Categorías profesionales: todo lo que debes saber

categorias profesionales

Desde la reforma laboral del año 2012, el concepto de categorías profesionales ha sido sustituido por el de grupos profesionales, pero a pesar de eso aún son muchas las personas que hacen referencia a ellas. Por eso sigue persistiendo la duda de qué son esas categorías y para que se sirven.

Por eso, en este artículo detallamos toda la información sobre las categorías profesionales, qué son, para qué sirven y cómo se relacionan con el nuevo término.

Qué son las categorías profesionales

Las categorías profesionales (un concepto actualmente sin valor legal) clasificaban a los trabajadores de acuerdo a su título profesional, sus aptitudes laborales, idiomas hablados y habilidades especiales, sin prestar atención al puesto ocupado.

De acuerdo a la categoría profesional en la que estuviera agrupado el trabajador se determinaría su remuneración económica.

Cuántas categorías profesionales existían

Cuando se hablaba de categorías profesionales se hacía alusión a 5 grupos:

Grupo I

  • Titulado Superior Gabinete de Prensa
  • Titulado de Grado Superior
  • Titulado Superior de Deportes
  • Titulado superior de Servicios
  • Técnicos de Apoyo a la Docencia e Investigación del Servicio General de Investigación
  • Titulado Superior de Administración

Grupo II

  • Titulado de Grado Medio de Servicios Técnicos de Apoyo a la Investigación y a la Docencia (Servicio General de Investigación)
  • Titulado de Grado Medio de Deportes
  • Técnico de Grado Medio de Oficina de Prensa
  • Titulado de Grado Medio

Grupo III

  • Encargado de Equipo
  • Conductor Mecánico
  • Técnico Especialista de Servicios Técnicos de Obras, Equipamiento y Mantenimiento
  • Técnico Especialista de Laboratorio de Centros o Departamentos
  • Coordinador de Servicios
  • Técnico Especialista de Administración
  • Técnico Especialista en Reprografía y Publicaciones
  • Técnico Especialista en Hostelería
  • Técnico Especialista de Deportes
  • Técnico Especialista de la Oficina de Prensa e Información
  • Intérprete-Informador
  • Delineante
  • Técnico Especialista de Almacén
  • Técnico Especialista de Biblioteca, Archivo y Museo
  • Técnico Especialista de Medios Audiovisuales

Grupo IV

  • Técnico Auxiliar de Laboratorio
  • Técnico Auxiliar Reprografía y Publicaciones
  • Almacenero
  • Técnico Auxiliar de Instalaciones Deportivas
  • Técnico Auxiliar de Servicios Técnicos de Obras, Equipamiento y Mantenimiento
  • Técnico Auxiliar de Hostelería
  • Técnico Auxiliar de Seguridad
  • Telefonista
  • Técnico Auxiliar de Administración
  • Modelo en vivo
  • Técnico Auxiliar de Biblioteca, Archivos y Museos
  • Motorista

Grupo V

  • Ayudante de Servicios de Conserjería
  • Ayudante de Oficio de Servicios Técnicos de Obras, Equipamiento y Mantenimiento
  • Ayudante de Servicios de Limpieza

Para qué sirven las categorías profesionales

Hasta la reforma laboral de 2012 las categorías profesionales se utilizaban como un indicativo del sueldo que percibiría el trabajador independientemente del cargo que ocupase. Por ejemplo, si una persona con título de Ingeniero ocupaba en una empresa el puesto de mensajero, percibiría una remuneración similar a la de un ingeniero que realizara las labores pertinentes a su área de formación.

Además, con las categorías profesionales se determinaba el porcentaje de cotización en la seguridad social, o si se gozaba de beneficios como compensaciones extras, bonificaciones y otros.

Qué son los grupos profesionales

Los grupos profesionales fueron creados para sustituir a las categorías y para clasificar a los trabajadores de acuerdo al cargo desempeñado, las tareas y las características del puesto y no al título universitario o técnico que posean ni sus aptitudes.

Si volvemos al caso mencionado antes, un ingeniero que ocupe el puesto de mensajero estará clasificado en el grupo profesional correspondiente a su trabajo, es decir, aquel donde se incluya la labor de mensajero.

Para qué sirven los grupos profesionales

Tal como ocurría con las categorías profesionales, los grupos se utilizan para determinar el sueldo del trabajador, las funciones inherentes al cargo y la base mínima y máxima para la cotización -en este punto merece la pena ampliar la información acerca de los grupos de cotización-.

En resumen, las categorías profesionales utilizadas antes de la reforma laboral del año 2012 se enfocaban en el trabajador, sus conocimientos y habilidades, pero al ser sustituidas por los grupos profesionales, ahora la atención se pone en el puesto de trabajo que se desempeñe sin importar la formación del trabajador.

Ambos concepto, categoría y grupo profesional; se emplean para lo mismo: determinar las tablas salariales, porcentajes de cotización y la especificación de tareas o funciones para cada cargo.

Grupos de cotización y categorías profesionales

Como hemos visto a lo largo de este artículo, el concepto de categorías profesionales fue sustituido por el de grupos profesionales, que se acerca mucho más a la realidad del trabajador. Sin embargo, debemos poner en liza un tercer concepto, el de grupo de cotización.

Según la Seguridad Social, los grupos de cotización son “las categorías o grupos profesionales que le corresponden al trabajador de acuerdo con la actividad o puesto de trabajo que desempeña, atendiendo a criterios establecidos en el convenio colectivo de aplicación en la empresa”. En la actualidad, los grupos de cotización son 11.

Tipos de IVA: tipos impositivos que existen en España

tipos de IVA

Hoy vamos a hablar de un tema que afecta a todos los ciudadanos en general y de manera muy especial a los autónomos y emprendedores: los impuestos, en concreto de los tipos de IVA que existen. En este artículo vamos a explicar qué es el IVA y cuáles son los tipos impositivos de IVA vigentes a día de hoy en España. A los emprendedores también les aconsejamos leer nuestro artículo sobre el IVA deducible y no deducible. Y a los comerciantes minoristas, nuestro artículo sobre el recargo de equivalencia.

El IVA, cuyas siglas hacen referencia a Impuesto sobre el Valor Añadido, grava el consumo en su término más amplio, ya que afecta tanto a la compra de productos como a la contratación de servicios. El IVA, además, es un impuesto de tipo indirecto. Esto quiere decir que este gravamen se aplica una sola vez en el momento de la adquisición, y afecta tanto a personas físicas como jurídicas.

A diferencia del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, el IVA no varía en función de los ingresos del individuo, sino que lo hace en función del tipo de producto adquirido. El porcentaje del gravamen viene establecido por la Agencia Tributaria en función de los tres tipos impositivos vigentes en la actualidad en España. Estos tres tipos, como veremos más adelante en profundidad, son IVA general, IVA reducido e IVA superreducido. Según el tipo aplicado, el impuesto puede oscilar entre el 4 y el 21%.

Tipos de IVA en España

Como venimos diciendo, el tipo de IVA aplicado varía en función del producto adquirido o el servicio contratado. Por lo general, en España se graba la compra de bienes y servicios, las adquisiciones intracomunitarias y las importaciones. Sin embargo, como veremos a continuación, el tipo impositivo difiere de manera importante según el bien adquirido o contratado.

En la actualidad, en España existen tres tipos del IVA, cuya cuantía es idéntica tanto para profesionales como para personas físicas y jurídicas.

IVA general

El IVA general, como su nombre indica, es el más extendido y utilizado. Se aplica por defecto a la mayoría de los productos y servicios. Esto incluye moda, decoración, electrónica y electrodomésticos, vehículos… Y casi cualquier servicio profesional que no esté incluido en las categorías de IVA reducido, IVA superreducido o exento de IVA. Desde el 1 de septiembre de 2012, el tipo general del IVA es del 21%.

IVA reducido

Por su parte, el IVA reducido grava aquellos productos que podemos entender cómo de mayor necesidad. En este apartado se incluyen los alimentos, el agua, la compra de viviendas nuevas, la adquisición de productos farmacéuticos (no medicamentos), la compra de productos profesionales para uso agrícola forestal y ganadero así como algunos servicios tales como la asistencia a ferias, museos y exposiciones.

Este tipo de IVA reducido también es aplicable al transporte de viajeros, a los servicios de hostelería, bares y restaurantes, balnearios y suministro de comidas y bebidas, a los servicios de limpieza de vías públicas, a los servicios de recogida, saneamiento, transporte, valorizacion o destrucción de residuos, las obras de reparación de viviendas, los espectáculos deportivos de carácter aficionado, o los arrendamientos con opción de compra de viviendas.

El IVA reducido en España grava estos productos y servicios con el 10%.

IVA superreducido

Por último, el IVA superreducido grava con el 4% los productos de primera necesidad. Aquí se incluyen productos como el pan, la leche, el queso, los huevos, la fruta, las verduras y hortalizas, las legumbres y tubérculos, los medicamentos para uso humano, los vehículos para minusválidos, las sillas de ruedas y el transporte colectivo de minusválidos, las prótesis e implantes, las viviendas de protección oficial y los libros, revistas y periódicos.

Al margen de estos productos, el IVA superreducido también se aplica a servicios como la reparación de vehículos para personas con movilidad reducida, los alquileres con opción a compra de viviendas de protección oficial o los servicios de teleasistencia, ayuda a domicilio y los centros de día y de noche.

Productos exentos de IVA

Al margen de estos tres tipos impositivos de IVA, existen productos y servicios que están exentos de pagar este impuesto. A este respecto cabe señalar que estos servicios o productos están realmente sujetos a la aplicación del IVA, pero Hacienda ha decidido eliminar su pago por su importancia para las personas o la comunidad, ya que la mayoría de los supuestos tienen que ver con asuntos relacionados con la salud, la cultura, la ayuda humanitaria o la educación.

Aquí podemos hablar de los siguientes supuestos:

  • Los servicios postales realizados por Correos.
  • Algunos aspectos del sector de la sanidad, como clínicas, laboratorios y centros de hospitalización.
  • La enseñanza en centros públicos o privados autorizados, así como las clases particulares impartidas por personas físicas sobre las materias incluidas en los planes de estudios del sistema educativo.
  • La asistencia a personas físicas por parte de los profesionales médicos o de los servicios sanitarios.
  • Los servicios profesionales realizados por artistas, escritores y colaboradores literarios y gráficos.
  • Las operaciones y la prestación de servicios relacionados con los seguros, los reaseguros y la capitalización.
  • Los servicios de mediación realizados durante las operaciones financieras.
  • Las entregas de terrenos rústicos y, en algunos casos, su arrendamiento.
  • La entrega de bienes a otros Estados miembros de la Unión Europea.
  • Las actividades sociales y culturales realizadas por asociaciones sin ánimo de lucro.

Qué son los agentes económicos: definición, tipos y ejemplos

agentes economicos

Los agentes económicos, como otros muchos elementos pertenecientes al sistema económico global, son aquellas personas o grupos de personas que se encargan de realizar algún tipo de actividad económica. Estos mismos influyen en la economía de una nación y son representados de distintas formas.

Leer másQué son los agentes económicos: definición, tipos y ejemplos

Software de gestión comercial, la mejor herramienta para vender más

software de gestion comercial

Si sientes que tu empresa no consigue vender lo suficiente y que, además, pierde peso en el mercado debido al aumento del número de competidores, controlar la gestión comercial es una de las acciones que debes implementar para recuperar terreno.

Leer másSoftware de gestión comercial, la mejor herramienta para vender más

Cómo saber si estoy en Asnef por internet

Cómo saber si estoy en Asnef por internet

Formar parte del fichero Asnef puede tener consecuencias muy negativas para llevar cabo futuros proyectos personales o profesionales, ya que aparecer en esta lista negra te cierra muchas puertas al mundo de la financiación. Esto, definitivamente, resta oportunidades de adquirir un préstamo o crédito bancario, por mucho que algunas entidades ofrezcan préstamos y créditos con Asnef, ya que en estos casos las cantidades suelen ser pequeñas y sujetas a grandes intereses.

Llegados a este punto damos por hecho que sabes perfectamente qué es Asnef. Si no es así, te recomendamos leer antes dicho artículo para aclarar ideas. Recuerda que muchas empresas tienen acceso a este fichero propiedad de Equifax, ya sean bancos, otro tipo de entidades financieras o empresas de servicios.

Para las empresas anteriores es muy sencillo verificar si tu nombre está o no en la lista. Pero, ¿qué pasa cuando somos nosotros los que no tenemos la certeza de si aparecemos o no en el fichero Asnef? Y es que puede bastar el simple impago de una factura para que nuestros datos pasen a engrosar esta lista negra.

Cuando una persona forma parte de Asnef suele tener un número de referencia que le indica que tiene un puesto en la misma como consecuencia de una deuda no pagada. Dicha referencia ha sido recibida previamente vía correo, pero ¿y si no tenemos el número de referencia?

En el siguiente post vamos a responder tus dudas acerca de cómo saber si estás en Asnef con o sin número de referencia, así que te invitamos a que sigas leyendo.

Cómo saber si mi nombre aparece en Asnef

O lo que es lo mismo… Cómo saber si soy moroso gratuitamente. Veamos las opciones que existen:

Con número de referencia

Muchos se preguntan cómo saber si estoy en Asnef con DNI, pero si tienes un número de referencia en tu poder no necesitarás nada más. Si ya tienes dicho número quiere decir que te llegó una carta en la que se te notificó una incidencia relacionada con una deuda. Esto, de manera inexorable, implica que estás en Asnef.

Pero si la notificación te ha pillado por sorpresa y quieres verificar la información, el procedimiento es sencillo. Debes ingresar vía internet a la plataforma de Equifax, empresa a la que pertenece la lista de morosidad, e ingresar el número de referencia que te fue suministrado, así como tu NIF. En el caso de las empresas, se debe elegir la opción Asnef Empresas e introducir el CIF junto al número de referencia.

Una vez introducido el número de referencia el sistema mostrará tu nombre en la lista Asnef y los motivos de la incorporación. A través del sistema en línea de Equifax, no solo podrás verificarte en Asnef sino también en RAI, otro de los conocidos como ficheros de morosos.

Sin número de referencia

Si por el contrario no cuentas con un número de referencia pero no tienes la seguridad de no figurar en la lista, y deseas acceder a algún beneficio crediticio, hay un camino que debes seguir para comprobarlo.

Primeramente debes contactar -vía correo electrónico o postal- con las oficinas de Equifax, que como ya te hemos mencionado, es la empresa a la que pertenece el fichero Asnef. Puedes hacerlo a través del mail sac@equifax.es o de la dirección: apartado de correos 10.546, Madrid 28080.

Ellos podrán facilitarte la información pedida, pero previamente tendrás que hacer una solicitud formal ante su entidad. Para ello debes redactar una carta de solicitud dirigida al personal de Equifax, en la que se requiere información acerca de si tu nombre aparece en la lista de morosidad.

Dicha carta debe estar claramente datada con el día exacto de la solicitud y debe estar firmada por el solicitante, además dentro del contenido se debe facilitar una dirección de correo electrónico a la cual se hará llegar la información solicitada. La misiva debe ir acompañada de la copia de algún documento de identidad (DNI, carnet de conducir, NIE o CIF en caso de ser una empresa).

¿Es posible saber si estoy en Asnef por internet gratis?

En los dos casos expuestos anteriormente la información te será suministrada de forma gratuita y sin inconvenientes. Debes mantener los ojos muy abiertos ante ofertas engañosas, que te exigen cierta cantidad de dinero por verificar una información que es totalmente gratis. Recuerda que estás en todo tu derecho a confirmar la información de tus deudas sin costo alguno.

Si finalmente has descubierto que tu nombre está incluido en el fichero, en este otro artículo te contamos cómo salir del Asnef.

¿Qué son los sectores económicos y cuáles son? Con ejemplos

sectores económicos

Los sectores económicos juegan un papel muy importante dentro de las finanzas y el potencial económico de una nación, ya que determina el grado de desarrollo industrial de su economía y el origen de los ingresos totales que van distribuidos hacia el Estado.

Se trata de uno de los conceptos más básicos y fundamentales de la economía global, por lo que muchos expertos tienen opiniones enfrentadas en relación a las funciones que estos sectores cumplen. A continuación, conoceremos qué son los sectores económicos, cuáles son y lo explicaremos con ejemplos.

Qué son los sectores económicos

Los sectores económicos se conforman como grupos específicos de la actividad económica de una determinada región, los cuales se encuentran divididos según el proceso comercial que realizan en sus zonas correspondientes.

Cada sector determina una tarea específica, las cuales pasan por distintos procesos con el fin de entregar un producto de calidad en el mercado. Cada sector se encuentra posicionado por su importancia e impacto en la cadena de producción establecida en la cadena de producción general.

En pocas palabras, podemos decir que los sectores económicos son los distintas grupos en los que se divide la actividad económica de un Estado o de un territorio concreto, e incluye cualquier tipo de actividad económica y productiva, desde la exploración de los recursos naturales hasta la industrialización y la preparación de dichos bienes para su consumo. También incluye la distribución de las mercancías y la comercialización, ya sea de bienes o de servicios.

¿Cuáles son los sectores económicos? Ejemplos

Los sectores económicos, como bien mencionamos anteriormente, se encuentran divididos en categorías especiales, donde cada una cumple con una tarea escalonada dentro del proceso de producción de cualquier producto que hoy consumimos.

Debemos tener en cuenta que todo artículo que compramos cumple con requisitos mínimos, y ha pasado por todo este sistema de manufactura.

En este sentido, tenemos que los principales sectores económicos son los siguientes:

Sector primario

El sector primario se basa en la extracción de bienes y materias primas, como minerales y elementos como la plata, el oro, el diamante, etc., con el fin de ser utilizados en la fabricación de artículos como joyas, accesorios, como también para el mejoramiento de aparatos electrónicos, como computadoras, dispositivos láser, entre otros.

En este sector también se engloban los trabajos relacionados con la agricultura, la pesca, la ganadería, la apicultura, la explotación forestal, la recolección, la caza etc. Se trata, por tanto, de la consecución de la materia prima sin elaborar.

Ejemplos del sector primario

  • Siembra de plantas y su cosecha.
  • Cría de ganado y reproducción de ellos.
  • Cría de peces y su pesca.
  • Siembra de árboles y la obtención de su producto.
  • Caza de animales.
  • Minería.
  • Etc.

Sector secundario

En este sector se transforman los materiales y recursos extraídos del primer sector, con el fin de darles forma y amoldarlos al producto final que queremos conseguir. Esta es una de las áreas donde se realiza la mayor labor de manufactura y fabricación de cualquier artículo en diferentes industrias, además de incluir el uso de maquinarias pesadas.

Ejemplos del sector secundario

  • Carpintería.
  • Empresas de enlatados.
  • Industria energética.
  • Industria de construcción.
  • Industria textil.
  • Industria de gas.
  • Metalurgia.
  • Etc.

Sector terciario

El tercero de los sectores económicos que se encuentran activos dentro de la industria mundial se encarga de la oferta de servicios básicos y de uso prolongado por los ciudadanos. Entre ellos se encuentran los servicios de hospitales, hoteles, o cualquier otra clase de servicios a los que tengamos acceso.

Ejemplos del sector terciario

  • Servicios gubernamentales.
  • Servicios de salud.
  • Servicios de telecomunicaciones.
  • Servicios bancarios.
  • Servicios legales y jurídicos.
  • Servicios de comunicación.
  • Servicios de hotelería.
  • Servicios de turismo.
  • Servicios de comercio.
  • Servicios de seguridad.
  • Servicios de transporte.
  • Servicios financieros.
  • Servicios sanitarios.
  • Etc.

Características de los sectores económicos

Debemos saber que la economía global se rige por ciertas medidas que cada nación debe cumplir, con el fin de establecer un orden natural sobre el flujo de bienes e ingresos totales provenientes de distintos medios. En este caso, los sectores económicos cumplen la función de ser proveedores de estos ingresos, con los cuales cualquier país puede hacer uso para desarrollar su infraestructura tanto social como económica.

Cada sector cumple con tareas con las cuales obtienen un puesto en la escala de producción en cualquier industria. Como, por ejemplo, el sector primario dedica sus recursos para extraer los materiales preciados del suelo con el fin de que estos mismos sean utilizados en la fabricación de artículos que ayuden a mejorar la calidad de vida las personas.

El sector secundario se caracteriza por ser uno de los sectores con mayor uso de herramientas pesadas y con el mayor nivel de logística en todo el proceso de fabricación productos, ya que es aquí donde se crean todos los elementos que consumimos día a día.

Mientras que el sector terciario maneja lo referente a los servicios de acceso a los que tenemos derecho a acudir. Como podemos ver, cada área forma una escala perfecta de manufactura que se ha mantenido igual durante muchos años, permitiendo que el mundo como lo conocemos, funcione.

Ahora que sabes qué son los sectores económicos y cuáles son, ¿sabrías dónde te ubicas por tu actividad económica?

Finanzas personales: 13 consejos para organizar tus finanzas

finanzas personales

De repente el salario ya no compensa los gastos regulares del mes, su salud se debilita y el insomnio aparece, seguido por una gran sensación de desesperación. Esos son algunos signos del descontrol financiero si no contamos con unas finanzas personales con buena salud.

A pesar de que muchas personas no saben cómo lidiar con el dinero, cambiar esa realidad es posible con un poco de formación. El descontrol financiero puede ser evitado con algunas acciones que impactan en el día a día de las personas.

No gastar más de lo que se gana, no caer en deudas e intereses, anotar los gastos diarios y ser racional a la hora de consumir son algunos pasos importantes. A continuación analizaremos 7 consejos que le ayudarán a salir del desorden financiero.

1. Reconozca su descontrol financiero

Sólo quien asume que su vida financiera está descontrolada logra organizarla. Quien no encara esa situación como un hecho, tiende a postergar la propia recuperación.

Si está sin crédito y su nombre ya tiene un mal historial crediticio, debe tomar acción (aquí le explicamos cómo saber si estoy en Asnef). Eso es descontrol financiero. Muchas personas pasan por el mismo problema, por eso, no tenga reparos a la hora de asumir su situación real.

Haga un diagnóstico realista de su vida financiera. Si es necesario, recurra a los profesionales del área o softwares que le ayudarán en el diagnóstico. Acepte su situación y prepare una estrategia de combate y recuperación.

2. Haga una planificación

Para salir del sofoco financiero es necesario hacer una buena planificación. Vea cuáles son sus cuellos de botella financieros: tarjeta de crédito, hipoteca de su vivienda, deuda en la escuela de los niños, etc. Planifique cómo va a eliminar cada deuda, considerando que aquellas más caras -como la tarjeta de crédito- debe ser su prioridad.

Toda planificación debe tener un objetivo, una fecha correcta para comenzar las acciones e indicaciones de cómo se desarrollarán. Recuerde poner metas objetivas y factibles, por ejemplo: negociar la deuda en la escuela de los niños, cortar las compras con tarjeta de crédito, etc. Ojo con las tarjetas revolving.

3. Adecuarse a la nueva realidad

El que pasa por un período de descontrol financiero necesita adaptarse a las nuevas necesidades para salir de esa situación. Esto incluye un consumo más consciente, nueva rutina que implica reducción de gastos y descubrimiento de nuevas formas de ingreso. Si ha hecho una planificación financiera sin duda una de sus metas debe ser reducir el gasto.

Siempre comience reduciendo los gastos superfluos. Corte el consumo de ropa y accesorios, reduzca los gastos en ocio… Adquiera nuevos hábitos en su rutina y opte por llevar comida para el trabajo en lugar de almorzar todos los días en restaurante.

Haga estas pequeñas adecuaciones y vea cuánto ahorrará en el día a día. Las acciones pueden ser por un período, pero después de que percibe el resultado, se convertirán en verdaderos hábitos de vida.

4. Registre todos sus gastos

No tenga pereza ni miedo a registrar sus gastos. Del pan al pago de la cuota del coche. Todo debe estar debidamente registrado en un cuaderno, hoja de cálculo o una aplicación.

Lo importante es no perder esos gastos de vista. Incluso el café que toma todos los días debe ser anotado. Si cuesta 1,30 euros, en una semana habrá gastado 9,10 euros; en un mes, 39 €… y al final de un año serán 475 euros que podrían ser ahorrados.

Esta es una acción esencial para salir del descontrol financiero. Al ver cuánto gasto innecesario podría haber sido evitado, se movilizará en pro de acciones que van a auxiliar en su recuperación y reeducación financiera.

También vale la pena mirar los contratos de servicio que están en vigencia. Identifique servicios o tasas ilegales o que no tengan sentido para usted. Reducir el plan de datos de su internet y hasta cortar la televisión por cable si es necesrio.

5. Negocie siempre

¿Tiene facturas atrasadas? Contacte con la prestadora del servicio y aproveche las campañas de negociación; si la cuestión involucra a la operadora de tarjetas de crédito, evalúe si es mejor hacer un préstamo para cancelar al contado.

Hay algunas situaciones en las que el préstamo puede ser una buena solución. Haga un análisis detallado de la situación y considere esta alternativa. No hay acción prohibida cuando se quiere resolver la situación financiera, pero existe la mejor opción para cada caso. Si ha intentado negociar y no lo ha conseguido, diga que va a esperar una condición mejor para resolver la deuda pendiente.

6. Trabaje su cabeza

Vivir una situación de descontrol financiero no es nada fácil, pero no necesita desesperarse y aislarse por ello. Hay siempre formas de resolver la situación. Trabaje su cabeza para no transformar ese período en un tiempo de mal humor y desánimo.

Celebre cada pequeña conquista: una deuda cerrada, la recuperación del crédito, una negociación lograda. Disfrute de disfrutar de las atracciones gratuitas que ofrece su ciudad. Visite museos, paseos en parques ecológicos, visite plazas. Hay muchas alternativas de diversión gratuitas, sólo tienes que estar abierto a ellas.

7. Envolver a la familia en la solución

No tiene sentido esconder a la familia el momento vivido. Es muy importante que todos entiendan y sepan la situación de descontrol financiero vivida y se involucren en la solución. Esta puede ser una oportunidad de empezar a reedificar a toda la familia a las cuestiones que involucran las finanzas.

Es necesario dejar claro cómo cada uno podrá contribuir: reduciendo el consumo de juegos, recibiendo una paga menor o suspendiéndola por un tiempo y restringiendo los paseos al centro comercial. Mostrando las acciones de cada uno, todos se sienten responsables de la recuperación financiera y toman conciencia sobre el problema.

La salud financiera es algo esencial en la vida de las personas. Aprenda a entender las lecciones que una situación de descontrol financiero puede presentar.

8. Día del presupuesto

Reserve un día por mes para organizar su vida financiera. Monte una planilla con gastos fijos, deudas, pagos, posibles gastos. Incluya asimismo sus ingresos, como sueldo, ingresos de alquiler, ganancias ocasionales, etcétera. Monte su presupuesto mensual, acomodando los gastos a los ingresos. Lo idóneo es que siempre y en toda circunstancia quede entre el diez por ciento y el veinte por ciento .

9. Priorizar

Si el presupuesto está desequilibrado –un gasto mayor que los ingresos–, el camino es reducir de forma inmediata los gastos. Establezca prioridades y suprima lo que no es esencial. Ese periodo de ajuste requiere disciplina. Visitas al restaurante, paseos, viajes o compras innecesarias pueden aguardar hasta el momento en que se recupere el equilibrio financiero.

10. Aprenda a utilizar el dinero

A la mayor parte de la gente le importa aprender a hacer dinero, pero no de qué manera emplearlo. Hay gran diferencia entre las dos situaciones. Todos conocen historias de empresarios que amontonaron fortunas, pero que acabaron quebrados. Nada mejor que aprender de los fallos de otros. Lea, estudie, busque información sobre finanzas. Hay múltiples libros, gacetas, periódicos y sitios que traducen tecnicismos económicos al lenguaje rutinario.

11. Fijar objetivos financieros

Determine un valor, un plazo y un propósito financiero a lograr. Organícese de forma que se creen las condiciones a fin de que se cumpla el propósito.

12. Ahorrar siempre y en toda circunstancia

No hay organización de las finanzas personales sin ahorros. Es la reserva de capital la que deja a la persona hacer en frente de situaciones de urgencia o bien crisis estacionales. Considere como compromiso la labor de guardar del diez por ciento al veinte por ciento de su ingreso mensual.

13. Aprender a invertir

Desde un determinado nivel de organización de las finanzas, la persona dispone de recursos para la inversión. Las cuentas están al día, no hay deudas pendientes y el propósito de gastar menos de lo que gana se transformó en ley. Es hora de hacer que el dinero trabaje para ti. Busque inversiones conforme a su perfil. Para esto, pida la ayuda de su gerente del banco, cuente con la ayuda de empresas expertas en prestar esta clase de asesoramiento o bien se capacite para aceptar la labor de cuidar a sus inversiones.

Si quieres más consejos para mejorar sus finanzas personales, en estos otros artículos le contamos algunos consejos de finanzas para parejas, 31 trucos de economía doméstica7 hábitos que perjudican su presupuesto familiar y 7 hábitos financieros negativos.