¿Cuál es el mejor simulador de bolsa para aprender a invertir?

el mejor simulador de bolsa

Invertir en bolsa, como señalan los expertos, requiere de fuertes conocimientos y de experiencia para controlar el riesgo y tomar las decisiones oportunas en el momento correcto. Es por ello por lo que un simulador de bolsa virtual puede convertirse en una herramienta fundamental para comenzar a operar con valores eliminando el peligro.

Estos simuladores, por lo general, ofrecen interfaces muy avanzadas, un fondo económico virtual para invertir e información en tiempo real. Es decir, cuentan con todas las herramientas y funciones necesarias para aprender a invertir en bolsa online como si estuviéramos sobre el propio parquet del mercado de valores.

Leer más¿Cuál es el mejor simulador de bolsa para aprender a invertir?

¿Dónde encontrar socios inversores para mi proyecto?

socios inversores

A menudo los emprendedores no disponemos de los recursos financieros necesarios para poner en marcha un proyecto. Buscar socios inversores y, en definitiva, financiación, es el aspecto menos agradable de un emprendimiento, aunque sigue siendo uno de los más importantes.

Antes de entrar a fondo en el artículo te recomendamos otros post que te pueden interesar, como este en el que analizamos diferentes alternativas a los bancos para la financiación de pymes y autónomos.

Un préstamo participativo puede ser una buena idea, así como buscar business angels (o inversores privados) que te ayude a arrancar. Por supuesto, el crowdfunding y el crowdlending son dos muy buenas opciones en función del tipo de negocio.

Lo primero es saber lo que necesitas

Tu plan de empresa ha de ser muy meticuloso y lo más preciso posible. Incluye todos los gastos de constitución y puesta en marcha, sin olvidar incluir todos los gastos mensuales y partidas para imprevistos. Una vez terminado deberías poder contestar a estas preguntas con un número exacto de euros.

  • ¿Cuánto dinero necesito para poner en marcha mi proyecto?
  • ¿Cuánto dinero necesito hasta conseguir los primeros ingresos?
  • ¿Cuánto dinero necesito en mi flujo de caja durante el primer año?
  • ¿De cuánto dinero dispongo?
  • ¿Que cantidad de dinero necesito buscar?

No dudes en pedir ayuda si lo necesitas a un asesor, a tu agente de desarrollo local, en cualquier punto de activación empresarial de tu Ayuntamiento o a ese amigo tuyo economista. Asegúrate de que los números son realistas y tu plan es coherente.

Prepara tu presentación para los socios inversores

Con nuestras necesidades presupuestadas y teniendo clara su viabilidad prepararemos un breve documento explicando nuestro proyecto, su modelo y su plan de negocio. Escueto y claro. Debe captar la atención desde el primer segundo, que atrape y enamore. Ya habrá tiempo después de dar detalles. Ahora es momento de seducir y de mostrar los beneficios que obtendremos con nuestra propuesta de valor para solucionar los problemas de los usuarios. Haz que entre por los ojos y por el corazón.

Prepara este documento en diversos formatos: PDF, presentación, vídeo…, y llévalo siempre encima en diferentes soportes: smartphone, tablet, pen drive… Lo tendrás disponible para mostrar en cualquier momento y situación.

Diseña tu Elevator Pitch y conviértelo en tu frase favorita. Tenlo a punto para cualquier situación.

Selecciona a los socios inversores

Una vez terminada nuestra impactante presentación, ya podemos identificar aquellos inversores a los que puede resultarles más tentador nuestro proyecto.

Empezaremos por nuestro círculo más cercano: la familia. Padres, hermanos, abuelos… pueden hacerte un préstamo con las mejores condiciones del mercado. Sondéalos y haz una lista con su disponibilidad a participar y en qué cuantía.

Amigos y conocidos también pueden ser una buena fuente de financiación. Acude a reuniones o eventos y no pierdas la oportunidad de hablar de tu proyecto con todas aquellas personas a las que creas que les puede interesar.

Hay gente dispuesta a dejarte sus ahorros si les resulta rentable. ¿Quiénes son? Identifica aquellos con más posibilidades de inversión y prepara encuentros personales con ellos para ofrecerles tu proyecto. ¡Con todos! No descartes a nadie hasta que no te diga que no de forma explícita.

¿Necesitas un departamento de programación o financiero? ¿Necesitas diseños para la web? Si tu proyecto requiere además formar equipo, busca socios que aporten parte del capital y las habilidades o talentos que te complementan.

Debes pensar lo siguiente:

  • ¿Qué socios serían estratégicos para tu proyecto?
  • ¿A quién te gustaría tener en tu equipo?
  • ¿Qué personas estarían dispuestas a invertir su dinero y su talento en tu proyecto?

Con nuestra lista en la mano concertaremos las entrevistas para presentar nuestra oportunidad de negocio y desarrollo profesional a los posibles socios.

Llega el momento de los inversores profesionales y plataformas de financiación colectiva. Los hay especializados en diferentes sectores: TIC´s, Renovables, e-commerce… Selecciona a tus inversores ideales, aquellos interesados en tu sector y tu modelo. Por sus manos pasan cientos de ideas y proyectos. Están acostumbrados a oír algo como “la mejor idea del mundo” en cada uno de ellos. Busca impactar y sobre todo enamorar.

Te dejamos algunas claves para presentar tu proyecto a un inversor que te pueden ayudar en este momento.

Para que puedas hacer la selección de tus posibles inversores hemos elaborado una pequeña lista. Hay muchos más. Si conoces alguna que no está, por favor deja un comentario para que todos puedan acceder. Gracias por tu ayuda.

Sitios en los que buscar socios y financiación

  • InnoBan
  • Ángeles inversionistas
  • AEBAN
  • Socios inversores
  • Emprende Capital
  • Sociedades de capital riesgo
  • Inverem
  • Businessinfact
  • First Tuesday
  • Ashoka (Emprendedores sociales)
  • SeedRocket
  • Cink-Emprende
  • DAD (Digital Assets Devployment)
  • Lánzanos
  • Emprendelandia
  • Nestarter
  • Bihoop
  • Verkami (Proyectos artísticos)

Si te decides por un préstamo puedes optar a varias convocatorias oficiales de ayuda, como las de ENISA (Empresa Nacional de Innovación). Hablaremos sobre este tipo de financiación y sobre ayudas al emprendimiento en otro post. Hay muchas opciones

Estudia todas las posibilidades y decídete por aquellos socios inversores que mejor se adapten a ti y al momento en el que te encuentras. Ya tienes una visión general. Ahora te toca actuar y comenzar a buscar la mejor financiación para tu proyecto. A tu medida.

Deudores y acreedores, ¿qué son? ¿En qué se diferencian?

deudor

Dentro del mundo de las finanzas y las relaciones de comercio, podemos encontrar a personas o individuos que juegan un rol especifico. En este caso, el deudor es quizás uno de los conceptos más recurrentes y básicos que existen actualmente en cuanto a contratos o préstamos de dinero de parte de cualquier agencia certificada.

A continuación, conoceremos algunas definiciones más relevantes en cuanto a este concepto específico, como también su relación con el acreedor, tipos de deudores, características… entre otros aspectos que son importantes para conocer su impacto dentro de cualquier préstamo o crédito.

Qué es un deudor: definición

En líneas generales, un deudor es una compañía o individuo que debe dinero. Si la deuda es en forma de préstamo de una institución financiera, se hace referencia al deudor como prestatario, y si la deuda es en forma de valores, como los bonos, se hace referencia al deudor como emisor. Legalmente, alguien que presenta una petición voluntaria para declararse en bancarrota también es considerado un deudor.

Excepto en ciertas situaciones de bancarrota, los deudores pueden priorizar el pago de sus deudas como deseen, pero si no cumplen con los términos de su deuda, pueden enfrentar cargos y penalizaciones, así como una caída en su puntaje de crédito. Además, el acreedor puede llevar al deudor a juicio por el asunto. Esto puede conducir a gravámenes.

Una de las consecuencias directas de deber dinero es que es muy probable que nuestro nombre pase a formar parte de algún archivo de morosos, como Asnef (leer qué es Asnef). Si es tu caso, en estos otros artículos te explicamos cómo saber si estoy en Asnef por internet y cómo salir de Asnef sin pagar.

Relación entre deudor y acreedor

Las relaciones informales acreedor-deudor se desarrollan entre empresas, de la misma manera que se extienden entre individuos. Las compañías pueden y a veces lo hacen, llegar a otras compañías con cortesías, gratitud, obligaciones, respeto y asistencia de muchos tipos.

Sin embargo, la característica que define las relaciones formales acreedor-deudor discutidas en este artículo es la existencia de un acuerdo (o contrato) legalmente vinculante.

Hablamos de relaciones formales en estos supuestos:

  • Los bancos que otorgan préstamos a individuos o empresas se convierten en sus acreedores en una relación formal legalmente vinculante.
  • Los comerciantes que venden bienes y servicios a crédito, o con una factura pagadera en una fecha futura, se convierten en acreedores legales de sus clientes.
  • Las empresas pueden prestar fondos a clientes u otras empresas en forma de documentos por pagar. Un documento por pagar representa una relación acreedor-deudor legalmente vinculante.
  • Cualquier compra de una parte a otra representa una relación acreedor-deudor legalmente vinculante cuando ambas partes firman un contrato legal para la venta.

Ejemplos de deudores

Las empresas que emiten bonos son quizás los deudores más conocidos. Deben proporcionar a sus tenedores de bonos pagos fijos de intereses y capital en fechas específicas y, en algunos casos, deben estar dispuestos a convertir esa deuda en capital en proporciones específicas o a pagar la deuda antes de que ocurran ciertos eventos.

Sin embargo, también se puede exigir a un deudor que realice determinadas tareas o incluso que se abstenga de realizar determinadas acciones. Cuando un deudor incumple sus obligaciones, a veces se le considera en mora.

Obligaciones del deudor

Los deudores están sujetos a obligaciones contractuales. Como tal, si no cumplen con sus obligaciones, los acreedores suelen tener derecho a recurrir a los tribunales.

Una cantidad significativa de daños a la reputación también puede ocurrir cuando una entidad, especialmente una compañía pública, no cumple con sus obligaciones. En algunos casos, incluso la especulación de que un deudor podría no cumplir con sus obligaciones puede hacer que el precio de sus acciones baje y que sea muy difícil obtener financiación u otra ayuda más adelante.

Tipos de deudores según el riesgo

Usualmente un deudor es clasificado mediante el riesgo que este mismo supone para el acreedor, es decir, se mide el tiempo estimado en el que podrá pagar la deuda, o si podrá hacerla en ultima instancia. Los bancos y agencias de seguros (o cualquier entidad de prestamos en general) utilizan esta metodología para evitar perdidas y entrar en asuntos legales más allá de sus necesidades.

En la mayoría de los países las clasificaciones se miden de la siguiente manera:

  1. Riesgo Nivel 0: Este nivel de riesgo es el menor, indica que no existe un riesgo visible en donde el deudor no pueda pagar el dinero prestado. Se hacen estudios previos para analizar la cantidad de ingresos en un tiempo determinado, también si este mismo posee un puesto de trabajo fijo, como también una calidad de crédito positiva.
  2. Riesgo Nivel 1: En este nivel se pueden apreciar algunas variaciones, en donde podemos ver que el deudor posee algunas pequeñas dificultades referentes a su ingreso neto de dinero y estabilidad económica en general, sin embargo, aún es hábil para optar por un crédito con ciertas restricciones.
  3. Riesgo Nivel 2: Este nivel de riesgo es bastante delicado, ya que los estudios en este caso señalan una estabilidad economía por parte del deudor que no se encuentra dentro de los niveles de trabajo de la agencia prestamista, es decir, no cumple los requisitos mínimos para un préstamo. Aun puede pedir un préstamo, pero propicia un riesgo de perdida de dinero bastante alta.

Pagaré al portador, ¿son legales? ¿Podrías perder tu dinero?

pagare al portador

Un pagaré, como hemos analizado en diferentes artículos, responde a compromisos o promesas de pago que afectan a dos personas, físicas o jurídicas. Quien lo emite, es considerado un suscriptor o deudor; por su parte, quien lo recibe, es el beneficiario o acreedor.

Su finalidad recae en la obtención de recursos financieros; y se suscribe a través del compromiso de pagar una determinada cantidad de dinero en un tiempo, previamente, estipulado. La denominación pagaré al portador, que hoy nos ocupa, proviene del enunciado que precede a este documento: “debo y pagaré”; y es, precisamente, por esta razón que parte de una promesa o compromiso.

El pagaré se traduce como uno de los medios de pago más empleados en el universo económico. Puede ser visto como un elemento legal, que se vincula con la exigencia del cobro, en la fecha que se determine durante su creación y con el momento pautado en el mismo. Se caracteriza por permitir su endoso o descuento, lo que anima a su uso, ya que sirve como medio de financiación.

¿Qué se entiende por pagaré al portador?

Los pagarés al portador son documentos contables que se caracterizan por carecer de personalidad física o jurídica en su emisión. Esto impide que, en la falta del pago, se pueda emprender un procedimiento ejecutivo con motivo de fraude. En esos casos, el pagaré al portador, solo será de utilidad para comprobar que hay una relación comercial.

Por lo cual, este tipo de pagaré disminuye la posibilidad de solicitar en términos legales, el pago de la deuda. Todo esto es debido a que, en conclusión, el pagaré al portador solo es visto como una promesa de pago, sin acceso a los beneficios ejecutivos que sí goza el pagaré nominativo. De modo que, asumir este documento como compromiso de pago, solo supone esta finalidad, porque no existirá un poder legal que garantice el pago responsable y al día.

De este modo, vemos que el pagaré al portador genera un riesgo a la empresa, pues no hay garantías de su pago. No existe un porcentaje exacto que exprese el riesgo de este documento, pero sí hay innumerables registros de pérdidas. Por ende, y aunque existan muchos tipos de pagaré, asegúrate de que este sea nominativo o no tendrás ninguna posibilidad de exigir asistencia legal al momento de un impago.

¿Por qué el pagaré nominativo sí ofrece garantías de pago?

La razón es muy simple; el pagaré nominativo está circunscrito a una persona física o jurídica. Por ende, está a nombre del beneficiario y este contará con la potestad de acudir a instancias legales para exigir el pago reflejado en el documento contable. El pagaré nominativo posee el poder y la validez para solicitar el cambio del mismo. De hecho, este puede ser cobrado en moneda oficial o extrajera, siempre y cuando se deje por escrita esta condición, reflejando el monto en letras y en números.

Este documento suele ser aplicado como pago de proveedores en cualquier empresa. Surge como una legislación y jurisprudencia que señala a cualquier pagaré al portador sin efecto para atender ningún reclamo ejecutivo. De ahí que su más valiosa ventaja radique en ser un contrato legal que sirve de soporte para el financiamiento de préstamos personales y/o empresariales.

Cómo potenciar las actividades clave de una empresa y ganar más

actividades clave

Si somos capaces de dedicar buena parte de nuestro tiempo productivo a las actividades clave de nuestro negocio, los resultados positivos no se harán esperar.

Por desgracia, esto no siempre es así, y vemos algunos modelos de negocio que siendo muy buenos, fallan a la hora de dar el valor que le corresponde a las actividades clave, su importancia y su asignación de recursos para que funcionen a la perfección.

¿Por qué descuidamos las tareas clave?

En primer lugar y el más peligroso es desconocerlas, o no darle la importancia que tienen para que funcione nuestro negocio.

Son las actividades más relevantes que se deben ejecutar para que funcione el modelo que proporciona los ingresos. Actividades y acciones que nos permiten llevar nuestro producto al mercado. Sin ellas, nuestra propuesta de valor no tiene sentido, pues son las que marcan la diferencia con otros productos o servicios similares.

Las principales son las relacionadas con el producto, nuestro know-how, y que no se deben delegar, ya que son la esencia misma de nuestro modelo de negocio. Son las verdaderamente importantes.

Las secundarias son las tareas de apoyo para poder realizar las primeras y pueden delegarse o llevarlas a cabo a través de outsourcing.

Estas actividades pueden ser diferentes para cada negocio, incluso dentro del mismo sector, pues están directamente relacionadas con la propuesta de valor que ofrece cada uno. Para una panadería una actividad clave puede ser la atención al cliente, mientras que para otra puede ser la cocción en el horno de leña.

Cada una basa su propuesta de valor en unas actividades concretas, sin descuidar otras, pero poniendo el enfoque en las que son esenciales para ejecutar su modelo de negocio.

De forma general, Alex Osterwalder, creador del modelo canvas, distingue 3 tipos de actividades clave.

Tipos de actividades clave

  • Las de producción, directamente relacionadas con el producto, su diseño, fabricación, ventas,…
  • Las de resolución de problemas, cuando el modelo se basa en resolver problemas o en la mejora de nuestros clientes las tareas claves son algunas como la información, formación, atención al cliente,..
  • Las de plataforma o red, actividades relacionadas con el desarrollo y mantenimiento de la plataforma donde una red usuarios interactúa en comunidad o con los servicios ofrecidos.

La segunda causa de descuidar nuestras actividades clave es que aun teniéndolas identificadas, gastamos nuestro limitado tiempo en otras tareas menos importantes y que hoy nos parecen más urgentes.

Lo mejor de todo es que una vez que tenemos identificadas nuestras actividades claves, podemos asignarles los recursos necesarios, incluido el tiempo que le dedicaremos a cada una dentro de nuestra jornada laboral.

De la misma forma que no podemos dejar de promocionar y vender nuestros productos/ servicios, atender a nuestros clientes o innovar constantemente, es impensable no dedicar el tiempo necesario a nuestras actividades clave, ya que sin ellas no podemos ofrecer una propuesta de valor que nos diferencie.

Si además eres profesional o freelance, estas actividades cobran aún más importancia, pues forman el núcleo fuerte de tu fuente de ingresos.

Todos los bloques de nuestro modelo de negocio han de estar equilibrados en cuanto a los recursos de tiempo que les dedicamos, sin descuidar ninguno, pero prestando mucha atención a aquellos que son los que nos diferencia, los que atraen a los clientes y los que nos hacen ser reconocidos y ganar dinero con ellos.

Como diría Brian Tracy, “siempre tienes la libertad de escoger qué hacer primero, qué hacer segundo y qué no hacer”. ¿Sabes cuáles son las actividades clave a las que dedicarás la mayor parte de tu tiempo? ¿Qué supondría para tu negocio enfocarte en ellas y dedicarles el tiempo que merecen? Haz la prueba y vive la diferencia.

Qué son los activos financieros: ejemplos y clasificación

activos financieros

Los activos forman parte de las bases fundamentales y conceptuales dentro de la economía y las finanzas a nivel global. Este concepto es bastante amplio en usos y también en maneras de aplicarse, por lo que resulta en sí mismo un medio de estudio para muchos economistas.

A continuación, ahondaremos en este tópico con el fin de brindar una perspectiva más clara sobre qué son los activos, qué función cumplen y de qué manera generan un impacto en los ingresos y en las pérdidas de una compañía.

¿Qué es un activo?

Un activo es un recurso con valor económico propio que un individuo, una empresa o un país posee o controla con la expectativa de que le proporcionará un beneficio en el futuro. Los activos se consignan en el balance de una empresa y se compran o crean para aumentar el valor de la misma o para beneficiar sus operaciones.

Un activo puede considerarse como algo que, en el futuro, puede generar flujo de caja, reducir gastos o mejorar las ventas, independientemente de si se trata de un equipo de fabricación o de una patente.

Asimismo, un activo representa un recurso económico para una empresa o un individuo. Para que un activo esté presente, una compañía debe poseer un derecho sobre él a la fecha de los estados financieros. Un recurso económico es algo que es escaso y tiene la capacidad de producir beneficios al generar entradas de efectivo o disminuir las salidas de dinero.

Estas definiciones quizá son un poco engorrosas, por eso nos gusta la definición que utilizó Robert Kiyosaki en su célebre libro Padre Rico, Padre Pobre. Según sus palabras, un activo es algo que mete dinero en tu bolsillo, mientras que un pasivo es algo que saca dinero de tu bolsillo. Es decir, un activo es todo aquel bien o derecho que genera efectivo.

Activos: ejemplos y clasificación

1. Sobre la base de la convertibilidad

Una forma de clasificar los activos se basa en su fácil convertibilidad en efectivo. De acuerdo con esta clasificación, los activos totales se clasifican en activos corrientes (o circulantes) o activos fijos.

Activo circulante

Los activos que son fácilmente convertibles en efectivo, como las acciones, las existencias, los valores negociables, las inversiones a corto plazo, los depósitos fijos, los ingresos devengados, los saldos bancarios, los adeudos, las letras por cobrar, los gastos pagados por adelantado, etc., se clasifican como activos corrientes.

Activo fijo

Los activos fijos son de naturaleza fija en el contexto de que no son fácilmente convertibles en efectivo. Requieren un elaborado procedimiento y tiempo para su venta y su conversión en dinero en efectivo. La tierra, los edificios, las instalaciones, la maquinaria, los equipos y los muebles son algunos ejemplos de activos fijos.

2. En función de su naturaleza

Activos materiales

Los activos materiales son aquellos que podemos tocar, ver y sentir. Todos los activos fijos son tangibles. Además, algunos activos corrientes, como las existencias y el efectivo, también se incluyen en la categoría de activos materiales.

Bienes inmateriales

No podemos ver, sentir o tocar físicamente los activos intangibles o inmateriales. Algunos ejemplos de activos intangibles son el fondo de comercio, los acuerdos de franquicia, las patentes, los derechos de autor, las marcas, las marcas registradas, etc.

También se clasifican en el activo porque los propietarios de los negocios obtienen ganancias monetarias con la ayuda de estos activos intangibles. La marca comercial, la marca y el fondo de comercio de una empresa contribuyen a la comercialización y venta de sus productos. Muchos compradores compran productos sólo viendo su marca registrada y su marca en el mercado.

3. En función del uso

Según una tercera forma de clasificación, los activos son operativos o no operativos. Esta clasificación se basa en la utilización del activo fijo para la operación contable.

Activos operativos

Los activos operativos son aquellos que son necesarios para la transacción diaria actual. En pocas palabras, los activos que una empresa utiliza para producir un producto o servicio son activos operativos. Estos incluyen efectivo, saldo bancario, inventario, planta, equipo, etc.

Activos no operativos

Todos los activos que no son de utilidad para las operaciones comerciales diarias, pero que son esenciales para el establecimiento de la empresa y para sus necesidades futuras, se denominan no operativos. Esto podría incluir algunos bienes raíces comprados para generar beneficios con su apreciación o exceso de efectivo en el negocio, que no se utiliza en una operación.

Características de los activos

Existen tres características de los activos: beneficio económico futuro probable; controlado por la entidad y resultado de eventos u operaciones anteriores. Los activos pueden ser corrientes (por ejemplo, efectivo, cuentas por cobrar) y no corrientes (por ejemplo, activos fijos, inversiones a largo plazo).

También existen relaciones bancarias que pueden hacer que el valor de un activo aumente o se reduzca en un tiempo determinado, como por ejemplo las divisas y el sistema cambiario internacional (ver qué es Forex y cómo funciona).

Acreedor: ¿quiénes son acreedores y deudores?

acreedor

Un acreedor es uno de los personajes más influyentes dentro de un proceso de transferencia de dinero, en donde ambas partes deben generar acuerdos necesarios con el fin de dar legalidad a cualquier acción financiera. Este modelo se encuentra presente en cualquier entidad de este tipo, como bancos o agencias de seguro.

A continuación, conoceremos algunos de los elementos más importantes acerca de lo que este tipo de accionistas financieros sugieren al momento de presentarse una transferencia de dinero, como sus conceptos, tipos, entre otros.

Qué es un acreedor: significado

Un acreedor es un término utilizado en la contabilidad para describir a una entidad (puede ser una persona, una organización o un organismo gubernamental) a la que se le debe dinero, ya que ha suministrado bienes o servicios a otra entidad.

A veces, esta entidad cobrará intereses sobre el dinero prestado como una forma de generar beneficios. Estos podrían ser intereses sobre el pago de préstamos bancarios o pagos de tarjetas de crédito.

Ejemplos de acreedores:

  • Acreedores comerciales: dinero que usted debe a los proveedores.
  • Préstamo de un banco o entidad.

Un acreedor, como decimos, podría ser un banco, un proveedor o una persona que ha proporcionado dinero, bienes o servicios a una empresa y espera que se le pague en una fecha acordada. En otras palabras, la empresa debe dinero a sus acreedores y los importes deben consignarse en el balance de la empresa como un pasivo corriente o como un pasivo no corriente (o a largo plazo).

Vemos que la relación entre acreedor y deudor es bastante similar a la relación que podemos apreciar entre cliente y proveedor, ya que cualquier individuo puede ser tanto un proveedor como un cliente, de tal manera que un deudor puede ser un acreedor al mismo tiempo y viceversa.

Los montos totales dirigidos a estos entes son reportados en un balance general de compañías o empresas como “pasivos”. La gran mayoría de estos montos totales son informados y clasificados en dos grupos principales: pasivos no corrientes (o también denominados a largo plazo) y pasivos corrientes.

Tipos de acreedores

Existen tres tipos diferentes de acreedores. Son los siguientes:

  • Acreedores garantizados: Una persona que tiene una hipoteca, gravamen, carga, prenda o privilegio contra un activo de la persona en bancarrota como garantía de una deuda pendiente. Este tipo de acreedor generalmente no se ve afectado por una bancarrota o propuesta.
  • Acreedores sin garantía: Estos acreedores tienen derecho a los bienes restantes después del pago de los acreedores garantizados. Muchas deudas como tarjetas de crédito, líneas de crédito personales o sobregiros caen dentro de esta categoría. A estos acreedores no se les garantiza el reembolso.
  • Acreedores Preferidos: Aunque los acreedores preferentes no están garantizados, se les paga primero. Los gastos funerarios en el caso de una persona fallecida en bancarrota son generalmente un reclamo preferido. Esto también incluye salarios no pagados, comisiones, remuneraciones de un empleado de un deudor y obligaciones de mantener a un cónyuge o a un hijo.

Veamos algunos ejemplos…

Algunos acreedores, como bancos y otros prestamistas, han prestado dinero a la compañía y requerirán que la compañía firme un pagaré por escrito por la cantidad adeudada. Cuando se requiere un pagaré, la compañía que pide prestado el dinero registrará y reportará la cantidad adeudada como Pagarés por Pagar.

Si el acreedor es un vendedor o proveedor que no requirió que la compañía firmara un pagaré, es probable que el monto adeudado sea reportado como Cuentas por Pagar o Pasivos Acumulados.

Otros acreedores incluyen a los empleados de la compañía (a los que se les deben salarios y bonificaciones), a los gobiernos (a los que se les deben impuestos) y a los clientes (que hicieron depósitos u otros pagos anticipados).

Algunos acreedores se denominan acreedores garantizados porque tienen un gravamen inscrito sobre algunos de los bienes de la empresa. Un acreedor sin un gravamen (u otro reclamo legal) sobre los activos de la compañía es un acreedor no garantizado.

Relación deudor-acreedor

Cuando se habla de deudor y acreedor se hace referencia a la relación existente entre dos personas, en la que una, el deudor, puede ser obligado a prestar servicios, dinero o bienes a la otra, el acreedor. Esta relación puede ser creada por el hecho de que el deudor no pague daños y perjuicios a la parte lesionada o no pague una multa a la comunidad; sin embargo, la relación generalmente implica que el deudor ha recibido algo del acreedor, a cambio de lo cual el deudor ha prometido hacer el pago en un momento posterior.

Si el deudor no hace el pago dentro de la fecha límite o dentro de un plazo comercialmente viable, y si los esfuerzos rutinarios de cobro de deudas resultan infructuosos, entonces un abogado puede comenzar un proceso formal de cobro. A veces es posible embargar la propiedad, los salarios o la cuenta bancaria del deudor como medio para forzar los pagos.

Pagaré en blanco: ¿Te pueden timar? ¿Es legal y seguro?

pagaré en blanco

Existen varios métodos para “asegurar” un pago o prometer el abono de una cantidad a tus clientes. Uno de los más empleados es el denominado pagaré y posee, en sí mismo, variadas tipologías de presentación: pagaré nominativo, pagaré a la orden/no a la orden, pagaré a la vista, pagaré al portador, pagaré cruzado, pagaré en blanco, pagaré con o sin recurso

En general, un pagaré supone la promesa de un deudor o suscriptor, de pagarle a otra persona, que puede ser llamado beneficiario o acreedor. El monto a cancelar y la fecha se estipulan bajo previo acuerdo y deben quedar registrados en el contrato.

Aunque las políticas económicas de cada país pueden variar, la legalidad del pagaré estará determinada por la presencia de:

  • El enunciado que identifique el documento como un pagaré.
  • La suma a cancelar y la fecha determinada para hacerlo.
  • Fecha y ubicación al momento de la redacción del documento.
  • El compromiso de pago.
  • Identificación de la persona natural o jurídica a quien se le prometerá el pago.
  • La firma del deudor o del autorizado para firmar en su nombre.

Aunque estos puntos suelen ser genéricos para todos los tipos de pagaré, es posible encontrarnos con modelos que se salten algunos de ellos. Por lo cual, es conveniente que, antes de aceptar esta opción de pago, verifique los puntos antes mencionados.

¿Qué es un pagaré en blanco?

Este modelo de pagaré se caracteriza por dejar espacios en blanco en el momento de su emisión, los cuales serán completados más adelante. Por ende, un pagaré en blanco dependerá de la confirmación de todos los datos para finalizar su llenado.

Al momento de su emisión, el pagaré contará con aspectos sin cubrir. Esto podría restarle validez, sin embargo, la máxima prioridad de este documento es que se encuentre completo antes de su vencimiento.

Este tipo de pagaré suele aplicarse entre personas de gran confianza; en estos casos, se espera que el contrato contenga, al menos, la estructura requerida. Que contenga la identificación de ser un pagaré y los espacios reservados para fijar, posteriormente, los datos necesarios.

La utilidad de cualquier pagaré está determinada por su propiedad de dar garantía al cumplimiento de un pago que, por cualquier motivo, no se realizó al inicio del proceso de compra y venta. Actividades como la aplicación de préstamos financieros, pagos por servicios de extensa temporalidad y demás exigencias con fines económicos, son solo algunas de las razones por las cuales se utiliza un pagaré.

El pagaré en blanco, específicamente, se emplea para comprometer el pago de obligaciones que, al momento de su creación, no estaban determinadas.

Riesgos de firmar un pagaré en blanco

Son innegables los riesgos de firmar un pagaré en blanco; por eso, de ser necesario aplicar a estos documentos, hacerlo con personas o entidades mercantiles que sean de tu entera confianza. Porque, una vez firmado el documento en blanco, los espacios pueden ser complementados con variantes considerables a las establecidas en un acuerdo de palabra.

En estas modificaciones, quienes suelen verse afectados son los acreedores del contrato. La sugerencia más acertada que se puede hacer es que nunca firme un pagaré en blanco, menos aún si se siente obligado por su contraparte.

Razones poderosas para iniciar tu propio negocio

iniciar tu propio negocio

Si estás pensando en iniciar un negocio, antes de hacer nada deberías identificar oportunidades de negocio y cuestionarte la verdadera razón por la que vas a dar el paso. Decidir emprender debe ser fruto de una decisión meditada, sopesada y sobre todo, deseada.

Montar un negocio, con independencia de su tamaño o envergadura, necesita tener una gran motivación detrás, un “para qué” poderoso. Esto será el gran motor que te mueva cada día, y por ello, el verdadero motor de tu empresa.

Has de tener muy claro las razones últimas que te van a convertir en empresario, con todas las consecuencias que ello implica, tanto positivas como negativas. Y han de ser poderosas y fuertes estas razones para que alimenten tu motivación cada mañana.

Razones para montar tu propio negocio

Cada persona ha de encontrar sus propios motivos y razones para montar un negocio. Y cuando digo propios, me refiero a que sean verdaderamente tuyos, personales. No valen aquí los argumentos de tu pareja, de tu mejor amigo o de la familia. Quien tiene que estar al pie del cañón cada día eres tú, y será tu propia motivación quien te mantendrá a flote.

Por eso, sólo puedo compartir aquí mis propias razones para emprender y montar un negocio. Algunas, es posible que las compartas, otras no tienes por qué. Pero es posible que te ayuden a establecer las tuyas. Vamos con ellas.

1. Crear el trabajo que te apasiona

Es muy difícil encontrar un trabajo que cumpla todos tus deseos y expectativas, que se adapte a ti en todas sus áreas. En cambio, cuando montas tu negocio creas tu puesto a tu medida, según tus gustos y necesidades. Lo diseñas tú realizando lo que verdaderamente te apasiona. El trabajo se convierte en un vehículo para alcanzar tus sueños. Eres libre de tomar tus propias decisiones.

Tú lo decides todo:

  • Cómo administrar tu tiempo
  • Los objetivos que te van a guiar
  • Quiénes serán tus clientes
  • Qué productos y servicios les vas a ofrecer
  • Cómo te vas a comunicar con ellos

2. Dar rienda suelta a tu potencial

Tu negocio necesita de todas tus habilidades y fortalezas. Hay que sacar lo mejor de uno mismo para ponerlo al servicio de tu empresa y tus clientes. Es el momento de demostrarte lo mucho que vales… Podrás desarrollar nuevas competencias que te harán crecer y desarrollarte.

3. Poner en marcha tus ideas

Es tu negocio. Puedes hacer lo que quieras. Nadie te va impedir poner en práctica esas fantásticas ideas que te rondan en la cabeza y que serán un factor diferencial. Imaginar, crear, y hacer realidad los modelos que más te gustan para tu empresa.

4. Generar dinero

Un tema importante ¿verdad? Si haces bien las cosas, tus clientes te pagarán encantados por tus productos o servicios. Y cuanto más les guste, más te compraran. Sólo depende de ti el hacer crecer tu cuenta en el banco. Nadie te pone límites a lo que quieras ganar.

5. Satisfacción de crear algo por ti mismo

Tu negocio lo creas tú, desde cero. Es casi como un hijo, que nace de lo mejor de ti mismo, al que tienes que cuidar y mantener. Y se siente un gran orgullo al verlo crecer y consolidarse. Es tu gran obra personal.

6. Conocer a muchas personas

Un negocio propio te permite estar en contacto con cientos de personas con las que mantienes relaciones. Personas de todo tipo que te aportarán conocimientos, experiencia y nuevas amistades. Aprendes a mejorar tus habilidades sociales y a crecer como persona. Tu red de contactos se extiende y llegas a nuevas posibilidades de negocio.

7. Establecer tu propio equipo

Un negocio que crece necesita de un gran equipo, y si es tuya la empresa, puedes decidir cómo montar el tuyo, qué personas son las que quieres que formen parte de él, o qué áreas se complementan mejor contigo. El talento en tu negocio lo eliges tú.

8. Ayudar a la comunidad

De alguna forma, tu negocio aporta algo a la sociedad, solucionas un problema o una necesidad para un grupo de personas. Aportas valor para alguien (tu cliente), además de colaborar con tus impuestos, con tus compras o con la generación de empleo que puedas crear a hacer crecer la comunidad en la que te encuentras.

9. Es el mejor momento

La situación económica parece que empieza a tener signos de recuperación. Empezar a tiempo puede darte una gran ventaja frente a los competidores que vengan detrás. Y ahora puedes encontrar apoyos, nuevas formas de financiación o nichos de mercado abandonados que te proporcionan grandes oportunidades. Sin contar con el desarrollo de la tecnología que tienes en tus manos y todo lo que puede hacer por ti.

Estas son algunas de mis razones para tener mi propio negocio. Todas ellas me ayudan a saber que estoy en el buen camino, que disfruto con lo que hago y me hacen feliz con mi trabajo.

Espero que tu también encuentres tus propias razones para emprender y que te apoyes cada día en ellas para seguir creciendo.

Qué es el endoso en procuración: definición y ejemplo

endoso en procuración

El endoso es una mención que le otorga el titular de un compromiso financiero a otra persona, con el fin de legitimarlo para su cobro. En otras palabras, supone ceder el derecho de cobro a otra persona o entidad. En estos casos, quien transfiere el título de valor será reconocido como el endosante y, quien lo reciba, como el endosatario.

Es un método comúnmente empleado para el traspaso de letras de cambio, pagarés o cheques a la orden de un acreedor a modo de crédito. Es habitual encontrar títulos de esta índole que dan paso a varios endosos para transferir la propiedad del título a terceras personas. Pues bien, esto es válido hasta que se establezca el endoso en procuración.

Qué es el endoso en procuración

El endoso en procuración o cobranza debe contener una de las siguientes enmiendas: “en procuración”, “al cobro” o cualquier equivalente. Está determinado por impedir la transferencia del valor financiero a cualquier tercero, por parte del endosatario.

En tal sentido, el endosante no cede la competencia de endosar el documento; el beneficiario solo tiene la facultad de cobrarlo por vía judicial o extrajudicialmente. En cierto modo recibe el mandato de cobrar esa cantidad pero no la propiedad del mismo.

El beneficiario de cualquier documento financiero que enuncie el método de “valor al cobro” o “en procuración”, gozará de todos los derechos reflejados en el título de valor, pero no podrá endosarlo para la habilitación del cobro de un segundo endosatario. Es esencial que, en estos casos, se detenga el tránsito de los títulos o documentos financieros. Por ello, es un tipo de endoso limitado o parcial.

Los abogados, particularmente, emplean este tipo de endoso para acceder al cobro de un título de crédito. Particularmente, en casos como estos, los abogados solicitan el endoso en procuración con el propósito de obtener el valor económico del mismo pero no asumir la propiedad jurídica expuesta en el documento.

Para formalizar el endoso en procuración, lo necesario es la inclusión del enunciado al dorso del documento: “Valor en procuración”. Veamos un ejemplo.

Facultades del endosatario

  • Presentación del título de valor para su aprobación.
  • Cobrará el valor expuesto en el documento.
  • Protesto por inconvenientes en la aceptación del cobro o por la insuficiencia del pago.

Ejemplo de endoso en procuración

Para realizar un endoso en procuración, se deberán seguir los siguientes pasos al dorso del documento:

  • Enunciar la posibilidad del pago.
  • Agregar el nombre del endosatario.
  • Incluir el factor en procuración.
  • Indicar el lugar.
  • Reflejar el día.
  • Firma y nombre del endosante.

A continuación, te mostramos un ejemplo claro de cómo redactar un endoso en procuración; es el siguiente:

Páguese a la orden de:
Abogado Luis Carlos León
Valor en procuración
Bogotá, Santa Fe
13 de agosto de 2019

Es importante destacar que este método debe contener la firma del endosante como aval del endoso en procuración. Otros modelos suelen agregar los datos del documento de identificación. Como estos procedimientos se encuentran sustentados en las leyes mercantiles de cada país, es común que existan modificaciones en cuanto a los aspectos obligatorios para la construcción de estos endosos. No obstante, concentramos los elementos genéricos como guía fundamental para cualquier “valor al cobro” o “endoso en procuración” que requieras tramitar.