Diferencias entre un pagaré y un cheque bancario

Diferencias entre un pagaré y un cheque bancario
Valoración: 5 (100%) 1 votos

La diferencia entre un pagaré y un cheque bancario, o talón, es una de las preguntas más frecuentes de los profesionales que deciden utilizar alguno de estos métodos para realizar un pago a otra empresa. Aunque a simple vista puedan parecer documentos similares, las diferencias son más que notables, tanto desde el punto de vista formal como de aplicación.

La diferencia más importante es que en un pagaré debe aparecer, además de la suma de dinero acordada, una fecha de pago, momento en el que el deudor tendrá que abonar dicha cantidad. En el pagaré, tal y como analizamos en mayor detalle en nuestra entrada sobre el descuento de pagarés, debe aparecer también el nombre de ambas personas (librados y beneficiario), lugar y fecha de expedición y, fundamental, debe constar en lugar bien visible la palabra “pagaré”. Otra diferencia es que un pagaré puede estar respaldado por otra persona, que se hará cargo del pago si el librador no puede hacer frente a la cantidad acordada en el momento indicado. Esta figura no puede ser recogida en un cheque tradicional.

Un cheque, por su parte, puede ser de tres tipos. El cheque personal, también conocido como talón, es el más habitual entre empresas. Es entregado y personalizado por el banco a nombre de un titular, quien expide dichos talones y los firma a nombre del beneficiario para que el banco que guarda sus ahorros satisfaga la cantidad indicada. En ningún caso el banco se hace cargo de la falta de liquidez del titular. El cheque bancario, por su parte, sí está avalado por una entidad financiera, que se compromete a satisfacer el importe que aparece en el cheque. Por último, el cheque conformado es similar al personal, pero avalado y sellado por el banco para garantizar que el librador posee suficiente dinero en su cuenta para cubrir el pago indicado en el documento.