuficiencia del pago.

Ejemplo de endoso en procuración

Para realizar un endoso en procuración, se deberán seguir los siguientes pasos al dorso del documento:

  • Enunciar la posibilidad del pago.
  • Agregar el nombre del endosatario.
  • Incluir el factor en procuración.
  • Indicar el lugar.
  • Reflejar el día.
  • Firma y nombre del endosante.

A continuación, te mostramos un ejemplo claro de cómo redactar un endoso en procuración; es el siguiente:

Páguese a la orden de:
Abogado Luis Carlos León
Valor en procuración
Bogotá, Santa Fe
13 de agosto de 2019

Es importante destacar que este método debe contener la firma del endosante como aval del endoso en procuración. Otros modelos suelen agregar los datos del documento de identificación. Como estos procedimientos se encuentran sustentados en las leyes mercantiles de cada país, es común que existan modificaciones en cuanto a los aspectos obligatorios para la construcción de estos endosos. No obstante, concentramos los elementos genéricos como guía fundamental para cualquier “valor al cobro” o “endoso en procuración” que requieras tramitar.

Pagaré cruzado: qué es un pagaré cruzado y cómo se cobra

pagare cruzado

En el mundo de los negocios existen varias maneras través de las cuales podemos apalancarnos, financiarnos e incluso invertir para hacer crecer nuestro proyectos. Un pagaré es uno de estos instrumentos que pueden serte de utilidad en tus acuerdos de negocios. Hoy te enseñaremos en particular qué es un pagaré cruzado y como se usa.

Como ya mencionamos en la introducción, un pagaré es un instrumento muy versátil; básicamente es un documento donde se establece un compromiso entre dos partes: el emisor y la parte beneficiaria. El emisor es quien emite el documento y se hace acreedor de la deuda, mientras que el beneficiario es el individuo que recibirá el dinero de la deuda más los intereses generados por la misma a final del tiempo establecido.

Por supuesto, existen ciertas precauciones legales y mercantiles que hay que tener en cuenta para que el pagaré sea lo más seguro posible y se minimicen los riesgos. Así, en base a esto, se han generado distintos tipos o versiones de este documento, como los pagarés a la orden y no a la orden. Otra de esas variantes es el pagaré cruzado.

Pagaré cruzado: ¿qué es?

El pagaré cruzado presenta dos líneas paralelas bien demarcadas. Tienen como finalidad restringir el cobro del pagaré por cualquier persona en cualquier entidad. En lugar de esto; el mismo sólo podrá ser cobrado por el tenedor legitimo (titular beneficiario) por abono en cuenta.

En caso de que el titular sea cliente del banco o la entidad, podrá retirarlo por ventanilla. Esto previene estafas y hurtos del documento.

Dos versiones o tipologías

A su vez existen dos versiones del pagaré cruzado. Las mismas son las siguientes:

Pagaré Cruzado General

Esta modalidad no tiene el nombre de ninguna entidad en el dorso del documento; por lo que el titular podrá cobrar la deuda en cualquier entidad bancaria. Esto le da libertad al beneficiario para que pueda elegir la entidad de su preferencia, ahorrando así tiempo y recursos.

Pagare Cruzado Especial

Este documento trae en las dos líneas del reverso el nombre de la entidad donde será cobrada la deuda. Cabe mencionar que en algunos casos se acostumbra a colocar no solo el nombre de la entidad por donde se cobrará la deuda sino también el logo. Esto se hace con el objetivo de darle mayor solidez y soporte al documento al momento del cobro.

Pagaré cruzado especial: precauciones

Lo ideal es que el beneficiario esté de acuerdo en que el cobro se realice a través de esa entidad. En estos casos se recomienda muy bien conocer el estado financiero de dicha compañía bancaria, ya que la misma también podría darse a la quiebra antes de que llegue la fecha del cobro de la deuda.

En algunos casos, cuando se establece un documento de pagaré; también se incluye la figura de un garante. Esta figura tiene el objeto de respaldar la deuda, en su totalidad o en una parte; de tal forma si la empresa emisora falla, estará el garante para responder.

Ahora que ya sabes más acerca del funcionamiento del pagaré cruzado, te invitamos a seguir leyendo nuestros artículos, en los cuales te explicaremos más detalles importantes sobre el pagaré y el descuento de pagarés.

Endosar un cheque: cómo hacer el endoso paso a paso

endosar un cheque

El cheque es uno de los medios de pago más comunes y tradicionales a nivel mundial, por lo que endosar un cheque es una operación muy extendida. Entre sus beneficios destacan la seguridad de no cargar dinero en efectivo y que la ausencia de firma le resta validez al documento.

Un cheque, además, te permite realizar trámites de compras financiados porque te ofrece la posibilidad de colocarle fecha posterior al día de la emisión. Es conocido como el medio de pago más seguro del mercado, por encima del plástico (débito y crédito), porque exige la previa confirmación de la entidad financiera para aprobar la liberación del pago.

Sin embargo, muchas personas continúan sintiendo temor a la hora de llenar la información complementaria. Endosar un cheque es una de esas acciones que generan inseguridad en el usuario; por esto, te mostramos un “paso a paso” para que conozcas todos los aspectos necesarios para que tus cheques queden bien endosados (lee aquí más información sobre el endoso).

Para qué endosar un cheque

La razón por la que endosamos los cheques es para que se pueda hacer uso del dinero que se pretende abonar por medio de ese documento o para que otra persona pueda cobrarlo en lugar del beneficiario directo del cheque.

El beneficiario puede ser representado por una persona física o jurídica encargada de recibir el monto que el cheque refleja. Cuando esta persona o empresa no puede cobrarlo directamente o decide traspasar este dinero a otro acreedor, debe endosarlo.

El endoso consiste en la incorporación de una serie de datos personales y bancarios pertenecientes al beneficiario o nuevo acreedor del cheque. Estos datos deberán ser ubicados al respaldo o dorso del documento de crédito. Cualquier cheque, antes de ser endosado, deberá contar con ciertos elementos, tales como:

  • Nombre del beneficiario.
  • Fecha de emisión.
  • Monto a cobrar.
  • Firma del titular de la cuenta.

Pasos para endosar un cheque

  1. Verifica que todos los datos antes mencionados hayan sido registrados en el cheque.
  2. Es fundamental que contenga la firma del endosante. De carecer de los demás elementos, será reconocido como un endoso en blanco.
  3. Deberás agregar los datos del beneficiario al dorso del cheque: nombre y apellido, número de documento de identidad y firma (en caso de cobrarlo directamente el acreedor que se refleje en el cheque).
  4. Si el beneficiario decide cederlo a una tercera persona, esta deberá agregar sus datos personales en el dorso del cheque. Esto será posible en los casos cuando no exista la premisa: “no a la orden” o “no endosable”.
  5. Se recomienda incluir los datos de la cuenta bancaria en la parte posterior del cheque, esto impedirá que, en caso de pérdida, alguien más lo pueda cobrar por ti.

Endosar un cheque es sencillo, pero te exige estar muy atento. Debes asegurarte de no cometer ningún error, pues son documentos delicados. Alguna letra o número distinto al de tu documento de identidad, por ejemplo, y el cheque será devuelto. Este error puede llevarte a perder dinero y tiempo, puesto que, deberás dirigirte al portador del cheque y solicitarle la elaboración de un nuevo ejemplar.

Tipos de dinero, ¿qué clases de dinero existen?

tipos de dinero

Todo medio que podamos emplear para pagar por un producto o servicio será reconocido como dinero. Pero, ¿qué tipos de dinero existen? ¿Cualquier bien realmente es dinero? En este artículo vamos a profundizar en estos conceptos y en el origen de los mismos.

Desde antes de la conformación de lo que hoy conocemos como comercio, las personas acostumbraban a ofrecer algo a cambio de otro artículo. Es lo que se conocía como trueque: tú me das un producto y yo cambio te ofrezco otro (u otros) como parte del pago.

Poco a poco fue aumentando el valor de los objetos empleados para costear los intercambios; por esto, elementos naturales como el oro, la plata y las demás piedras preciosas eran otorgadas como pago. Con la intención de ofrecer cambios más equilibrados surgió el dinero y, con el tiempo, los tipos de dinero han ido aumentando.

El dinero, como tal, carece de valor; este, solamente, lo representa. El valor del dinero es impuesto por las autoridades de cada país, de este modo, se muestra de forma tangible los pagos recibidos por los servicios prestados y, por ende, este dinero es transferido por los productos o servicios que las personas necesitan o desean adquirir. El dinero, entonces, representa un valor impuesto por una entidad financiera y con soporte en las leyes mercantiles de cada nación.

Tipos de dinero: clasificación

Dinero mercancía

Cuando el dinero se haya representado en bienes y productos, estaremos hablando de mercancía. Es un tipo de dinero que, aunque no es utilizado con esa finalidad, sí guarda un valor monetario. En estos casos podríamos hacer mención al oro, un automóvil, una casa… y, en ciertos lugares y situaciones, puede ser empleado como pago por un artículo o servicio determinado.

Dinero fiduciario

Esta es la representación más convencional que conocemos como dinero. Y, aunque no posea un valor intrínseco, por estar representado por objetos como papeles y monedas, poseen respaldo del gobierno y de las entidades financieras. Esto le imprime confianza al usuario, quien lo empleará para lo que disponga.

Dinero bancario

Este dinero es el que otorgan las entidades financieras en forma de créditos; los cuales pueden ser financiados por la banca privada, y se manifiesta como un método coherente de la entidad, con el fin de ayudar a los clientes con mejor récord. En este tipo de dinero, también es válido considerar las distintas operaciones financieras que se pueden llevar a cabo en la banca privada y pública: depósitos, transferencias y retiros. Siendo esta última, un método para ir del dinero bancario al fiduciario.

Dinero electrónico

Es también conocido como un dinero virtual, no palpable, pero con la misma función, ya que permite la adquisición de bienes y servicios con personas que posean cuentan bajo las mismas condiciones. Actualmente, es un tipo de dinero muy utilizado. Puede ser intercambiado a través de medios electrónicos, al hacer uso del Internet.

Funciones del dinero

  • Medio de pago. Traspaso del dinero a cambio de la adquisición de bienes y servicios.
  • Unidad de cuenta. Es el valor económico que se le otorga a un bien o a un servicio. Es un requisito indispensable para la comercialización de cualquier producto/servicio.
  • Depósito de valor. Una vez que el valor del dinero se encuentra formalmente impuesto en la sociedad comercial, los usuarios comienzan a depositarlo (ya sea en entidades bancarias o tras la compra de un producto/servicio) y es aceptado porque existe la garantía de poder recibirlo, guardarlo y cambiarlo cuando así se requiera.

Ahora que ya conoces los tipos de dinero, quizá te interese invertir en distintas monedas para incrementar tu patrimonio. El comercio con divisas es lo que se conoce como Forex, así que si te interesa saber más sobre este asunto, te recomendamos leer nuestra guía: qué es Forex y cómo funciona.

Qué es la extinción de dominio y qué países la aplican

extinción de dominio

La extinción de dominio es un mecanismo que emplea el Estado para incautar los bienes de origen o destino ilícito, es decir, bienes producto del narcotráfico, el terrorismo, la corrupción de menores, la trata de personas, la pornografía infantil, el secuestro, la corrupción o el tráfico ilegal de productos.

También se puede aplicar a los bienes que un acusado posee a partir de la fecha de un delito que se investiga en un proceso penal y que no tienen relación con sus ingresos.

Por consiguiente, el acusado de cometer un delito pierde la propiedad del bien mediante un proceso legal, generalmente establecido por la Justicia Federal Civil y Comercial, teniendo este la finalidad de declarar la pérdida de derecho de la propiedad, y posteriormente, el juez interviene el domicilio del demandado o el lugar donde se encuentren los bienes.

Este proceso legal cumple un papel muy importante, ya que es una estrategia esencial que sirve para el desmantelamiento de las organizaciones y redes criminales, deteniendo así los efectos tan negativos que estos causan a la sociedad..

¿Qué países aplican la extinción de dominio?

En América Latina, el proyecto especial de extinción de dominio (no confundir con extinción de condominio) ha encontrado terreno fértil, por eso, varios países ya están llevando a cabo este proceso activamente.

Países como México, Perú, Honduras, El Salvador, Bolivia, Guatemala, Argentina o Colombia ya aprobaron leyes similares. Costa Rica aún debate este tipo de proyectos.

Países con ley de extinción de dominio

En 1986, Colombia se convirtió en el primer país en aprobar el funcionamiento de la ley de extinción de dominio. En esa fecha tenía el propósito de confiscar bienes y riquezas procedentes del narcotráfico. Con el propósito de hacer más efectivo este proceso, 20 años después ha cambiado de manera significativa, vinculándose así a otros delitos como secuestros, contrabandos, actividades terroristas, tráfico de personas, entre otras.

Por otra parte, el expresidente de México, Felipe Calderón, impulsó esta ley con el principal objetivo de atacar el narcotráfico. Actualmente el presidente Manuel López Obrador impulsó una reforma para relacionar la ley de extinción de dominio con los delitos que derivan de las conductas de corrupción como robo de hidrocarburos y actos ilícitos de servidores públicos.

Sin embargo, a pesar de todos los esfuerzos, cuando los casos no son lo suficientemente importantes, estos se debilitan. Cuando llegan en presencia de un juez la ley no tiene ninguna posibilidad de actuar y queda, en muchos casos, los hechos quedan impunes.

En Guatemala esta ley ha tenido importantes resultados, por ejemplo, en el año 2017 se incautó una suma considerable de bienes, y en 2018 se llevaron a cabo 97 procesos de extinción de dominio, pasando estos bienes a manos del Estado.

En El Salvador al expresidente Elías Antonio Saca se le incautó mediante un juzgado especializado en extinción de dominio, la suma de 40 propiedades, las cuales mediante investigaciones se concluyó que fueron conseguidas mediante desvíos de dinero.

Mencionemos ahora el caso de Argentina, país que en enero de 2019 se convirtió en el más reciente país del sur de América en implementar este tipo de leyes.

Calcula la indemnización por despido improcedente de forma fácil

indemnización por despido improcedente

La palabra indemnización se define como “compensación por daño, deterioro, menoscabo o pérdida causados a terceros”. Partiendo de esto concluimos que la indemnización por despido improcedente es la compensación por el servicio de trabajo prestado a un patrón que decide dar de baja o despedir a un empleado sin tener una razón legal; es decir, las establecidas en el contrato o en las leyes laborales.

Para saber si tu despido es improcedente o no te recomendamos leer este otro artículo sobre los tipos de despido, en el que explicamos las situaciones más habituales que se dan hoy en día en las empresas.

Variables para las indemnizaciones

Hay algunas variables que condicionan las indemnizaciones. Incluso, no todos los despidos son motivo de indemnización. Así que hay que tomar en cuenta las siguientes variables:

  1. Salario del trabajador: Sueldo acordado con el trabajador en el periodo de 12 meses.
  2. Antigüedad laboral: Cantidad de meses que el asalariado trabajó para la empresa.
  3. Tipo de despido: Solo son indemnizables los despidos objetivos y los improcedentes, es decir, los que no tengan una base legal.

Cómo se calcula la indemnización por despido improcedente

1. Calcular el salario diario

Para empezar, hay que calcular el salario diario. Para esto se suman todos los salarios mensuales recibidos durante 12 meses. Posteriormente se divide esa suma entre el número de días promedio de un mes, que es 30. Además, se le suman las pagas extra por otros conceptos ajenos al pago del salario normal.

Veamos un ejemplo:

Si un empleado ganara 500€ por mes, al año (12 meses) serían 6.000€. Además, recibió 3 pagas extra de 300€, un total de 900€ anuales. Estos se suman: 6.000+900= 6.900€.

Ese sería el salario medio anual y ahora se divide entre los 12 meses trabajados: 6.900÷12= 575€. De esta manera obtenemos el salario medio mensual.

Para obtener el salario diario, se divide el resultado que acabamos de obtener entre el número de días del mes (30): 575÷30= 19,16€ sería el salario diario a considerar en la indemnización.

2. Determinar la antigüedad laboral

Posteriormente, se establece la cantidad de años trabajados. Para hacerlo con exactitud hay que entender que no solo cuentan los meses trabajados completamente, sino también aquellos en los que se trabajó menos días, incluso solo uno.

Es decir, si un empleado fue contratado el 17 de enero de 2016 y despedido el 2 de julio de 2019, la cantidad de años son: 3 años y 6 meses. Deben contarse completos el primer mes (enero de 2016) y el último (julio de 2019) aunque no se hayan trabajado completos. Estos se llevan a días, entendiendo que cada año es de 365, y cada mes de 30. Lo que nos da: 1.275 días de trabajo.

3. Calcular la indemnización correspondiente

Lo que sigue es aplicar la indemnización que corresponda. Puede llegar a haber diferencias en la cantidad de días que se indemnicen por mes, pues la ley establece que varían según la antigüedad del trabajador y el tipo de despido. Pueden ser de 33 días o 45 días.

Seguimos con el ejemplo anterior y supongamos que es de 45 días por año a indemnizar. Se multiplica la cantidad de días trabajados (1.275) por los días al año que corresponden, en este caso 45; luego se dividen por los días de un año (365). Esta sería la ecuación en este caso: 1.275×45÷365= 161,16. Y estos son los días a indemnizar por los 3 años y 6 meses de trabajo.

Una vez hecho esto se multiplica los días a indemnizar por el salario medio diario. Siguiendo con el ejemplo queda así: 161,16×19,16 = 3.087,93€. Esta sería la indemnización.

Con estos sencillos pasos podrás calcular la indemnización por despido improcedente. Recuerda investigar cuáles son los parámetros que se aplican en cada caso establecidos en la ley en la zona donde vivas.

Extinción de Condominio: gastos e impuestos cuando hay hipoteca

Extinción de Condominio

La extinción de condominio es la transmisión de una propiedad -o de un bien- que comparten varias personas, ya sean físicas o jurídicas. Por lo tanto, todas ellas poseen derechos sobre la misma.

En el caso de que haya un divorcio, la extinción de condominio hace referencia a que si hay un desacuerdo con algunas de las propiedades, la pareja pacta ceder la propiedad a una de las partes.

También puede que haya alguna herencia familiar, comúnmente entre hermanos, o un negocio compartido entre socios… y estos soliciten repartirse equitativamente la propiedad y terminar así la comunidad de bienes.

En el caso de España, el Código Civil que regula este tipo de desacuerdo establece, en los artículos 400 y 406, que nadie está obligado a permanecer en una propiedad, pudiendo solicitar su venta a las demás personas involucradas.

Por ejemplo, si hablamos de un condominio regular, cada titular de la propiedad cuando lo desee tiene derecho de ponerle fin a esta, solicitando la división de la casa común.

La división de la casa común se refiere a que si uno de los involucrados no estuviese de acuerdo en solicitar la extinción de condominio, otro podría solicitarla y las propiedades, tales como la vivienda, que se consideran indivisibles, pasa a ser un equivalente monetario y justo para las partes involucradas, tocándole así un porcentaje honesto y lo que le corresponde a cada individuo.

Gastos por extinción de condominio

Realizar el proceso de extinción de condominio es muy económico; sin embargo existen varios impuestos que hay que pagar.

  • El proceso incluye el papeleo y la formalización de la trasmisión de propiedad a un involucrado ante un notario y su posterior estructuración en el Registro de la Propiedad.
  • También se deben pagar los gastos de la gestoría, en el caso de que la persona haya contratado a alguien para que lo asesore en el proceso.
  • De igual manera, se deben pagar el impuesto de Actos Jurídicos Documentados.

Extinción de Condominio con Hipoteca

Este caso hace referencia generalmente a parejas que estando en matrimonio hayan adquirido una propiedad, comúnmente una casa, mediante un préstamo hipotecario y después de un periodo de tiempo deciden ambas partes divorciarse y así solicitar la extinción de condominio.

En estos casos se establece darle a una de las partes la totalidad de los derechos de propiedad. Esto no significa que al ceder uno de los propietarios la titularidad a la otra persona se elimine automáticamente la parte que le corresponde de la deuda. En estos casos y procedimientos seguirá siendo deudor de la hipoteca.

Por otra parte, para que pueda ceder la titularidad de la propiedad y así quedar libre de la deuda, es necesario que el banco permita otro préstamo en la que el cedente no figure como deudor.

Estos tipos de procedimientos legales son de suma importancia para tratar de reestablecer la paz y la tranquilidad de los involucrados, resultando satisfactorio para ambas partes, ya que un individuo se queda con la casa y la deuda y el otro cede la casa y deja de ser deudor.

La extinción de condominio, por tanto, se utiliza de manera habitual entre hermanos, exparejas, socios y otras personas que han mantenido -o mantienen- algún nexo de unión entre ellas. Permite